Las playas de Ullíbarri, congeladas por el temporal

La desembocadura del Zadorra en Garaio, convertida en un río de hielo./DAVID QUINTAS
La desembocadura del Zadorra en Garaio, convertida en un río de hielo. / DAVID QUINTAS

La nieve y la helada que el miércoles sacudieron Álava convirtieron el embalse en un escenario siberiano

DAVID QUINTAS/ ÓSCAR B. DE OTÁLORA

Las fuertes nevadas que el miércoles sacudieron Álava convirtieron el pantano de Ullíbarri en un escenario único, más parecido a la tundra siberiana que a la Llanada Alavesa. En la galería fotográfica pueden apreciar imágenes inéditas del embalse, con las playas convertidas en interminables pistas de nieve y las pasarelas que recorren el parque de Garaio cubiertas por el hielo. El propio río Zadorra, en su desembocadura en Maturana, amaneció helado en la zona en la que sus aguas habían comenzado a inundar los bosques de la orilla.

Las gélidas precipitaciones y los difíciles accesos al embalse hicieron que los barcos de vela se quedasen ayer atrapados en la orilla y protegidos tras un manto blanco. Tan solo algunos osados salieron a remar en medio del temporal. El pantano se convirtió durante todo el día en el refugio de patos y cigüeñas, los únicos seres vivos que se atrevieron a caminar por las playas.

Temas

Álava

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos