El Correo
El pescado azul, sobre todo, los frutos secos y las leches enriquecidas nos ayudan a llegar a las dosis necesarias de Omega 3.
El pescado azul, sobre todo, los frutos secos y las leches enriquecidas nos ayudan a llegar a las dosis necesarias de Omega 3.

Necesitamos tomar más Omega 3

  • nutrición

  • La población española infantil y adulta no alcanza en muchas ocasiones los objetivos nutricionales deseables para estos nutrientes

Los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 son nutrientes esenciales que intervienen en diferentes procesos fisiológicos a lo largo de las distintas etapas de la vida. Dada su importancia para la salud en las diferentes etapas de la vida, la cantidad diaria recomendada debe ser en general de 250 mg/día, que se pueden alcanzar con un consumo adecuado de pescado graso (el azul) principalmente (2-3 raciones por semana). Otras fuentes alimentarias que pueden ser relevantes en el conjunto de la dieta son los frutos secos, como las nueces.

Así lo ha puesto de manifiesto el doctor Ángel Gil, Presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Granada, en la conferencia extraordinaria ‘La leche como vehículo de salud. Ácidos grasos poliinsaturados Omega-3: ingestas recomendadas y actuales, fuentes dietéticas y efectos en la cognición y salud cardiovascular’, que ha tenido lugar en el marco de la celebración de la XVII Reunión de la Sociedad Española de Nutrición (SEÑ).

La conferencia ha recogido la evidencia científica actual en cuanto al valor de los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 para la salud humana y sus principales fuentes dietéticas, analizando las ingestas actuales y recomendadas de la población española.

Estos nutrientes son beneficiosos en el control de determinados factores de riesgo cardiovascular, por lo que, tal y como manifestó el doctor Gil, «su consumo es totalmente recomendable para la prevención de la enfermedad cardiovascular». Asimismo, algunos estudios científicos sustentan que las ingestas adecuadas de AGPI Omega 3 «contribuyen al adecuado desarrollo cerebral, así como a la agudeza visual en los niños, por lo que es un nutriente que ha de estar presente en la dieta desde los primeros días de vida».

Sin embargo, los datos ofrecen una lectura «preocupante», tal y como manifestó el experto. Y es que en España la ingesta tanto en niños como en adultos se encuentra por debajo de las recomendaciones internacionales. «Estos datos invitan a una reflexión acerca del impacto que estas carencias pueden tener en la salud tanto a corto como a medio – largo plazo», indica el dcotor Gil, subrayando que «es fundamental que la población comprenda que a través una ingesta adecuada de estos ácidos grasos, estará invirtiendo en calidad de vida y tomando una parte activa en su propia salud, al minimizar el riesgo de aparición de enfermedades que puedan comprometer su bienestar».

Fuentes dietéticas

En este sentido, si bien las principales fuentes dietéticas de ácidos grasos Omega 3 derivan, como hemos mencionado, del consumo de pescado azul y de algunos vegetales como los frutos secos, es también importante disponer de preparados enriquecidos, como las leches, en las que un vaso proporciona 125 mg de estos ácidos.

Cuando no es posible de otro modo, algo que puede suceder cuando se es vegano, existen suplementos alimenticios de venta en farmacias. Eso sí, siempre hay que consultar antes con nuestro médico, ya que muchos suplementos para veganos son a base de algas y hay pacientes, como los que padecen de enfermedades tiroideas, que deben tener cuidado con ellas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate