El Correo

Uno de cada diez españoles sufre una alergia alimentaria

Un mercado de Melilla.

Un mercado de Melilla. / F. G. Guerrero (Efe)

  • Los expertos avisan de que el 50% de la población será alérgica en 2050, ya que el número de afectados aumenta a causa de la contaminación

Los alergólogos han detectado un importante incremento en el número de personas que sufren alergias alimentarias. Según el informe 'Alergología 2015', uno de cada diez los españoles ya padece algún tipo de alergia alimentaria, en especial a frutos secos, pero también a frutas u hortalizas del tiempo. Los afectados son de todas las edades, y entre ellos hay personas que antes podían ingerir sin problemas alimentos que ahora les llevarían al borde de la muerte.

Sin embargo, el documento elaborado por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic) revela que el primer motivo para acudir a la consulta de un especialista sigue siendo la rinoconjuntivitis, con el 62% de los casos, seguida del asma, con el 23,4%. En comparación con el informe anterior, del año 2005, han aumentado las consultas por rinitis como patología única, que pasaron del 34,3% al 42%, y se han reducido las motivadas por el asma como patología única, que bajaron del 7,2% al 3,4%.

Respecto a las causas que provocan las alergias, el polen es la estrella a la hora del diagnóstico de estas dolencias en España. Ya no son sólo las gramíneas -muy activas durante la primavera-; ahora hay todo un catálogo compuesto, entre otros, por el plátano de sombra, el ciprés, el chopo, el olivo, las ortigas, los olmos y el desconocido chenopodiaceae-amaranthaceae, un tipo de herbáceas y subarbustos presentes en toda la península Ibérica. En todo caso, «se observa un incremento en la sensibilización a pólenes de gramíneas, olivo y arizónica», apuntó el presidente de la Seaic, Joaquín Sastre.

Este incremento de la alergia al polen está motivado por la contaminación atmosférica, que potencia su acción. Y es que en el medio ambiente «hay algo explosivo que hace cambiar la expresión génica» y afecta a las proteínas. Así que, a juicio de Sastre, de no cambiar las cosas, el 50% de la población sufrirá algún tipo de alergia en el año 2050.

Además de los pólenes, tras el asma y la rinoconjuntivitis están los conocidos ácaros, que conviven con el ser humano, con una incidencia de en torno al 45% de pacientes, seguida de los epitelios -pieles, por lo general de animales- con un 20%, los hongos con el 10% y los insectos con un 1% -de manera especial, las cucarachas-.

Más jóvenes y mujeres

Por las consultas de alergología pasan pacientes cada vez más jóvenes, con una edad media de 12 años, aunque son las mujeres las más afectadas en todas las patologías, excepto en alergia a himenópteros (abejorros, avispas, hormigas...), según destacó el doctor Tomás Chivato. De esta manera, el estudio establece en un 58% el porcentaje de mujeres atendidas, frente al 42% de los varones.

Respecto al lugar de residencia, el 61% de los pacientes procede de entornos urbanos, aunque el estudio señala que esto podría explicarse por un mejor acceso a los servicios de alergia en las ciudades respecto a los núcleos rurales. No obstante, según el informe, todo apunta a que en las grandes urbes «se padecen más alergias que en las áreas rurales» por el efecto de la contaminación.

Otro dato llamativo se refiere al consumo de tabaco. «A lo largo de los años los pacientes atendidos en la consulta fuman menos, pasando de un 56% en el informe 'Alergología 1992' a un 70% de no fumadores en 2015», destacó Chivato. «Esta situación podría reflejar el efecto de las medidas administrativas encaminadas a prohibir el consumo de tabaco en lugares públicos», añade el documento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate