El Correo

Profesor.com-laude

video

David Calle.

  • David Calle es un español que enseña Matemáticas a millones de alumnos en YouTube

Al mejor profesor de España el móvil le ardía a wasaps como nunca. «Genial David, te lo mereces», «Qué pasada David… ¡qué orgullo!» y un puñado de cientos más que, sobre todo, transmitían cariño. David Calle estaba «contentísimo y sobrepasado» por su nominación como uno de los diez finalistas para ganar el Global Teacher Prize, algo así como el Premio Nobel de los educadores, dotado con un millón de dólares. «Pero si no me considero ni el mejor profesor de mi pueblo», dice David desde su casa de Velilla de San Antonio, un pequeño municipio a las afueras de Madrid. Meterse en ese ramillete de los diez mejores maestros del mundo constituye todo un éxito, pues al premio se presentaron 20.000 candidatos de 179 países. David, el único español de los nominados, se ha ganado al jurado con Unicoos, su canal educativo en YouTube, con el que enseña ‘gratis et amore’ Matemáticas, Física, Química y Tecnología a treinta millones de estudiantes de secundaria y bachillerato.

En sus seis años de vida, Unicoos acumula cien millones de visitas (la mayoría de España, pero también de Argentina, México, Chile...), 700.000 suscriptores y 700 vídeos con ejercicios prácticos en los que David invierte todo su tiempo libre (montar cada vídeo le lleva seis horas de media) y el poquísimo dinero que gana («para pagar autónomos y poco más»).

Del paro a la academia

Suele ocurrir que las ideas más brillantes nazcan fruto del azar, aunque en este caso Unicoos surgió de la mala suerte. David, un ingeniero que había trabajado para Siemens, Nokia e IBM, perdió su trabajo en 2002. «Tenía 30 años y me tenía que ganar la vida de alguna manera, así que me puse a dar clases en una academia, y con el tiempo abrí una propia porque enseñar es lo que me apasiona». Hace cosa de un lustro, en 2011, en pleno azote de la crisis, vio cómo algunos de sus alumnos dejaban la academia porque sus padres no podían pagarla. También comprobó que sus estudiantes le reclamaban, incluso los fines de semana, para resolver sus dudas. Ambas circunstancias le animaron a colgar vídeos educativos en YouTube, que no tardaron en hacerse virales. Ante el éxito de la iniciativa decidió crear Unicoos. «Me pasé un mes pensando el nombre. Todos los que me gustaban estaban cogidos. Un día me estaba comiendo unos gusanitos y en la bolsa ponía ‘son únicooooos’, con un montón de oes. El nombre me gustó y me terminó de animar un amigo que no paraba de decirme que Google y Yahoo también tenían doble o».

El Global Teacher Prize se fallará en Dubái el 19 de marzo. Hasta allí viajará David para competir con otros diez nominados, entre ellos una profesora de Canadá que da clases a inuits, un brasileño que enseña Química en el Amazonas y una docente alemana que imparte cursos de 'skate'... Si gana el millón, tiene claro que no se retirará a vivir de las rentas. ¡Qué va! Lo invertiría en Unicoos para contratar más profesores e ingenieros, abarcar más cursos, hacer mejores vídeos», dice con entusiasmo David, padre de una jovencita de 14 años que ya le empieza a demandar algunos de sus vídeos. «A ella no le hace falta conectarse a YouTube», dice antes de soltar una carcajada. Y añade: «Si te pones a leer los comentarios de los chavales, de sus padres y profesores... te preguntas ‘¿cómo no ayudarles?’. ¡Es algo impagable»!

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate