El Correo

Ideas para vivir el otoño en Álava con los cinco sentidos

La berrea de los ciervos, un espectáculo en Salburua o en las estribaciones del Gorbea.
La berrea de los ciervos, un espectáculo en Salburua o en las estribaciones del Gorbea. / Igor Aizpuru
  • La nueva estación es tiempo de vendimia, setas o berrea; de calzarse las botas o las zapatillas y de refugiarse en cines y teatros

Se ha acabado el verano, pero la vida continúa y las temperaturas agradables nos acompañarán, al menos, unas semanas más. La nueva estación, con un clima menos caluroso, que modificará nuestros hábitos, llega con la naturaleza cargada de frutos y mil colores. Se terminó la temporada de terrazas, o al menos tomar el sol en tirantes, y los baños en piscinas y pantanos, pero se abren un sinfín de actividades para todos los gustos. Las nuevas condiciones del clima nos harán recluirnos más en lugares cerrados, aunque los espacios abiertos reservan innumerables alternativas para disfrutar del tiempo de ocio.

La nueva estación es tiempo de vendimia, setas, recolección; de calzarse las botas o las zapatillas y salir a disfrutar de la naturaleza, o de refugiarse en cines, teatros, museos.. Es un buen momento para la fotografía o para ponerse en forma antes de las Navidades. A continuación, lanzamos algunas alternativas para disfrutar de la nueva estación con los cinco sentidos.

1.-Un regalo para los oídos, la berrea

Con la bajada de las temperaturas, llega el momento de regalar a nuestros oídos uno de los acontecimientos naturales más sobrecogedores que existen en la naturaleza. Se trata de la berrea, el sonido que producen los ciervos cuando entran en celo. Para disfrutar de la brama de estos animales no es necesario irse demasiado lejos. Basta con acudir a alguno de los espacios en los que estos cérvidos habitan en Álava, en los momentos adecuados, al amanecer y al anochecer. En el área del parque natural del Gorbeia, acotada para vehículos a motor durante la berrea, hasta el 9 de octubre, es posible disfrutar de este peculiar sonido de la naturaleza salvaje.

Más cerca de Vitoria, en Salburua, también es posible oír los bramidos guturales de los ciervos al anochecer a través de actividades programadas por el Centro de Estudios Ambientales (CEA) de la capital. Una de ellas está prevista para el viernes 14 de octubre, de 19 a 20.30 horas, en Ataria, y está limitada a 20 personas.

Otra actividad para conocer estas demostraciones de poder, las llamadas al amor o las luchas por perpetuar su estirpe tendrá lugar en Ataria que incluye visita por el parque a cargo de un experto, seguida de una cena con coloquio incluido. Será el viernes, 7 de octubre, de 20 a 23.30 horas. El precio es de 25 euros.

La Diputación Foral de Álava se ha sumado, por primera vez, a organizar tres visitas guiadas a la berrea del ciervo en el parque natural Gorbeia, en grupos reducidos de quince personas. Las visitas se han programado para este viernes 22, el viernes 30 de septiembre y el sábado 1 de octubre.

Los participante podrán observar el comportamiento reproductor de los ciervos desde un mirador natural, acompañados de guías especializados. La visita incluye un recorrido de diez kilómetros de distancia y tiene una duración de cuatro horas. El Departamento Foral de Medio Ambiente ofrecerá a los excursionistas material óptico especializado.

2.-Tiempo de setas, vendimia y cosechas, un regalo para el gusto

El otoño es, además, tiempo de recolección de las cosechas. Un buen plan puede ser acercarse a la Rioja Alavesa y disfrutar de una mañana de vendimia, con cata, visita a una bodega y comida posterior para recuperar fuerzas y cerrar el ciclo completo de la recogida de la uva hasta degustar los deliciosos caldos del territorio.

La recolección de setas se convierte en estas fechas en una atractiva alternativa para muchos.

La recolección de setas se convierte en estas fechas en una atractiva alternativa para muchos. / El Correo

Pero si las benignas temperaturas otoñales están acompañadas de una relativa humedad, a los aficionados a la micología se les presenta un plan perfecto. Recolectar setas y degustar estos auténticos manjares ofrecidos por la naturaleza es un placer para muchos, aunque hay que disfrutar de esta actividad de forma segura. Más de 400 personas se intoxican cada año por ingerir setas venenosas en España y alguna llega a fallecer. Por ello, EL CORREO te regala, con doce cupones, una práctica guía con las principales setas de nuestro entorno, una selección de las 40 especies más comunes del País Vasco, con 112 páginas a color, en castellano y euskera, con consejos, precauciones y recomendaciones de dónde encontrarlas o cómo cocinarlas.

Pero además de la vendimia y de las setas, la naturaleza brinda además moras, castañas, nueces o endrinas, momento en el que se pueden recolectar para la elaboración de patxaran.

3.-Un regalo para los ojos, la fotogenia del otoño

La naturaleza, además de eclosionar en riquísimos frutos, comienza a mudarse para recibir el invierno, pero antes los árboles de hoja caduca pasan por mil tonalidades entre el verde y el marrón, y la estación se convierte en una de las preferidas por los fotógrafos para captar los paisajes rurales o urbanos.

Los colores verdes se mezclan con los amarillos, los tonos ocres y rojizos para dar espectaculares fotos que muchos comparten en las redes sociales. Si hay una especialmente volcada a la fotografía esa es Instagram, y en ella, hay un grupo vinculado a Vitoria que ha convertido la ciudad en un gran escenario para fotografiar y compartir. Se trata de IgersGasteiz, que el pasado 10 de septiembre cumplió su tercer aniversario.

4.-Un regalo para los sentidos, cultura, teatro y cine

Con la llegada de la época otoñal, el cuerpo comienza a pedir resguardarse más en espacios que encierren cierto interés. A la rica de red de museos de Álava, se unen los nuevos estrenos cinematográficos y las muchas alternativas culturales que ofrece la provincia.

El teatro es una enriquecedora actividad, más aún con la calidad y la variedad que ofrece el Festival Internacional de Teatro de Vitoria, que lleva más de cuatro décadas «abriendo las puertas a los sueños».

5.-Un regalo para el cuerpo, correr y caminar

Tras el verano y los kilos de más que se suelen ganar, el otoño se presta al comienzo de curso con los buenos propósitos de reducir peso y ganar forma física antes de la llegada de las temidas navidades. Por ello, es un buen momento para comenzar a practicar algunos de los deportes de moda, o los que se han practicado desde antiguo, como correr o caminar, ya que el clima todavía no obliga a encerrarse en un gimnasio.

Las rodadas de las bicis en las hojas caídas de los robles marcan el recuerdo a los antiguos ferrocarriles que utilizaban esta ruta.

Las rodadas de las bicis en las hojas caídas de los robles marcan el recuerdo a los antiguos ferrocarriles que utilizaban esta ruta. / S. Carracedo

Para ambas actividades, así como para recorrerlo en bicicleta, la vía verde del ferrocarril Vasco Navarro es una alternativa de lujo a la que se puede acceder desde el centro de Vitoria. Los dos ramales, hacia Arlabán y hacia Estella, encierran grandes encantos y esta época es ideal para descubrir los caminos de hierro por donde circulaba el mítico 'trenico'.

Si no es posible sacar tiempo para llegar muy lejos, Vitoria ofrece un sinfín de alternativas para el paseo o el 'running', aunque algunos de estos recorridos, desde 7 hasta 25 kilómetros, son muy frecuentados por los asiduos a las carreras. Además, si llegan las lluvias otoñales y las pistas se llenan de barro y agua, no hay problema. Vitoria y sus alrededores ofrecen interesantes recorridos para variar los entrenamientos y correr sin mancharse..