El Correo

Rescatado un inmigrante oculto en un tubo de hierro de 40 centímetros de ancho

  • Un perro de la Guardia Civil descubrió al hombre

El rescate de un inmigrante en el puerto de Melilla ha evitado una nueva víctima. Estaba escondido en lo más profundo de un tubo de 15 metros de largo y sólo 40 centímetros de ancho. Lo han sacado tirando de una cuerda, rígido.

Quien lo ha descubierto, salvándole así la vida, es un perro de la Guardia Civil. Se llama Tango y lleva ocho años rescatando inmigrantes en peligro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate