El Correo

La mitad de los pacientes que precisa cuidados paliativos muere sin ellos por falta de medios

Una mujer sostiene la mano de su madre, enferma de alzheimer.
Una mujer sostiene la mano de su madre, enferma de alzheimer. / Reuters
  • Más de 200 enfermos incurables fallecen también a diario en España con "dolor emocional" porque el 75% de los equipos específicos carece de psicólogos y trabajadores sociales

La mitad de los pacientes españoles que precisan de cuidados paliativos para minimizar su dolor físico y su sufrimiento emocional y el de sus familias durante la última etapa de su vida mueren en España sin esta atención por la falta de recursos que existe en los distintos servicios de salud públicos. Esta es la durísima realidad que denunciaron hoy tanto la Asociación de Lucha contra el Cáncer (Aecc) como la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal) con motivo del día internacional de esta disciplina socio-sanitaria, que este año tiene como lema reivindicativo 'Vivir y morir con dolor, algo que no debería suceder'.

Los cálculos de los expertos indican que en España unos 215.000 ciudadanos, todos ellos aquejados de enfermedades incurables, en su mayoría de cáncer, necesitan de algún tipo de cuidado paliativo y que casi la mitad de ellos, unos 105.000, precisa ademas de que les atiendan unidades especializadas en esta disciplina, por estar afectados de dolores y problemas físicos o psicológicos constantes y severos, que normalmente se agravan en la fase terminal. Sin embargo, en este país los recursos sanitarios solo dan la asistencia que necesitan a la mitad de estos enfermos. Solo unos 52.000 están en manos de equipos formados y dotados para aliviar su sufrimiento, mejorar su calidad de vida o dotar de dignidad a su muerte.

El presidente de Aecc, Ignacio Muñoz, quisó poner rostro al drama y cuantificó en 295 los pacientes con cáncer, insuficiencias renales, respiratorias y cardiacas o problemas neurodegenerativos como la demencia o el Alzheimer -la gran mayoría de estos enfermos- que mueren en España a diario sin cuidados paliativos. Unos 221 de ellos fallecen también a diario, además, con "dolor emocional", porque nadie les presta la ayuda psicológica indispensable para encauzar el desánimo, la angustia o la depresión a que les ha conducido su situación. Los estudios médicos constatan que el 60% de los enfermos incurables presenta dolor, que en más de la mitad de ellos es severo, y que el 70% padece sufrimiento mental o espiritual.

El análisis sobre los recursos públicos destinados a los cuidados paliativos que ha realizado la Secpal, que agrupa a todo tipo de profesionales que a diario atienden o consuelan a estos enfermos, indica que España cuenta con 284 unidades o equipos específicos, un número que consideran insuficiente en relación a la población, pero, lo que es peor, añaden, un tercio de estas estructuras, 94, no cumple con los requisitos mínimos para desarrollar adecuadamente su labor. Las carencias son de medios y de formación suficiente, pero por encima de todas ellas destaca la falta de psicólogos y trabajadores en los equipos, indispensables no solo para aliviar a los enfermos sino también el sufrimiento y la sobrecarga que lastra a los familiares y cuidadores. Solo uno de cada cuatro recursos españoles cuenta con este tipo de profesionales. El 75% de los enfermos que precisan de cuidados paliativos termina por fallecer sin atención psico-social alguna.

Demandas

Los expertos reclaman que, para revertir esta situación, hacen falta más equipos y profesionales especializados; una formación mínima en la materia de todos los profesionales de la sanidad, que les permita implicarse tanto en hospitales como en centros de salud en la atención a los pacientes incurables con secuelas menos complejas; y, sobre todo, la presencia de psicólogos y trabajadores sociales especializados en todas las unidades. Esta labor integral de la atención primaria con apoyo especializado permitiría a muchos pacientes morir en condiciones de calidad y dignidad en sus casas, que es donde quiere hacerlo el 80% de ellos.

Daniel Griffin, exmarido de una española que murió en 2009 de un cáncer de mama contra el que luchó durante ocho años, animó en el acto a todos los que estén en su caso a que pidan ayuda, que reclamen la atención de un equipo de cuidados paliativos cuando la dolencia entre en una fase irreversible, "porque es necesario y un derecho de todos". Despues de detallar parte de su trágica vivencia, que destrozó a ambos, añadió que para ellos la implicación de los profesionales fue "un gran alivio y una gran ayuda", y él le evitó sucumbir en los momentos más duros. "¡Ójala lo hubiese pedido antes!", aseguró. "Gracias a Paliativos Lola pudo morir en casa con calidad de vida y vivir con dignidad sus últimos días", recordó quien, ahora, trabaja como voluntario para ayudar a otras familias que atraviesan por la dura experiencia que él vivió.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate