El Correo

Cualquier guardia civil podrá realizar controles de alcoholemia en 2018

Gregorio Serrano, entre Jacobo Olalla (izq.) y Ramón Pradera (dcha.).

Gregorio Serrano, entre Jacobo Olalla (izq.) y Ramón Pradera (dcha.). / DGT

  • La DGT confirma que el plan de sanción para conductores reincidentes está a falta de una reunión de entrar en vigor

La Dirección General de Tráfico ha revelado que a lo largo 2016 la Guardia Civil realizó 4,5 millones de controles de alcoholemia en España con sólo un 1,5% de positivos que sitúan al país por debajo de la media europea. Un cifra que se espera aún mayor no sólo en este 2017, sino sobre todo a partir de 2018. Y es que Gregorio Serrano, director de la DGT, confirmó este lunes durante la presentación de la campaña 'En la carretera, cerveza SIN' que el organismo se prepara para combatir con más fuerza una de las mayores causas de accidente en las carreteras: «Haremos un esfuerzo presupuestario para que desde el próximo año todas las patrullas cuenten con dispositivos de detección de alcohol y drogas con el fin de que se hagan pruebas más dinámicas en cualquier momento, en cualquier circunstancia y en cualquier punto».

Asimismo, Serrano reafirmó que el plan previsto para conductores reincidentes y que el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, anunció el pasado mes de mayo, está a punto de entrar en vigor. Según éste, Tráfico retirará el carné a aquellos que den positivo en alcohol o drogas dos veces o más en un plazo máximo de dos años e informará a los servicios sanitarios para que evalúen si sufren un problema de abuso o dependencia antes de recuperar la vigencia del permiso. «Ya está terminado el protocolo. Sólo nos falta ajustar con las diferentes Comunidades Autónomas la capacidad que tienen las diferentes conserjerías de Salud de recibir a aquellos conductores que les derivemos», aseguró el director de la DGT. «De esta manera se lo queremos poner aún más difícil todavía a aquellos reincidentes en alcohol y drogas que siguen conduciendo por nuestras carreteras», zanjó.

Respecto al número de accidentes y fallecidos en las carreteras el pasado mes de junio, Serrano reconoció su pesadumbre al haber crecido las cifras respecto al mes de mayo (84 muertos): «Ha sido un mes malo». El total de 126 víctimas mortales supone un aumento de 26 sobre el mismo periodo en 2016, y se trata del pico más alto desde el año 2010. «No existe ningún factor que sea el causante único y concreto de este repuntes. Normalmente se debe a múltiples factores como el exceso de velocidad, el consumo de alcohol y drogas o el mayor movimiento en las carreteras», explicó el director general de Tráfico a la par que apeló a la responsabilidad ciudadana para disminuir la cifra nuevamente: «El 90% de los accidentes mortales se deben a factores humanos, pedimos que la gente haga un esfuerzo por respetar las normas de tráfico».

El cierre del mes de junio ha coincidido con el comienzo de la 'operación salida' estival, en la que el pasado viernes 30 de junio se saldó sin víctimas mortales ni heridos graves. «Un resultado muy positivo», según Serrano, aunque empañado por el desenlace de cinco muertos a lo largo del fin de semana: «Mientras haya un fallecido no estaremos satisfechos». Las cifras redondean un primer semestre de 2017 que ha dejado 559 muertos en las carreteras, cinco más que el año anterior. «No estoy ni feliz, ni satisfecho, ni contento con este balance, lo valoro de manera negativa, aunque me da más motivación para seguir perseverando», sentenció el director general de Tráfico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate