El Correo

El caso Palau agrieta la alianza entre Esquerra y el PDeCAT

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i), y el líder del PDeCAT, Artur Mas (d).
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i), y el líder del PDeCAT, Artur Mas (d). / Efe
  • Los republicanos reclaman al consejero de Cultura que acuse a CDC en el juicio de la entidad cultural

La corrupción, el 3% y el caso Palau han abierto una nueva grieta en el seno del independentismo y en el seno del Gobierno catalán, integrado por el PDeCAT y Esquerra.

La decisión de la Consejería catalana de Cultura de renunciar a que el Consorcio del Palau, del que forma parte junto al Ayuntamiento de Barcelona y el Ministerio de Cultura, de personarse como acusación popular contra CDC y contra el extesorero convergente, Daniel Osácar, ha enfrentado una vez más a las dos formaciones soberanistas.

ERC ha señalado esta mañana que la Generalitat debería repensar la decisión del Departamento de Cultura de no personarse en el caso Palau y ha criticado a los convergentes de actuar de manera unilateral, sin consultar la decisión. "ERC es implacable con la corrupción. No sólo nos lo habéis oído decir, sino que lo avala la trayectoria de 86 años del partido", ha afirmado esta mañana el portavoz republicano, Salvador Sabrià. "Esquerra no tiene constancia de que este asunto se haya discutido en el Gobierno catalán. Todo el mundo sabe cuál habría sido nuestra posición", ha sentenciado el portavoz.

"La posibilidad de corregir esta posición sería una solución muy positiva", ha instado al consejero de Cultura, Santi Vila. "ERC piensa que hay que ir hasta el final en todos los casos, como hemos dicho siempre. Hay que hacer limpieza", ha rematado.

El juicio del Palau llega esta semana a la fase en la que las partes presentarán sus conclusiones. De momento, el Consorcio del Palau descarta acusar a CDC y a su extesorero, pero sí se persona como parte contra los ex gestores de la entidad cultural, Fèlix Millet y Jordi Montull. El Ayuntamiento de Barcelona, que forma parte del consorcio del Palau con la Generalitat y el Gobierno central, considera que después de las confesiones de Millet y Montull durante el juicio, en las que reconocieron el pago de mordidas a CDC por parte de Ferrovial a través del Palau, obligan a cambiar de estrategia judicial. El Consorcio acusa a Millet y a Montull por el expolio de la institución, pero en cambio exculpa a la formación nacionalista, que la Fiscalía cree que se benefició con 6,6 millones de euros. El viernes pasado, el ayuntamiento de Barcelona trató de que el consorcio cambiara esta decisión y forzó una votación. Los tres miembros de la Generalitat votaron en contra de acusar a CDC, los dos del consistorio votaron a favor y los dos del Ministerio de Cultura no asistieron.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate