El Correo

«Podemos inclinar la balanza, así que debemos aprovechar nuestra influencia»

Alfonso Alonso, durante una de sus intervenciones en el congreso regional del PP vasco celebrado en Vitoria.
Alfonso Alonso, durante una de sus intervenciones en el congreso regional del PP vasco celebrado en Vitoria. / IGOR AIZPURU
  • Alfonso Alonso | Presidente del PP vasco, El dirigente popular asegura que su partido sale «fortalecido y unido» del congreso regional y afronta «una nueva etapa después de un tiempo de cierta turbulencia»

Hace año y medio fue nombrado de urgencia presidente del PP vasco por la dirección regional tras la renuncia de Arantza Quiroga. Así que el sábado fue la primera vez que Alfonso Alonso (Vitoria, 1967) supo de primer mano y con urnas de por medio cuál es su respaldo entre la militancia popular.

- ¿Satisfecho con el congreso?

- Muy contento. Creo que hemos dado una imagen de unidad y el proyecto del PP vasco sale fortalecido. Pero el trabajo aún no ha terminado. Nos quedan los congresos provinciales y la puesta a punto del partido para las elecciones municipales y forales de dentro de dos años.

- ¿Esperaba un resultado tan abrumador? Le apoyó el 94,9% de los compromisarios.

- La cifra es lo de menos. Ha sido un congreso tranquilo, y en ese sentido, estaba todo muy acordado. Nosotros necesitábamos dar un impulso y eso se ha conseguido. Eso es muy relevante para el partido porque hemos tenido tiempos de cierta turbulencia. Y hoy podemos decir que todo eso ya está superado.

- ¿Han cerrado ya las heridas abiertas hace tres años en el congreso que eligió a Arantza Quiroga?

- Ayer se certificó una etapa nueva. En la vida de un partido siempre pasan cosas, hay diferencias de carácter, de sensibilidad, de ver las cosas de una manera u otra. Pero más allá de cómo es cada uno, todos deben empujar en la misma dirección.

- ¿Le hubiera gustado ir más allá en su anunciada renovación de cargos internos?

- Yo quería esto, porque yo quería integrar. He hecho un equipo más reducido de vicesecretarios, en general con gente nueva que no es tan nueva, y con muchas mujeres, porque creo que tienen mucha capacidad y pegan fuerte en el partido. Así que estoy muy contento con mi equipo.

- ¿Por qué ha elegido a Amaya Fernández como su ‘número 2’?

- Es una persona que tiene cualidades innegables de liderazgo y es una gran comunicadora, creo que llega, que conecta con la gente. Y me interesa su discurso, que es marcadamente social y pegado a la realidad. Es de la Margen Izquierda y quería dar protagonismo a esa comarca. Y es una persona joven, una mujer con la que es fácil sentirse identificado.

- ¿En qué va a consistir el papel de coordinadora de Nerea Llanos, a la que Fernández sustituye?

- Tenía que hacer una renovación en el equipo y dar lugar a otros liderazgos, pero sí quería trasladar la idea de que valoro y aprecio mucho su trabajo y que no lo echo en saco roto. Pretendo que siga colaborando y quiero que trabajen juntas.

- ¿Da por solventadas las diferencias internas entre las dos sensibilidades que existían en Bizkaia?

- Yo sé las peripecias que ocurren dentro de los partidos. Las he vivido todas, llevo mucho tiempo. Hay que ser capaz de, más allá de ciertas diferencias que vienen del pasado o de problemas anteriores, identificar lo que se tiene en común. Eso es lo que yo tengo que hacer en Bizkaia.

- ¿Ahora ya se puede decir que este PP vasco es el que usted quería?

- El PP vasco es mucho más que yo. Yo comprendo cómo es el partido y le pido dónde quiero que vayamos juntos. Pero no lo hago a mi imagen y semejanza, sino que le propongo un proyecto. El partido tiene su propio carácter.

- A partir de ahora cualquier éxito del partido también será suyo, pero también cualquier fracaso.

- Yo sé que la responsabilidad está ahí y la asumo. Lo que necesito es que haya unidad y mucha ayuda.

- En el congreso distintos cargos afirmaron que el partido «aspira a todo en Euskadi».

- Yo aspiro a todo, pero también soy realista (silencio). Yo voy a un pueblo donde no tenemos representación y entonces se me acerca gente y me dice: ‘yo soy del PP’ o ‘no os he votado ahora pero comparto vuestras ideas’. Tenemos que aglutinar a esa gente y levantar el partido para que tengan representación.

Diálogo y cooperación

- El primer examen serán las elecciones de 2019. ¿Qué espera?

- Que recuperemos espacio. Y que tengamos posición de gobierno. Pero sobre todo recuperar espacio porque lo perdimos. Ganamos en Vitoria y Álava, así que ahí mantuvimos una buena posición, pero perdimos terreno. Éste es el inicio de un camino de recuperación de espacio, pero no para ocuparlo sin más, sino para acreditar una utilidad.

- ¿Y cómo piensa lograrlo?

- Quiero que el PP vasco mantenga unas señas de identidad claras de lo que nosotros somos, que representamos a la gente que quiere mantener una buena relación con España y lo siente así. Y que representamos a todos aquellos que entienden que hay que tener un discurso de convivencia claro. Y a partir de ahí quiero que ocupemos una posición central, es decir, la que hemos ocupado ahora en la negociación de presupuestos. Nosotros somos una alternativa de sentido común, de moderación, de responsabilidad y sobre todo útil frente a la presión de populistas y radicales.

- Así que ahora el entendimiento es la vía.

- Después de ETA, el País Vasco tiene la oportunidad de recuperar un modelo de convivencia que no pudimos tener y de volver a crecer con fuerza. Y el único camino posible es el del diálogo y el de la cooperación con otras fuerzas políticas, y ahora con el Gobierno vasco. Somos muy diferentes y nos sentimos alternativa a ellos, pero hay que ser eficaces y servir a la gente.

- ¿Se ampliará al resto de la legislatura el acuerdo para apoyar las Cuentas de este año?

- Nosotros queremos influir para que el Gobierno vasco haga una política en determinada dirección, pero no sólo durante ocho meses. Sería una buena señal que pudiéramos acordar durante más tiempo. Pero de momento, si acordamos este año, evitamos un mal mayor. Damos un sesgo, una orientación a la política del Ejecutivo y al discurso que sale de los presupuestos. Luego ellos tendrán que cumplir.

- ¿Y si cumplen?

- Si cumplen y ellos quieren seguir con esa orientación, hablaremos, claro que hablaremos.

- ¿Y ve al PNV por la labor?

- El PNV ha venido aprobando los Presupuestos con EH Bildu y eso nos ha llevado hacia un modelo social que no es sostenible, que la gente percibe que es injusto e introduce una presión fiscal que perjudica a la iniciativa privada. Hay parte del PNV que ha hecho claramente esa reflexión y sabe que hay que cambiar de dirección. Otra parte que no la ha hecho. Nosotros creemos que hay que ir a una solución pragmática, moderada y con un modelo de sociedad más abierto. Así que si puedo confluir con otras fuerzas políticas para que mi idea salga adelante, lo haré. Ya sé que sólo tenemos nueve parlamentarios pero somos los que desequilibran. Nosotros podemos inclinar la balanza, así que tenemos que ser capaces de aprovechar esta legislatura nuestra influencia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate