El Correo

Nueva batida en Rianxo para buscar a Diana Quer

vídeo

Fernández de Mesa con los agentes que llevan el caso de Diana Quer. / Efe | Atlas

  • La Guardia Civil mantiene abiertas todas las hipótesis y asegura que la investigación seguirá hasta que se "esclarezca" el caso

Unos 40 efectivos de la comandancia de la Guardia Civil de A Coruña y del grupo de reserva y seguridad de Pontevedra (GRS) realizan este viernes una batida "específica" en la zona ubicada entre Taragoña y Boiro, en el municipio coruñés de Rianxo, en búsqueda de la joven Diana Quer. De ello ha informado este viernes el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, en una visita al cuartel de Noia, en donde se ha reunido con los agentes que llevan el caso de la joven que desapareció en la madrugada del 22 de agosto. Allí, ha destacado que "los datos que se van consiguiendo" hacen "oportuno" buscar "en esa zona" situada "al final de la ría de Arousa".

En este escenario, Fernández de Mesa ha recordado que el caso se encuentra bajo secreto de sumario y ha subrayado que todas las hipótesis continúan abiertas. "La Guardia Civil no ha abandonado absolutamente ninguna y, mientras no se haya esclarecido el caso, no dejará de seguir investigando", ha apuntado. Asimismo, preguntado por la revisión de las imágenes grabadas por las cámaras situadas en diversas zonas de A Pobra do Caramiñal y si éstas pueden dar alguna pista sobre el paradero de la joven, ha valorado "toda la información" que se "puede estar obteniendo por todos los métodos".

"Ha estado aquí el Grupo Operativo Tecnológico de la Guardia Civil, que acumula y pone blanco sobre negro la información que se va obteniendo como consecuencia de todas las pruebas que se van realizando", ha señalado para indicar que "sin esas pruebas que se están practicando, sin esos equipos técnicos que están trabajando en esa labor, sería imposible avanzar en la investigación". Con todo, ha dejado claro que el instituto armado "no va a dar en ningún caso información que pueda entorpecer la investigación" o que "le corresponda al juzgado que instruye las diligencias". Así, también ha recordado que trabaja "a las órdenes de la Justicia" y que pone a disposición de ésta "todos los elementos" que obtiene.

"Es un caso complejo"

El máximo responsable de la Guardia Civil ha aprovechado para alertar de que "cualquier información no contrastada o no suficientemente refrendada" puede "generar falsas esperanzas" o "expectativas" en una familia "que está sufriendo enormemente" o "generar cualquier tipo de desánimo que tampoco conduce a nada mientras la investigación está en curso".

También ha recordado que éste se trata de "un caso complejo", "como lo son todas las desapariciones". "Ésta es especialmente compleja por las circunstancias que la rodean", ha señalado para incidir en que "todos aquellos que están involucrados son conscientes de la repercusión mediática y de la necesidad de extremar al máximo la discreción". En este punto, ha insistido en que cualquier información "que no sea 100 por cien contrastada" puede hacer que "se venga abajo" cualquier pista o que "cualquier línea de investigación pierda su eficacia por conocida".

Así, preguntado sobre la posibilidad de que la Guardia Civil investigue a algún sospechoso, ha dejado claro que "no" tiene ningún dato" para que se pueda hablar de esto. "Si hubiera algún perfil de sospechoso y yo en este momento pudiera decir algo de eso sería una imprudencia absoluta", ha manifestado, para asegurar que si los responsables de la investigación no dan ninguna información sobre eso, "cualquier dato que se maneje es una mera especulación".