El Correo

Un presunto yihadista de El Príncipe, ante el juez: «No estoy aquí por el Daesh sino por José Coronado»

Farid Mohammed Al Lal, durante el juicio.
Farid Mohammed Al Lal, durante el juicio. / Fernando Alvarado (Efe)
  • Farid Mohammed al Lal, presunto cabecilla de la célula desarticulada en enero de 2015 en Ceuta niega que se radicalizara en prisión, donde coincidió con el condenado por planear atentar contra la Audiencia

Farid Mohammed al Lal, el presunto cabecilla de una célula yihadista desarticulada en enero de 2015 en Ceuta en el marco de la Operación 'Chacal', ha explicado ante el tribunal de la Audiencia Nacional que él no está sentado en el banquillo de los acusados por delitos de integración en organización terrorista, sino por el actor José Coronado, en alusión a la serie El Príncipe, barriada donde residía el procesado.

En el marco de la vista que ha comenzado este martes contra los seis presuntos yihadistas a quienes se les imputa delitos de integración en organización terrorista y tenencia de armas, Farid, que se ha presentado como "delincuente de toda la vida", ha respondido a preguntas de su abogado con un relato inverosímil argumentando que un amigo suyo insultó al actor por su personaje de policía en la serie y que Coronado le contestó que antes de que terminara la misma estaría preso. Así, ha relatado que en su detención estuvieron presentes tanto Coronado como la actriz Hiba Abouk, y que el primero le dio dos puñetazos y la segunda se hizo pasar por secretaria judicial, además de añadir que se había estado carteando desde la cárcel con el actor.

Al Lal, que se enfrenta a una pena de doce años y medio de prisión por los dos delitos, ha reconocido a preguntas de las partes que colgó vídeos caseros en redes sociales de diferentes entrenamientos que hizo con otros acusados, hermanos suyos, y con un audio que recogía cánticos de la yihad.

Al respecto ha dicho que su vecino indexó la música a los vídeos "porque le gustaba el ritmo" pero ha descartado cualquier vinculación con el yihadismo, pese a la tesis defendida por el fiscal Anticorrupción, Daniel Campos, quien apunta que la célula desarticulada en dos fases a principios de 2015 estaba adscrita al Daesh con "determinación" de atentar en España.

El acusado, detenido con el resto en la barriada de El Príncipe, también ha rechazado ante el tribunal de la Sección Cuarta de la Sala de Lo Penal que colgara en sus perfiles fotos del Vaticano cubierto por banderas yihadistas o de los atentados a las Torres Gemelas acompañadas de un texto en el que los justificaba y al respecto se ha limitado a señalar que "mucha gente" tenía acceso a su ordenador personal.

«¿Cómo voy a ser del Daesh si veo porno?»

"¿Cómo voy a ser partidario del Estado Islámico si yo veo porno y salgo en fotos medio desnudo? Eso no lo haría uno del EI", ha afirmado a preguntas del representante del Ministerio Público el acusado quien ha negado además que el material requisado por la Policía en los registros efectuados en su domicilio fuera suyo y que lo único que tenía eran "armas de plástico" de sus sobrinos y cuchillos que empleaba para "la fiesta del borrego".

Preguntado por si considera una respuesta legítima atentados terroristas como el de las Torres Gemelas de 2001, el acusado se ha limitado a decir que la gente "tiene derecho a defenderse" y que no por ver un vídeo con tinte terrorista tiene que compartir esa ideología. "Presumimos que estamos en un país democrático. ¿Por ver un vídeo tengo que ser terrorista? ¿Y si veo un vídeo porno tengo que ser actor porno?", se ha preguntado ante el tribunal que preside la magistrada Ángela Murillo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate