El Correo
Actuar en el menor tiempo posible es esencial para lograr la supervivencia.
Actuar en el menor tiempo posible es esencial para lograr la supervivencia.

La mayoría de los ataques al corazón suceden en el hogar

  • cardiología

  • El 75% de las emergencias cardiovasculares se producen dentro de casa, donde la supervivencia a un paro cardiaco está en un 5%, algo que podría triplicarse con una respuesta correcta. Aprende a identificar los síntomas

Se calcula que cerca de 120.000 emergencias cardiacas se producen al año en España, el 75% de los cuales ocurren en el hogar, de las que 30.000 se deben a un paro cardiaco, En esos casos, la supervivencia de los cuales se sitúa alrededor del 5%, pero ésta podría aumentar hasta el 15% con una respuesta correcta. Pero menos del 10% de la población sabe realizar maniobras de resucitación pulmonar (RCP) y se calcula que cada minuto que pasa sin reaccionar ante una parada cardiaca se reducen las posibilidades de supervivencia en un 10%, según la Fundación Española del Corazón (FEC).

«Realizar el RCP salva vidas, pero solo el 10% de la población española es capaz de hacerlo», asegura el doctor Francisco Javier Noriega Sanz, médico adjunto de la Unidad Coronaria del Hospital Clínico San Carlos, durante el V Foro de Salud Cardiovascular para Pacientes y Familiares, que organiza la Fundación Española del Corazón. «Cada año se produce en nuestro país unos 30.000 paros cardiacos, de los que el 75% se producen en nuestro hogar. Una respuesta rápida y eficaz es primordial en estos casos, lo que pasa por una correcta educación a la población».

Según datos del Consejo Español de Resucitación Pulmonar, la supervivencia tras una parada está en el 5%, pero con la respuesta correcta podría llegar a ser del 15%. Los expertos recomiendan, llamar a Urgencias y reconocer los síntomas, que pueden ser:

1. Dolor torácico: parecido a una opresión en el centro del pecho. Puede ser una angina de pecho o un infarto de miocardio. En muchas ocasiones el dolor se irradia a la mandíbula, el cuello o incluso al brazo izquierdo o a los dos brazos. «Si el dolor se produce con los esfuerzos o el estrés, es probable que se trate de una angina de pecho, mientras que cuando aparece en reposo o persiste tras realizar el esfuerzo, puede ser por un infarto», advierte el doctor Noriega. «En el caso de que el dolor torácico se presente muy intensamente y de forma brusca en el centro del pecho y este se irradia hacia la espalda, la mandíbula o el estómago, puede deberse a que se está sufriendo una patología de la aorta».

2. Disnea: dificultad para respirar de que aparece de forma brusca. «La disnea será de origen cardiovascular cuando venga acompañada de dolor torácico, palpitaciones y/o hinchazón en las piernas los días previos».

3. Síncope o pérdida de consciencia.

«Tras llamar a urgencias y comprobar que la persona desvanecida no responde, no tiene pulso y no respira, se deben iniciar las maniobras básicas de masaje cardiaco», explica. «Cada minuto que pasa sin actuar las posibilidades de recuperación disminuyen un 10%, hasta reducirse a la mitad el sexto minuto. Actuar en el menor tiempo posible es esencial para lograr la supervivencia».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate