El Correo

Báñez repite en Empleo con el reto de crear dos millones de puestos de trabajo

Fátima Báñez comparece
Fátima Báñez comparece / Mariscal (Efe)
  • Aunque le avala la reducción del desempleo durante la anterior legislatura, en esta necesitará también conseguir acuerdos amplios en materia de pensiones

No solo es la prioridad de este Ministerio, sino la del mismísimo presidente del Gobierno: crear dos millones de empleos en esta legislatura. El objetivo es reducir el indecente número de parados que todavía hay (más de 4,3 millones, según la última EPA) y llegar a los 20 millones de ocupados que existían antes de la crisis. Una tarea de envergadura para la que será necesario un plan de choque integral, con políticas activas eficaces y unos planes de formación reales. Para ello esta vez sí se tendrá que contar con los sindicatos y la patronal y recuperar el diálogo social, ausente en los últimos cinco años. La reforma laboral será seguro un caballo de batalla, junto con la modificación del Estatuto de los Trabajadores. Pero no menos importante es revisar el actual sistema de pensiones, y hacerlo en el marco del Pacto de Toledo, que ya ha empezado con algunas reuniones de trabajo.

El 'marrón' recae de nuevo en Fátima Báñez (Huelva, 1967), la mano derecha de Soraya Sáenz de Santamaría desde que el Partido Popular estaba en la oposición y que se ha alzado como uno de los grandes apoyos de Rajoy. Licenciada en Derecho y Económicas, dio el salto a la política nacional en el 2000 pero llegó al Ministerio en 2011 casi como una desconocida. Ha tenido que lidiar con un Miura -símil del mundo taurino, al que ella es tan aficionada-: los más de seis millones de desempleados que llegó a haber. Y lo ha hecho con un discreto temple.

En esta legislatura, el Partido Popular ya no cuenta con mayoría absoluta, por lo que no podrá gobernar a golpe de decreto ley -muy utilizado especialmente en el ámbito laboral-. Al contrario, tendrá que pactar con otros grupos parlamentarios y con Ciudadanos en primer lugar. En este partido alaban la actuación de Báñez durante la negociación del pacto de investidura. Cien medidas, entre las que se incluyen un contrato de indemnización creciente y con duración máxima de tres años, así como la 'mochila austríaca' (un fondo de capitalización para los trabajadores que podrán levarse si cambian de trabajo y cobrar en caso de desempleo o de jubilación). Medidas con las que buscarán afrontar problemas como la dualidad del mercado laboral (el 90% de los nuevos contratos son de carácter temporal y sólo un 10% indefinidos).

Entre los puntos negros de su gestión al frente del Ministerio de Empleo se encuentra la ineficiente gestión de las políticas activas. Hasta Bruselas ha criticado el escaso impacto que en España ha tenido la Garantía Juvenil, un programa europeo para que los jóvenes de entre 15 y 24 años puedan acceder a un empleo, unas prácticas o una nueva formación en el plazo máximo de cuatro meses después de haber acabado sus estudios. Sólo el 10% de los 'ninis' españoles se han beneficiado de la iniciativa frente al 60% que lo han hecho en Alemania o el 80% en Francia. Y eso que la tasa de 'ninis' en nuestro país es del 16%, cuatro puntos más que la media europea.

El gran reto de la ministra será, sin duda, la nueva reforma del sistema de pensiones. La última fue aprobada en 2013 sin consenso con el resto de los grupos y ha resultado insuficiente. La hucha de las pensiones se agotará el año que viene y el sistema de la Seguridad Social presenta un déficit creciente. De hecho, el Gobierno estima que este ejercicio acabe con un agujero de 18.000 millones, el mayor déficit de su historia. Parte de ese problema se encuentra en la partida de ingresos. Y es que los nuevos cotizantes no consiguen aumentar esa recaudación lastrados por los bajos salarios.

Las medidas para garantizar las pensiones vendrán, seguramente, por utilizar los impuestos, algo que apoyan otros partidos como el PSOE. También podrían financiarse con cargo a los Presupuestos las de viudedad y orfandad. En cualquier caso, la decisión deberá tomarse con acuerdos o no pasará el trámite parlamentario.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate