El Correo
Las hortalizas disminuyen 30% el riesgo a sufrir cataratas

Las hortalizas disminuyen 30% el riesgo a sufrir cataratas

  • investigación

  • La vitamina K presente en estos alimentos tiene propiedades antinflamatorias y antioxidantes y también está relacionada con el metabolismo de la glucosa y la insulina

Incluir en la dieta diaria hortalizas de hoja verde como la col, las espinacas o las acelgas y verduras como el brécol y la coliflor puede hacer disminuir el riesgo de sufrir cataratas en casi un 30%, según un nuevo descubrimiento del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (Ciberobn). La oxidación y la inflamación tienen un papel relevante en los mecanismos implicados en la formación de la catarata, una opacidad del cristalino que provoca una disminución de la visión hasta llegar a la ceguera.

Entre los factores de riesgo están el envejecimiento, la diabetes tipo 2, la obesidad, algunos alimentos o nutrientes, la dieta, el tabaquismo y el alcohol. Para frenar esta enfermedad, el trabajo, dirigido por los investigadores Mònica Bulló y Jordi Salas, evaluó la relación de su aparición con los alimentos que contienen vitamina K y la aparición de cataratas.

«Teniendo en cuenta que la vitamina K tiene propiedades antinflamatorias y antioxidantes y también está relacionada con el metabolismo de la glucosa y la insulina, postulamos que la ingesta de vitamina K se podría asociar a tener menos riesgo de cataratas en una población mediterránea de gente mayor», explican los investigadores del Ciberobn que, junto a la Unidad de Nutrición Humana de la Universitat Rovira i Virgili y el Instituto de Investigación Sanitaria Pere y Virgili, desarrollaron el estudio.

La investigación se realizó en 5.860 participantes del estudio Predimed (Prevención con dieta mediterránea) que fueron seguidos durante casi seis años. Los participantes eran hombres y mujeres de entre 60 y 80 años, con factores de riesgo cardiovascular a los que se hizo el seguimiento a través de visitas periódicas durante las cuales se los recogían parámetros de salud y de estilo de vida, incluyendo datos de alimentación. Al final del seguimiento se documentaron un total de 768 cataratas aparecidas durante el estudio.

«Los resultados obtenidos concluyen que las personas que consumían más vitamina K tenían menos riesgo de sufrir cataratas, casi un 30% menos de riesgo en comparación con los individuos que tomaban menos vitamina K«, dicen desde Ciberobn. «Si bien este efecto se había observado previamente en ratones, esta es la primera vez que se describe este beneficio en personas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate