El Correo

Acusan a cuatro de los presuntos violadores de Sanfermines de otra realizada en Córdoba

Los cinco amigos sevillanos que presuntamente violaron a una joven madrileña durante los Sanfermines.
Los cinco amigos sevillanos que presuntamente violaron a una joven madrileña durante los Sanfermines. / Archivo
  • El juez ve “indicios evidentes” de que en este caso drogaron a la joven para dejarla inconsciente

Cuatro de los cinco acusados de la violación grupal sucedida los pasados Sanfermines han sido acusados ahora de realizar otra violación a una joven en la localidad cordobesa de Pozoblanco, según un auto del juez que instruye la causa de Pamplona. Además, se da la circunstancia de que en la violación de Pozoblanco, sucedida el pasado mes de mayo, se utilizaron sustancias estupefacientes para dejar inconsciente a la víctima.

Según el auto judicial, los hechos sucedieron el pasado mes de mayo cuando uno de los acusados invitó a una joven de 21 años a acompañarla a casa en su vehículo. Una vez dentro, la dejó inconsciente con alguna sustancia, y se incorporaron otros tres jóvenes, todos ellos acusados también de la violación de Sanfermines.

Procedieron a practicarle tocamientos hasta que ella despertó. Entonces le incitaron a realizarles una felación a lo que ella se negó, por lo que la agredieron y la echaron del coche.

Estos hechos fueron grabados por un teléfono móvil, igual que sucedió en Sanfermines, y uno de los acusados compartió uno de los videos en un chat llamado “Manada”. Otro de los acusados lo difundió a través de otro chat en el que, además, participaba también el quinto acusado de Sanfermines.

Para proceder a la imputación de los acusados, el juez ha tenido en cuenta “principalmente el relato de la víctima en su denuncia, el clarísimo contenido de los archivos de video, las fotografías que la víctima hizo de las lesiones sufridas”, la comunicación a terceros y los datos obrantes en el atestado presentado por la Brigada de Delitos contra las Personas de la Policía Foral de Navarra.

El juez abunda en el propio relato de los hechos de la víctima en cuanto a que se despertó “sin tener conocimiento de nada de lo ocurrido”, así como en “la profunda inconsciencia que se aprecia en los videos sin que la víctima se despierte a pesar de los besos y tocamientos y de las risas de los investigados”.

Con todo ello, el juez ha enviado la investigación a Pozoblanco, cuyos juzgados son los competentes territoriales para la instrucción del caso.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate