El Correo

Los robots amenazan dos de cada tres puestos de trabajo en los países en desarrollo

Brazos robóticos industriales.
Brazos robóticos industriales. / Efe
  • Su uso masivo puede erosionar la tradicional ventaja de las regiones pobres para competir con las más ricas: los costes laborales, según un informe de la UNCTAD

El incremento del uso de robots en las naciones ricas podría amenazar dos de cada tres puestos de trabajo en los países en desarrollo y facilitar una "relocalización" de fábricas a los países industrializados, según un informe de la Conferencia de Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD).

"El aumento del uso de robots en los países desarrollados corre el riesgo de erosionar la tradicional ventaja de los países en desarrollo en materia de costos laborales", explicita el documento titulado "Los robots y la industrialización en los países en desarrollo", distribuido este martes.

Los efectos del avance de la robótica en la fabricación podrían ser más "significativos" en los países en desarrollo porque afectarían a puestos de trabajo de baja cualificación, muchos de los cuales "ya han desaparecido" en los países desarrollados, agrega el texto, citando el Informe del Desarrollo de 2016 del Banco Mundial.

Por otro lado, el avance de la robótica también es visto como "una oportunidad" para los países en desarrollo, ya que, por ejemplo, la combinación de las impresoras tridimensionales y el uso de robots podría facilitar la fabricación a gran escala en las pequeñas empresas.

Los robots industriales se han desplegado principalmente en las industria automovilística, eléctrica y electrónica, según la UNCTAD, lo que significa que "los países en desarrollo -como México y muchos países de Asia- que participan en actividades de exportación en estos dos sectores son los más expuestos a la relocalización".

El informe aconseja a los países en desarrollo que impongan impuestos a los robots y eviten la creciente desigualdad –provocada por la pérdida de empleos poco cualificados– a través de prestaciones sociales. No obstante, la UNCTAD insta a los países en vías de desarrollo a "aceptar la revolución digital" y a "construir mercados locales y regionales" para evitar la movilización de las plantas de producción a los países industrializados.

El documento revela que la "relocalización" ya se está produciendo lentamente, aunque de momento se limita a sectores como la industria eléctrica, electrónica y automovilística. "La deslocalización sigue teniendo lugar", admiten, "los costes laborales siguen siendo un factor en la decisión de las empresas sobre dónde ubicar la producción, especialmente de bienes con alto contenido de mano de obra".

El informe también indica que desde 2013, China ha comprado más robots industriales que cualquier otro país, y pronostica que a finales de 2016, es probable que supere a Japón como el mayor operador mundial de robots industriales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate