El Correo

El zika deja de ser «emergencia de salud pública mundial» para la OMS

Un mosquito Aedes aegypti, transmisor del virus zika.
Un mosquito Aedes aegypti, transmisor del virus zika. / Nyein Chan Naing (Efe)
  • En 2015, médicos y científicos brasileños descubrieron que el zika estaba detrás de un aumento desproporcionado en el país de los casos de microcefalia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado este viernes que el virus del zika, culpable de graves anomalías cerebrales en los bebés, ha dejado de ser una "emergencia de salud pública mundial".

"El virus del Zika sigue siendo un problema muy importante a largo plazo (...) pero ya no es una emergencia de salud pública a nivel mundial", ha declarado en rueda de prensa el doctor David Heymann, presidente del Comité de Emergencias de la OMS sobre el zika.

La decisión de retirar el estatuto de emergencia de salud pública mundial, que había sido decretado el 1 de febrero de 2016, se ha tomado durante la quinta reunión del Comité de Emergencia, celebrada este viernes.

"Como la investigación demostró el vínculo entre el virus del zika y la microcefalia (una malformación congénita caracterizada por una dimensión reducida de la cabeza del bebé, que provoca un retraso en el desarrollo intelectual), el Comité de Emergencias considera que es necesario un mecanismo técnico estable a largo plazo para organizar una respuesta global", indica la OMS en un comunicado.

"Por tanto, el Comité de Emergencias considera que el virus del zika y sus consecuencias siguen siendo un desafío de salud pública persistente e importante, que requiere de una acción intensa, pero que ya no representa un emergencia de salud pública tal y como las definen las normas internacionales de salud", añade el documento.

"No le restamos importancia a este virus", ha asegurado sin embargo Peter Salama, director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la OMS, en rueda de prensa. "En realidad, al hacer un programa de trabajo de mayor duración, enviamos el mensaje de que zika durará y que la respuesta de la OMS se mantendrá de forma muy estable", ha añadido.

73 países afectados

En 2015, médicos y científicos brasileños descubrieron que el zika estaba detrás de un aumento desproporcionado en el país de los casos de microcefalia. Esta relación zika-microcefalia era hasta entonces desconocida para la ciencia. El virus, transmitido por el mosquito Aedes aegypti y por vía sexual, también se vincula al síndrome de Guillain-Barré, una grave enfermedad neurológica.

"La infección por el virus del zika y las consecuencias que conlleva (...) deben ser gestionadas por la OMS, los Estados y los demás socios de la misma forma que se tratan otras amenazas de enfermedades infecciosas", asegura la organización en su comunicado. "Muchos aspectos de esta enfermedad y de sus consecuencias aún deben ser dilucidados, pero esto se puede conseguir todavía mejor con una investigación sostenida", añade.

Desde 2015, 73 países se vieron afectados por el zika, sobre todo en América Latina y el Caribe, y 23 países anunciaron casos de microcefalias y de síndrome de Guillain-Barré, posiblemente vinculados al zika. Ambas dolencias pueden ser mortales.

Brasil es el país más afectado por el zika, con 1,5 millones de personas contaminadas (contagios probables, ya que como muchas veces no presenta síntomas no es posible conocer la cifra exacta). También es el Estado con más casos de microcefalia vinculados al zika con 2.033, seguido de Colombia (46 casos).

De hecho, el ministro brasileño de Salud, Ricardo Barros, ha anunciado este viernes que Brasil mantendrá el estado de emergencia sanitaria en todo su territorio "hasta que la situación (...) infunda tranquilidad" a las autoridades.

"Creo que para Brasil es una medida muy apropiada seguir manteniendo la emergencia, porque es una emergencia en muchos países", ha opinado el doctor Heymann. "Sin embargo, como dije, una emergencia de salud pública mundial tiene una connotación especial (...) Esas normas son para llevar al mundo a identificar y trabajar sobre distintas cuestiones que tienen un alcance global", ha explicado.

En Brasil, Paulo Gadelha, presidente de la Fundación Oswaldo Cruz, dijo a la AFP que estaba "preocupado por el hecho de que el mensaje de la OMS pueda ser interpretado como una señal negativa: que el Zika ya no es una emergencia, una prioridad".

"El esfuerzo internacional debe continuar, no puede disminuir. El problema del Zika no desaparece por el hecho de que ya no es una emergencia de salud pública mundial (...) El Zika sigue siendo una emergencia desde el punto de vista científico y como desafío en salud pública (necesidad de vacunas, etc.)", añadió el presidente de esta institución vinculada al ministerio de Salud. Según la OMS, se están probando dos vacunas experimentales contra el Zika, un virus que no tiene cura.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate