El Correo

El asesino de Pioz «sabía claramente lo que estaba haciendo y lo que iba a hacer»

vídeo

François Patrick Nogueira Gouveia, a su llegada a la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara. / Foto: Pepe Zamora (Efe) | Vídeo: Europa Press

  • La Guardia Civil reconoce que "no tiene claro" el móvil del crimen, pero asegura que Gouveia afirma que no está "loco"

  • Afirma "que tuvo ganas irrefrenables de asesinar y no lo pudo evitar"

El asesino de Pioz “sabía claramente lo que estaba haciendo y lo que iba a hacer”. Con esas palabras el comandante Reina, el mando que ha dirigido la investigación sobre el cuádruple asesinato, ha dado por concluidas las indagaciones en el plano policial, aunque ha revelado que el instituto armado sigue “sin tener claro” el móvil del crimen, si bien François Patrick Gouveia ha dicho a los investigadores que no está “loco”.

“La sociedad puede estar tranquila. El único asesino del atroz crimen de Pioz está en la cárcel. El caso está cerrado”, ha insistido.

Reina ha confirmado que todo ocurrió el 17 de agosto. El asesino apareció con unas pizzas en la casa de sus víctimas el chalet del 594 de la calle Los Sauces sobre las 16 horas. Allí estuvo hasta las siete de la madrugada del día siguiente, tal y como ha revelado su móvil. Para entonces, según los investigadores, tenía unas “irrefrenables ganas de asesinar” y que ha admitido que “compró bolsas de basuras, cinta y una navaja”-

“Llega a casa, llama tranquilamente y le deja entrar (Janaína Santos Américo). En la cocina, aca la navaja y se la clava. Asegura que no recuerda cómo cometió el asesinato de los niños ni cómo limpió la casa. Habla de lagunas en el tiempo”, ha afirmado el comandante.

“De noche, llega el padre que le espera en la puerta de la calle. Le cede el paso. Entran juntos y en el pasillo asesina a Marcos”, que presentaba “heridas de defensa”. Luego pasó “toda la noche en la casa. A las 4 de la madrugada se acuesta en una cama de la vivienda”. Ese extremo está “constatado totalmente” por la “reducción consumo de luz”. “A las 6 el asesino se levanta, se cambia de ropa, se da una ducha. Y se marcha con una mochila”.

“No nos ha manifestado en ningún momento que tuviera intención de sacar los cuerpos de allí. Sí que se llevó las llaves de la casa. Quiso volver, pero por distintas circunstancias no lo consiguió. Se lleva el móvil de Marcos. Desde ese móvil manda un mensaje de texto al propietario de la casa, que va a tardar más en el pago”, ha explicado Reina, insistiendo en que su intención era “retrasar la posible visita del casero”.

¿El móvil? “No lo tenemos claro"

¿El móvil? “No lo tenemos claro. Dice en todo momento que él no está loco y que tuvo ganas irrefrenables de asesinar y no lo pudo evitar.

Tenía, según el mando de la Guardia Civil, “animadversión hacia su tío”, al que había insultado en público, pero “no tenemos nada claro” que ese odio fuera por una relación sentimental.

“Se ha mostrado muy tranquilo, colaborador, sereno y confiando. Pocas dudas, a excepción de las lagunas de la secuencia de los hechos”, ha señalado Reina. “Hay cosas que no ha contado porque no quiere contrar. Patrick sí que tiene afectividad con algún miembro de su familia. No quiere mostrarle a su familia la virulencia de los asesinatos y la monstruosidad de lo que ha hecho. Es consciente de lo que ha hecho, pero quiere evitar problemas a su familia de allí”, ha remarcado el comandante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate