El Correo

El yihadista de Vitoria cobraba 1.800 euros al sumar de forma irregular una baja y la RGI

‘El checheno’ fue detenido la pasada semana en Vitoria.
‘El checheno’ fue detenido la pasada semana en Vitoria. / Efe
  • Percibió ayudas sociales del Gobierno vasco durante meses mientras combatía en Chechenia y Siria

Said Lachhab, el primer supuesto yihadista retornado a Euskadi que fue detenido la pasada semana en Vitoria, estuvo cobrando de forma irregular durante los últimos meses cerca de 1.800 euros mensuales. Una cantidad que se deduce de sumar las distintas ayudas sociales que percibía al encontrarse en riesgo de exclusión social (Renta de Garantía de Ingresos y Prestación Complementaria de la Vivienda) con el dinero que ingresó durante al menos tres meses de una mutua por una baja laboral. Retribuciones que son irregulares en la medida en que, según la normativa de Lanbide, el Servicio vasco de Empleo, un ciudadano no puede percibir este tipo de prestaciones sociales mientras cobra cierta cantidad de dinero por una baja laboral.

Lachhab, ciudadano marroquí de 41 años y residente en el barrio Judizmendi de Vitoria, fue arrestado la pasada semana por la Policía Nacional en una de las primeras detenciones que se produce en España contra uno de los denominados retornados, como se conoce a los radicales islamistas que viajaron a combatir a las guerras de

Siria e Irak y que están empezando a regresar a Europa. Los investigadores no saben con exactitud cuándo salió y cuándo volvió a España, aunque se sospecha que regresó a principios de 2016. Entre otras razones, porque estas salidas y entradas se realizan de forma irregular. Pero lo que sí han podido determinar es que estuvo recibiendo formación militar y combatiendo en Chechenia y en Siria antes de regresar a Vitoria.

Lachhab, al que se conoce como ‘el checheno’ y tiene una visible herida de guerra en la espalda, fue detenido acusado de captar activistas para enviarlos a Siria. Según la acusación del Ministerio del Interior, ya había contactado con jóvenes de la zona de Tolosa para convencerles de que se unieran al Estado Islámico en Siria. Durante el registro de su domicilio, en la calle Miranda de Ebro, los agentes de la Brigada de Información descubrieron 9.000 euros en billetes de 50. Según consta en las diligencias policiales, Lachhab -al que un juez ha enviado a prisión provisional sin fianza- aseguró que era un dinero que tenía ahorrado desde hace tiempo.

Contratos como peón

El sospechoso empezó a recibir la Renta de Garantía de Ingresos en julio de 2014 y la cobró de forma ininterrumpida hasta este febrero, cuando se le ha suspendido a raíz de su detención. Según las fuentes consultadas por este diario, ‘el checheno’ estuvo combatiendo en Siria mientras percibía ayudas sociales.

Este ciudadano marroquí empezó cobrando en julio de 2014 unos 360 euros de RGI más otros 250 de Prestación Complementaria de la Vivienda. Durante una temporada, hasta febrero de 2016, estuvo complementando de forma legal esta cantidad con un subsidio de desempleo. Y entre abril y mayo del pasado año encadenó varios contratos como peón en una empresa de trabajo temporal.

En los últimos meses, sin embargo, Lachhab ha estado percibiendo además de las prestaciones sociales, que rondaban ya los 850 euros mensuales, una suma de dinero que le abonaba una mutua por una baja laboral. En total se embolsaba cerca de 1.800 euros al mes, según consta en las diligencias policiales. Y lo hacía de forma irregular porque la normativa de Lanbide permite percibir ayudas y sueldos hasta una determinada cantidad en la medida en que son considerados «estímulos al empleo». Pero no permite compatibilizarlos con retribuciones por bajas laborales de estas características. El problema, según las fuentes consultadas, es que Lanbide carece de los medios y del personal necesarios para poder cruzar datos con todas las instituciones en el control de las ayudas sociales. En este caso, con las mutuas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate