El Correo

Rajoy mantiene su «plena confianza» en Catalá y los fiscales reprobados

Mariano Rajoy.
Mariano Rajoy. / Efe
  • El PSOE acusa al presidente de vivir "a merced de la corrupción" y le exige declarar en el juicio Gürtel en persona y no a través del "plasma"

  • El jefe del Ejecutivo enmarca la ofensiva de los socialistas en el Parlamento en la batalla interna que culmina con las primarias del domingo

  • Rajoy confirma su confianza en la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes

El presidente del Gobierno ha reiterado su “plena confianza" en el ministro de Justicia, el fiscal general del Estado y el fiscal Anticorrupción un día después de que el pleno del Congreso reprobara a Rafael Catalá, José Manuel Maza y Manuel Moix por su gestión del caso Lezo. "¿Cómo va a hacerles dimitir o va a cesarles si están haciendo lo que usted quiere que hagan, que es frenarle la avalancha de corrupción que a usted se le viene encima?", ha replicado el portavoz socialista, Antonio Hernando, en una nueva sesión de control prácticamente monográfica sobre los escándalos que afectan al PP.

El titular de Justicia, que ante la exigencia de dimisión del PSOE ha censurado que a la segunda fuerza sólo le importe el "ruido y el humo" y no la "verdad", ha vuelto al hemiciclo horas después del reproche político de la Cámara baja. Hernando, en cambio, recuerda que el destinatario del mensaje del Congreso es el presidente del Gobierno, a quien ha acusado de "vivir a merced de la corrupción, de los tribunales y los chantajistas" desde aquel mensaje en el que aconsejó fortaleza al extesorero del PP, Luis Bárcenas.

El portavoz del PSOE, que niega credibilidad a la lucha del Ejecutivo contra la corrupción, ha instado a Rajoy a declarar como testigo en el juicio por Gürtel en persona y no vía videoconferencia si "quiere hacer creer a la ciudadanía" su voluntad de acabar con esta lacra. "¡Si usted vive a diez minutos de la Audiencia Nacional! (…) Señor Rajoy, sea fuerte, dé la cara ante el tribunal y olvídese del plasma", le ha espetado Hernando, quien cuestiona la idoneidad de "declarar desde un despacho de Génova reformado con dinero negro".

La guerra en el PSOE

Desde el Gobierno, sin embargo, han apostado por aguantar la ofensiva parlamentaria con la confianza de que la elección de su nuevo secretario general rebaje el tono del discurso de los socialistas. El presidente y su ministro de Justicia han vuelto a enmarcar, por segunda semana consecutiva, la estrategia del PSOE en su batalla interna en vísperas de las primarias. "Sinceramente, creo que lo más importante en esta materia de lucha contra la corrupción es que el próximo domingo día 21 llegue su 'pentecostés' y dejen de hacer méritos para que gane uno y no pierda otro", ha sentenciado Rajoy.

De soslayo ha dejado caer los casos de corrupción en las filas socialistas para negar que vaya a entrar en ese "juego". Del mismo modo, Catalá ha recordado los escándalos en Andalucía.

Ningún miembro del Gobierno ha cedido ante la oposición. También el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha respaldado a su número dos, José Antonio Nieto, como secretario de Estado de Seguridad, que ya negó todo chivatazo en la operación Lezo al entorno de Ignacio González. "Mi confianza está intacta", ha zanjado en el hemiciclo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate