El Correo

La Policía sorprende a un pedófilo cuando fotografiaba a niños en Valencia

Un policía local realiza un servicio de vigilancia en la playa de El Saler.
Un policía local realiza un servicio de vigilancia en la playa de El Saler. / Vicente Martínez
  • El hombre detenido tomaba imágenes con una cámara de los menores desnudos cuando sus padres los duchaban en la playa de El Saler

Una cámara oculta en una caja de cartón era el método que utilizaba un pedófilo para fotografiar a menores en la playa de El Saler. El individuo fue sorprendido y detenido por una patrulla de la Policía Local de Valencia gracias a la colaboración de dos bañistas.

Los hechos libidinosos ocurrieron el lunes por la tarde en las inmediaciones de una de las duchas instaladas en la playa. El hombre tomó imágenes de varios niños desnudos cuando sus padres los metían bajo los chorros de agua para quitarles la arena.

El pedófilo colocó la caja de cartón con un agujero a escasos metros de la ducha. Según un testigo, el individuo se agachaba cada vez que se acercaba un menor y metía la mano dentro de la caja. Esta extraña actitud levantó las sospechas de dos bañistas, que decidieron vigilar al hombre desde cierta distancia y comprobaron cómo repetía los movimientos sospechosos, con una mano dentro de la caja, cada vez que se duchaba un niño.

Uno de los bañistas llamó al teléfono de emergencias 112 ante la posibilidad de que se tratara de un pederasta. Tras explicar sus sospechas a un operador del Centro de Coordinación de Emergencias, este último avisó a la Policía Local de Valencia. Pocos minutos después, una patrulla acudió al lugar indicado por los testigos, concretamente frente al restaurante La Dehesa Joaquín Castelló, y sorprendió al hombre junto a la caja de cartón.

Tras advertir la presencia policial, el pedófilo cogió la cámara e intentó sacar la tarjeta de memoria, pero lo evitaron los agentes con su rápida intervención. Luego dijo que estaba fotografiando el paisaje para excusarse. Era una mentira. Un menor desnudo aparecía en la pantalla de la cámara.

Con estas pruebas y evidencias, los policías locales no dudaron en detener al individuo por un delito contra la intimidad y el derecho a la propia imagen, según informaron fuentes jurídicas. Los agentes entregaron al detenido a la Guardia Civil de Paiporta, que se hizo cargo de las investigaciones.

El pedófilo está acusado también de otro delito de usurpación de identidad, ya que se hizo pasar por su hermano en el momento del arresto. Cuando la Guardia Civil introdujo el nombre verdadero del detenido en la base de datos de delincuentes, descubrió entonces que el hombre tenía antecedentes policiales por corrupción de menores.

Según los bañistas que descubrieron al pedófilo, este movía la caja de cartón y la orientaba en dirección a la ducha y la pasarela de madera para obtener las imágenes, a través de un agujero, de los niños desnudos. También fotografió a algunas mujeres en toples. El individuo se tumbaba boca abajo en la arena de la playa para disimular y encubrir su acción libidinosa. La Guardia Civil investiga si el detenido compartía las imágenes a través de internet con otros pedófilos.