El Correo

Acuerdo en Kigali para la eliminación progresiva de los gases HFC

El secretario de estado Norteamericano, Jonh Kerry, en Kigali.
El secretario de estado Norteamericano, Jonh Kerry, en Kigali. / James Akena (Reuters)
  • Casi 200 países se ponen de acuerdo sobre la eliminación progresiva de los gases usados en frigoríficos y aparatos de aire acondicionado, muy nocivos para el clima

La comunidad internacional ha adoptado este sábado en la capital de Ruanda, Kigali, un acuerdo con miras a la eliminación progresiva de los hidrofluorocarbonos (HFC), unos gases de efecto invernadero considerados muy nocivos para el clima, aunque algunos países irán más lentos que otros. "El año pasado en París (durante la COP21), prometimos proteger al mundo de los peores efectos del cambio climático", reaccionó el director del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Erik Solheim, citado en un comunicado. "Hoy honramos esta promesa".

Jurídicamente vinculante, el acuerdo de Kigali supone un paso importante en la lucha contra el calentamiento climático y permite dar una señal positiva a menos de un mes de la próxima gran conferencia anual sobre el clima (COP 22) en Marrakech (Marruecos).

Alcanzado después de una noche entera de negociaciones, el acuerdo que introduce una enmienda al Protocolo de Montreal sobre la protección de la capa de ozono fue ampliamente celebrado, aunque algunos lamentaron que países como India o los del Golfo decidieran iniciar su transición más tarde que otros. "A lo mejor no es totalmente lo que deseamos, pero sigue siendo un buen acuerdo", declaró el representante de las Islas Marshall, Mattlan Zackhras. "Todos sabemos que tenemos que hacer más y haremos más".

Frigoríficos y aire acondicionado

La eliminación de los HFC, usados en frigoríficos y aparatos de aire acondicionado, es un tema espinoso para India, y se requirieron varias reuniones bilaterales el viernes, con entre otros la participación del secretario de Estado norteamericano John Kerry, para desbloquear las conversaciones. El calendario adoptado este sábado prevé que un primer grupo de países, los llamados "desarrollados" reduzca su producción y consumo de HFC un 10% antes de finales de 2019 en relación a los niveles de 2011-2013, y un 85% antes de 2036.

Un segundo grupo de países "en vías de desarrollo", entre ellos China -el mayor productor mundial de HFC- y los africanos, se comprometió a iniciar su transición en 2024. Deberán alcanzar una reducción de 10% con respecto a los niveles de 2020-2022 para 2029 y de 80% para 2045. Un tercer grupo de "países en desarrollo", incluidos India, Pakistán, Irán, Irak y los países del Golfo, no empezará por su parte hasta 2028, para llegar a una reducción de 10% con respecto al periodo 2024-2026 en 2032 y de 85% en 2047.

"Es una vergüenza que India y un puñado de países eligieran un programa más lento", denunció la oenegé Christian Aid. Ésta agregó sin embargo que la comunidad internacional en su conjunto había "superado su primera prueba seria" en materia de política climática desde la COP21. Con el pacto de París, la comunidad internacional se comprometió a actuar para contener el aumento de la temperatura media a menos de dos grados centígrados respecto a la era preindustrial y a continuar los esfuerzos para limitarla a 1,5ºC.

Calentamiento mundial

La eliminación de los HFC, también utilizados en algunos aerosoles o en la fabricación de espumas aislantes, podría reducir en 0,5 ºC el calentamiento mundial de aquí a 2100, según un estudio publicado en 2015. Para 2030 permitiría evitar cada año hasta 1,7 gigatoneladas de equivalente de CO2, es decir las emisiones de Japón. Los HFC son unos gases de efecto invernadero sumamente dañinos, proporcionalmente mucho peores que el dióxido de carbono, y las emisiones aumentan a un ritmo de 10-15% por año.

Se utilizan desde los años 1990 en sustitución de los CFC (clorofluorocarbonos), principales responsables de la destrucción de la capa de ozono. Pero aunque son buenos para el ozono, son desastrosos para el clima. Según Paula Tejón Carbajal, de Greenpeace, el acuerdo de Kigali solo tendrá éxito si la comunidad internacional opta por soluciones de recambio que preserven el medio ambiente.

Los participantes confirmaron, además, sus compromisos para financiar la transición. A finales de septiembre, 16 países y 19 organismos y donantes privados reunidos en Nueva York prometieron una ayuda de 80 millones de dólares para los países en desarrollo. El coste de la transición, valorado en varios miles de millones de dólares a escala mundial, volverá a discutirse a finales de 2017 en el marco del Protocolo de Montreal.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate