El Correo Digital
Miércoles, 22 de marzo de 2006
 Webmail    Alertas   Envío de titulares    Página de inicio
PORTADA ÚLTIMA HORA ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
POLÍTICA
eta declara la tregua
Atentados de ETA desde la ruptura de la última tregua
La banda terrorista dejó 46 muertos y más de 350 heridos en ocho años
Cuarenta y seis personas han muerto y más de trescientas cincuenta han resultado heridas en los doscientos treinta y cuatro atentados perpetrados por ETA desde que la banda terrorista anunció que el 3 de diciembre de 1999 daba por concluida la tregua que mantenía desde septiembre de 1998. Una persona más murió por la explosión de un juguete cargado con pólvora, que el Ministerio del Interior atribuyó a la 'kale borroka'. Sin embargo, la consejería de Interior vasca no descartó ninguna hipótesis y precisó que inclusive podría ser obra de delincuentes comunes.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

ATENTADOS EN 1999 Y 2000
Veintitrés personas murieron y ciento dos resultaron heridas en los cuarenta y seis atentados perpetrados por ETA en el año 2000. En este tiempo murieron los políticos Fernando Buesa, Jesús María Pedrosa, José María Martín Carpena, Juan María Jáuregui, Juan Manuel Indiano, José Luis Ruiz Casado, Ernest Lluch y Francisco Cano; los militares Pedro Antonio Blanco, Francisco Casanova y Antonio Muñoz Cariñanos; el periodista José Luis López de Lacalle y el empresario José María Korta.
También fallecieron en los atentados de ETA los guardias civiles Irene Fernández y José Angel de Jesús; el erztaina Jorge Díez; el fiscal jefe del Tribunal Superior de Andalucía, Luis Portero; el funcionario de prisiones Máximo Casado Carrera; el magistrado y general de la Armada Francisco Querol Lombardero; el policía Jesús Escudero García, el conductor Armando Medina Sánchez, el conductor de autobús Jesús Sánchez Martínez y el guardia urbano Juan Miguel Gervilla.
Aunque en 1999 no se produjo ningún atentado, por primera vez desde 1971, la banda terrorista ya intentó en diciembre perpetrar una espectacular acción en Madrid que no llegó a consumar gracias a la acción de las fuerzas de seguridad. El 20 de diciembre la Guardia Civil detuvo cerca de Calatayud (Zaragoza) a José María Novoa Arroniz, quien conducía una furgoneta con 950 kilos de explosivos que debía estallar en Madrid a las 19.56 horas de un día indeterminado.
Dos días después fue localizada en Alhama de Aragón (Zaragoza) una segunda furgoneta-bomba, con 738 kilos de explosivos, también programada para estallar a las 19.56 horas y supuestamente conducida por Igor Martínez. Ambos iban supuestamente acompañados por un coche "lanzadera".
El 3 de enero la Policía detuvo en Basauri (Vizcaya) a Guillermo Merino y Jon Urretabizkaia, miembros del "comando Vizcaya", cuando supuestamente pretendían atentar contra una patrulla de la Guardia Civil. Dieciocho días después, ETA perpetraba el primer atentado desde la ruptura de la tregua, que costó la vida al militar Pedro Antonio Blanco en Madrid.
La relación de los atentados que ETA perpetró durante el año 2000 es la siguiente:
- El 21 de enero de 2000, ETA hizo explotar un coche bomba en Madrid con unos 20 kilos de dinamita que mató al teniente coronel Pedro Antonio Blanco García, quien esperaba a un compañero en la acera. El atentado causó heridas leves a una adolescente y provocó importantes daños materiales. Unos minutos después explotó a 500 metros metros del primero el coche en el que huyeron los terroristas, sin causar daños personales.
- El 22 de febrero del 2000, tres días antes del comienzo de la campaña electoral, ETA acabó con la vida del secretario general del PSE-EE en Alava, Fernando Buesa Blanco, y de su escolta, el ertzaina Jorge Díez Elorza, que murieron por la explosión en Vitoria de un coche-bomba cargado con 20 kilos de explosivo.
- El 6 de marzo de 2000, seis días antes de las elecciones generales, un coche-bomba con 40 kilos de explosivo estalló al paso de un vehículo de la Guardia Civil en el barrio donostiarra de Intxaurrondo. Una agente resultó herida grave y otro guardia civil y seis civiles resultaron heridos de menor consideración. Numerosas viviendas sufrieron daños por la deflagración.
- El 27 de marzo la Policía desactivó en Sevilla un artefacto explosivo enviado al periodista Carlos Herrera en el interior de una caja de puros, que contenía 250 gramos de dinamita.
- El 7 de mayo ETA asesinó de cuatro tiros al periodista José Luis López de Lacalle, colaborador del diario El Mundo y miembro del Foro de Ermua, junto a su domicilio en Andoain (Guipúzcoa).
- El 4 de junio Jesús María Pedrosa Urquiza, concejal del PP desde 1987 y militante del sindicato ELA, fue asesinado de un tiro en la cabeza en Durango cuando paseaba por las calles de esta localidad vizcaína.
- El 25 de junio un coche-bomba cargado con unos 50 kilos de explosivo estalló en el barrio residencial de Las Arenas de Getxo (Vizcaya) y causa un herido leve y daños materiales muy importantes. ETA avisó de la colocación de la bomba al diario Gara y al servicio de asistencia en carretera DYA.
- El 7 de julio una bomba-lapa compuesta por un kilo de dinamita fue colocada por ETA en un coche propiedad del industrial hostelero Juan Bautista Rubio Beloki, en Ordizia (Guipúzcoa). El artefacto, programado para estallar a las siete de la mañana, no explotó por un fallo en su mecanismo. Horas después, cuando conducía el vehículo una hija del empresario, se desprendió la bomba, que fue detonada por los artificieros.
- El 12 de julio ETA hizo estallar un coche bomba con unos 20 kilos de explosivos en la zona comercial de la plaza del Callao de Madrid y causó diez heridos, cuatro de los cuales tuvieron que ser hospitalizados. Los daños materiales fueron muy cuantiosos. La banda terrorista anunció en una llamada la explosión minutos antes de producirse.
- El 15 de julio ETA asesinó a José María Martín Carpena, concejal del PP en el Ayuntamiento de Málaga, en presencia de su mujer y una de sus dos hijas, cuando salía de su casa en el barrio malagueño de las Chapas para acudir a un acto oficial.
- El 16 de julio ETA atentó contra la Casa Cuartel de Agreda Soria) con un coche bomba que contenía entre 25 y 30 kilos de explosivos y que causó heridas leves a Estrella Ruiz, de 31 años y esposa de un Guardia Civil.
- El 18 de julio la explosión de una bomba causó daños importantes en una galeria de alimentación y un cajero anexo de la Caja Vital en el barrio de Gazalbide de Vitoria.
- El 19 de julio, especialistas de la Policía desactivaron la bomba lapa que había sido adosada a los bajos del vehículo del vicesecretario general del PSOE andaluz, José Asenjo, que no había explotado al arrancar el coche.
- El 24 de julio estalló en la avenida de Neguri, en la localidad vizcaina Getxo, un coche-bomba cargado con más de 40 kilos de cloratita, junto a la casa de la senadora del PP Pilar Aresti, que provocó heridas leves a cuatro personas, entre ellas, un erzaina, así como importantes daños materiales en unas cuarenta viviendas del centro de Getxo.
- El 26 de julio la Ertzaintza explosionó un artefacto colocado en los bajos del vehículo del concejal del PP en Abadiño (Vizcaya) Agustín Ramos Vallejo.
- El 27 de julio ETA atentó por segunda vez en ocho días contra la Caja Vital, con un artefacto que en esta ocasión destrozó de madrugada un cajero automático en Vitoria.
- El 29 de julio fue asesinado el político socialista Juan María Jáuregui Apalategui, tras recibir varios disparos en el café del frontón Beotibar, en Tolosa (Guipúzcoa). Jáuregui fue gobernador civil de Guipúzcoa de 1994 a 1996 y pasaba unos días en España, puesto que actualmente residía en Chile.
- El 8 de agosto la explosión de un coche-bomba acabó con la vida del presidente de la patronal guipuzcoana (Adegi), José María Korta, cuando salía de su empresa, ubicada en el polígono Gorostiaga de Zumaia (Guipúzcoa).
- Sólo unas horas después, otro coche-bomba, cargado con más de 15 kilos de dinamita, estalló en la calle Platerías de Madrid y once personas resultaron heridas, una de ellas grave. Una llamada a la Policía había avisado minutos antes de la explosión.
En la noche anterior a estos atentados cuatro terroristas de ETA murieron en Bilbao al estallar los 25 kilos de explosivo que transportaban en un coche. Los fallecidos fueron identificados días después como Patxi Rementería Barruetabeña, Ekain Ruiz Ibarguren, Zigor Aranbarri Garamendi y Urko Gerrikagoitia Agirre.
- El 9 de agosto un pistolero de ETA asesinó de varios disparos en la nuca al subteniente Francisco Casanova Vicente, cuando el militar, de 46 años, entraba al garaje de su casa, en la localidad navarra de Berriozar.
- El 20 de agosto una bomba-lapa compuesta por entre tres y cuatro kilos de dinamita y adosada a un vehículo de la Guardia Civil causó la muerte de los agentes Irene Fernández Pereda y José Angel de Jesús Encinas en Sallent de Gállego (Huesca). Irene Fernández ha sido la primera guardia civil asesinada por ETA en su historia.
- El 29 de agosto pistoleros de ETA asesinron a tiros en la localidad guipuzcoana de Zumárraga al concejal del PP Manuel Indiano Azaustre, en un comercio de golosinas que recientemente había adquirido. Indiano se había presentado en las listas del PP a las elecciones municipales como independiente.
- El 10 de septiembre una bomba compuesta por unos 25 kilos de explosivo estalló en la discoteca "Txitxarro", situada en el Alto de Itziar, en Deba (Guipúzcoa). El local, que sufrió daños muy cuantiosos, era propiedad de Narciso Korta, hermano del empresario José María Korta, asesinado por ETA en agosto; y en él trabajaba como gerente Oier, hijo del dueño, y que se significó por sus recriminaciones a miembros de EH en Zestoa tras la muerte de su tío.
Una llamada a la Cruz Roja de una persona que dijo hablar en nombre de ETA alertó de la colocación de la bomba. El matrimonio encargado del mantenimiento fue obligado a salir del local por unos encapuchados, quienes les maniataron a un árbol en una zona próxima.
-El 14 de septiembre el socialista José Ramón Recalde, ex consejero de Justicia y Educación del Gobierno vasco, resultó herido por un disparo en la mandíbula cuando se disponía a entrar a su domicilio en el barrio de Igueldo de San Sebastián. La autora del disparo fue, al parecer, una mujer.
-El 16 de septiembre la Ertzaintza localizó ocho lanzagranadas en un monte cercano al museo Chillida-Leku, en Hernani (Guipúzcoa), a cuya inauguración asistían ese día los Reyes y el presidente del Gobierno, José María Aznar.
-El 21 de septiembre de 2000 dos etarras acabaron con la vida de José Luis Ruiz Casado, concejal del PP en el Ayuntamiento de la localidad barcelonesa de Sant Adriá del Besos. El edil recibió un disparo en la nuca y posteriormente fue rematado en el suelo por los terroristas.
-El 30 de septiembre un artefacto compuesto por entre cinco y ocho kilos de dinamita causó importantes destrozos materiales en la empresa "Mecanizados Alberdi", un taller ubicado en Legutiano (Alava) propiedad del empresario Miguel Alberdi, afiliado al PNV.
-El 7 de octubre la Guardia Civil explosionó un artefacto colocado bajo los asientos del vehículo del brigada del Ejército José Manuel Velázquez en Chipiona (Cádiz), hasta donde se había desplazado con la bomba en el coche desde su domicilio en Sevilla.
Al día siguiente la Policía explosionó en un almacén castrense de Sevilla una nueva bomba encontrada en el asiento del vehículo particular de un suboficial.
-El 9 de octubre la Policía desactivó una bomba, compuesta por un kilogramo de cloratita, que fue hallada en el interior del coche particular de un subteniente del Ejército en Sevilla. Ese mismo día ETA asesinó de un disparo al fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia en Andalucía, Luis Portero, cuando entraba en el portal de su domicilio en Granada. Horas después, estalló el coche que habían utilizado los terroristas, sin causar víctimas.
-El 16 de octubre dos etarras asesinaron a tiros al teniente coronel médico Antonio Muñoz Cariñanos en su consulta de Sevilla. La Policía detuvo unos minutos después a Igor Solana Matarranz y pasada la medianoche fue apresado Harriet Iragi Gurrutxaga.
-El 21 de octubre Juan Antonio Gallastegui, afiliado a EA, descubrió una bomba compuesta pòr tres kilos de dinamita ante la puerta de su compañía de cerrajería, Joma, en Mondragón (Guipúzcoa) . El artefacto fue neutralizado por artificieros de la Ertzaintza.
-El 22 de octubre fue asesinado por ETA en Vitoria el funcionario de prisiones Máximo Casado Carrera, al hacer explosión una bomba-lapa colocada en los bajos de su vehículo, aparcado en el garaje común del edificio en el que vivía. Ese mismo día el decano del Colegio de Abogados de San Sebastián, José María Muguruza Velilla, recibió en su domicilio de San Sebastián un paquete-bomba, compuesto por cien gramos de pólvora, y lo llevó personalmente a la Ertzaintza, que se encargó de desactivarlo.
-El 30 de octubre la explosión de un coche-bomba colocado por ETA en la avenida de Badajoz de Madrid acabó con la vida del magistrado de la Sala Quinta de lo Militar del Tribunal Supremo y general consejero togado de la Armada Francisco Querol Lombardero, y del conductor de su coche, Armando Medina Sánchez, y su escolta, el agente de la Policía Nacional Jesús Escudero García. Otras sesenta y cuatro personas resultaron heridas en el atentado, tres de ellas graves. Una de ellas, el conductor de un autobús municipal que resultó afectado por la explosión, murió a consecuencia de las heridas el 8 de noviembre.
-El 2 de noviembre un coche bomba, cargado con 20 kilos de explosivos, estalló en los jardines Clara Campoamor de Barcelona, y causó heridas de pronóstico reservado a un vigilante jurado y leves a un guardia urbano. ETA anunció la explosión minutos antes de que se produjera en sendas llamadas telefónicas al diario "Avui" y a los bomberos.
-El 10 de noviembre ETA atentó en San Sebastián contra el matrimonio de periodistas formado por Aurora Intxausti, de El País, y Juan Palomo, de Antena 3, mediante la colocación de una bomba, compuesta por dos kilos de explosivo y metralla, en la puerta de su domicilio. Un fallo en el mecanismo del artefacto evitó a la explosión en el momento en que el matrimonio y su hijo de dos años salían por la puerta.
Al día siguiente, dos guardias civiles y un ertzaina resultaron heridos muy graves y otros siete agentes policiales sufrieron heridas de diversa consideración, por la explosión de una bomba-trampa colocada en uno de los tres tubos lanzagranadas instalados por los terroristas en las inmediaciones del cuartel de Intxaurrondo de San Sebastián, contra el que habían lanzado una granada minutos antes. Cinco de los heridos fueron guardias civiles; tres, ertzainas; y dos, policías.
-El día 21 de noviembre ETA perpetró tres atentados. El primero se produjo de madrugada y el objetivo fue una empresa inmobiliaria de la localidad vizcaína de Guernica en la que estalló una bomba compuesta por dos kilos de explosivos, que causó daños materiales considerables en varios edificios. Horas después, presuntos etarras lanzaron dos granadas contra el cuartel de la Guardia Civil en Irún. Uno de los proyectiles se estrelló contra la fachada del cuartel y causó heridas leves a un agente, y el otro cayó en las proximidades del patio de un colegio sin causar daños. Las fuerzas de seguridad hicieron estallar una bomba trampa que había sido colocada en el coche desde el que se lanzaron las granadas.
En la noche del mismo día 21, pistoleros de la organización terrorista vasca asesinaron de dos tiros en la nuca al ex ministro de Sanidad socialista Ernest Lluch Martín en el garaje de su domicilio en Barcelona. Poco más tarde estalló en un descampado próximo una bomba colocada en el coche que presumiblemente utilizaron los terroristas para escapar.
-El 5 de diciembre la Ertzaintza desactivó un artefacto en la entrada del Juzgado de Eibar (Guipúzcoa) que estaba compuesto por tres kilos de dinamita. ETA anunció la colocación del explosivo en una llamada al diario "Gara".
-El 14 de diciembre de 2000 ETA asesinó en Viladecavalls al concejal del PP en el ayuntamiento de esta localidad barcelonesa Francisco Cano Consuegra, mediante la explosión de una bomba colocada en uno de los asientos de su coche, y después de que estuviera circulando durante tres horas con el explosivo en el vehículo.
-El 18 de diciembre la escolta de una profesora universitaria halló un paquete con tres kilos y medio de dinamita, en el interior de un ascensor del edificio que alberga en Bilbao la Facultad de Periodismo de la Universidad del País Vasco.
-El 20 de diciembre el guardia municipal Juan Miguel Gervilla Valladolid fue asesinado en Barcelona de dos tiros, en la cabeza y el tórax, cuando se acercó a dos jóvenes que empujaban un coche que se había averiado. El automóvil contenía una olla con 13 kilos y medio de explosivos.
-El 27 de diciembre una bomba compuesta por unos dos kilos de dinamita estalló en la sede de la Tesorería General de la Seguridad Social de San Sebastián y causó daños materiales en este edificio y en algunos colindantes, pero no se produjeron heridos.
-El 31 de diciembre la policía desactivó en Sevilla un coche-bomba cargado con 160 kilos de dinamita y estacionado junto a la sede de la Tesorería de la Seguridad Social de la capital andaluza. ETA avisó de la colocación del coche-bomba en llamadas a la Delegación del Gobierno en Andalucía y a la Asociación de Ayuda en Carretera DYA de Guipúzcoa.
ATENTADOS TERRORISTAS DE ETA EN 2001
Quince personas han muerto (cuatro civiles, cuatro ertzainas, un mosso d'Escuadra, dos ediles, el presidente del PP en Aragón, un policía, un militar y un magistrado) y otras ciento sesenta y tres han resultado heridas en los cuarenta y cinco atentados perpetrados por ETA este año (once de estas acciones resultaron fallidas, al ser desactivados los explosivos por las fuerzas de seguridad o fallar los mecanismos de activación de las bombas).
Las víctimas mortales han sido el cocinero de la Comandancia de Marina de San Sebastián Ramón Díaz García, los trabajadores de la empresa Elektra José Angel Santos Laranga y Josu Leonet Azkune, los ertzainas Ana Arostegi, Javier Mijangos e Iñaki Totorika Vega, el mosso d'Escuadra Santos Santamaría y el edil socialista Froilán Elespe.
También fueros asesinados el presidente del PP en Aragón, Manuel Giménez Abad, el director administrativo del 'Diario Vasco', Santiago Oleaga, el agente de la Policía Luis Ortiz de la Rosa, el concejal de UPN José Javier Múgica, el subcomisario de la Ertzaintza Mikel Uribe, el general del Ejército Justo Oreja y el magistrado José María Lidón. Una persona más, María Francisca Aranzetamurgil, murió por la explosión de un juguete cargado con pólvora, que el Ministerio del Interior atribuyó a la 'kale borroka, aunque la autoría no fue determinada por la Ertzaintza, que investigó el suceso.
La relación completa de atentados de ETA en 2001 es la siguiente:
-El 9 de enero ETA escondió cinco kilos de dinamita en una maceta colocada junto a la tumba del concejal del PP José Ignacio Iruretagoyena, asesinado por ETA en 1997, y a quien sus familiares y los dirigentes del PP en Guipúzcoa rindieron ese día un homenaje. Un comunicante avisó en nombre de ETA de la colocación de la bomba después de que se celebrara el homenaje. La Ertzaintza no halló inicialmente el explosivo, pero tras un nuevo aviso de ETA, encontró la maceta y explosionó el artefacto.
Al día siguiente la banda terrorista avisó de la colocación junto a la delegación del Ministerio de Defensa de Gerona de dos "mochilas-bomba" con seis kilos de explosivos. Artificieros de los Mossos d`Esquadra y de la Guardia Civil explosionaron los artefactos, que causaron algunos daños materiales en el edificio.
-En la noche del 22 de enero de 2001 dos llamadas anónimas en nombre de ETA anunciaron la colocación de un coche bomba en el barrio residencial de Neguri, en Getxo. La Ertzaintza localizó el automóvil, un "Renault 19" cargado con 50 kilos de dinamita, y desactivó el explosivo.
-El 24 de enero los terroristas colocaron una bomba en los bajos del automóvil del subteniente del Ejército José Díaz Pareja en la localidad navarra de Cizur Mayor. El fallo del mecanismo de activación del artefacto posibilitó que el militar resultara ileso.
-El 26 de enero la explosión de una bomba adosada a los bajos de su automóvil, compuesta por cuatro kilos de dinamita, acabó con la vida del cocinero de la Comandancia de Marina de San Sebastián, Ramón Díaz García, en el barrio donostiarra de Loyola. Otras tres personas resultaron heridas leves.
-El 31 de enero una bomba con entre uno y tres kilos de dinamita estalló junto a un puesto de vigilancia de la Guardia Civil en el puerto de Pasajes, en la localidad guipuzcoana de Lezo, y desplazó la garita un metro. La explosión se produjo cuando una patrulla de la Guardia Civil que iba a hacer un relevo observó que una papelera situada junto a la garita había sido movida de su sitio habitual.
-El 12 de febrero se incendió en la calle Sangenjo de Madrid el maletero de un coche que tenía en su interior una olla cargada con 50 kilos de explosivos, que no llegó a estallar por un fallo en el mecanismo de detonación. Minutos después, en una calle cercana, estalló una bomba en el coche que los terroristas supuestamente usaron para huir. Las explosiones causaron daños materiales.
-El 22 de febrero dos trabajadores murieron y otras cuatro personas resultaron heridas por la explosión de un coche-bomba cargado con cinco kilos de explosivo en el barrio de Martutene de San Sebastián.
El atentado iba dirigido contra el concejal socialista en Ordizia, Ignacio Dubreuil, que resultó herido grave, al igual que su escolta y dos trabajadores de la compañía Elektra. Los dos empleados fallecidos fueron José Angel Santos Larana y Josu Leonet Azkune.
- En la noche del 22 de febrero tres individuos colocaron varias bombas en el centro de menores de Zumárraga (Guipúzcoa), que aún no había sido inaugurado y que quedó destruido por las explosiones. Los etarras redujeron y maniataron a los vigilantes jurados del centro antes de colocar los explosivos.
-En la madrugada del 9 de marzo la explosión de un coche bomba acabó con la vida del ertzaina Iñaki Totorika Vega en la localidad guipuzcoana de Hernani y causó heridas leves a otro agente. La bomba estalló cuando los policías intentaban retirar el coche con el explosivo, que había sido cruzado en la calle por los terroristas tras unos incidentes de violencia callejera.
-El 17 de marzo el mosso d'Esquadra Santos Santamaría Avedaño murió y tres compañeros suyos resultaron heridos leves al explotar un coche bomba en Roses (Gerona), cuando formaban un cordón de seguridad en torno al automóvil, cargado con veinte kilos de explosivo y estacionado frente al hotel Montecarlo, en la urbanización Santa Margarida. La deflagración se produjo siete minutos antes de la hora anunciada por un comunicante anónimo que hablaba en nombre de ETA. Santamaría fue el primer mosso asesinado por la banda terrorista.
Sólo unas horas después, ya en la madrugada del 18 de marzo, artificieros de la Policía explosionaron un coche-bomba estacionado frente al hotel 'Riviera' de Gandía (Valencia) y cargado con 50 kilos de explosivo. La onda expansiva causó daños materiales en veinte coches y dos edificios. ETA había avisado horas antes de la colocación de los coches bomba en Roses y Gandía.
-El 20 de marzo el socialista Froilán Elespe Inciarte, teniente de alcalde de Lasarte, fue asesinado de un disparo en la nuca por un pistolero que actuó a cara descubierta cuando el edil se encontraba en el bar "Saoeta" de esta localidad guipuzcoana.
-El 28 de marzo ETA hizo estallar dos bombas, compuestas por unos cinco kilos de dinamita cada una, en los juzgados de las localidades guipuzcoanas de Tolosa y Azpeitia. Los explosivos causaron cuantiosos daños materiales aunque no víctimas. Una llamada anónima al diario 'Gara' en nombre de ETA anunció los atentados minutos antes de producirse.
-El 21 de abril de 2001 una bomba con cuatro kilos de dinamita estalló junto a una de las ventanas de la vivienda en la que residen la edil del PP en Hondarribia (Guipúzcoa) Rosario Dorda, y su hijo José Manuel Elizarraga, concejal popular en Irún, sin causar daños personales, pero sí cuantiosos desperfectos.
-El 2 de mayo la Ertzaintza explosionó una bomba lapa compuesta por un kilo y medio de explosivo y hallada por un particular en el polígono industrial Erratzu de Urnieta (Guipúzcoa).
-El 6 de mayo de 2001 el senador y presidente del PP de Aragón, Manuel Giménez Abad, fue asesinado de tres disparos en el centro de Zaragoza cuando se dirigía, en compañía de uno de sus hijos, al campo del fútbol de la Romareda para presenciar el encuentro entre el equipo local y el Numancia.
-El 11 de mayo de 2001 catorce personas resultaron heridas, una de ellas grave, por la explosión en la calle de Goya de Madrid de un coche-bomba minutos antes de la medianoche, cuando finalizaba la campaña para las elecciones vascas. Los terroristas anunciaron el atentado en una llamada telefónica a los bomberos ocho minutos antes de que se produjera la explosión, frente a una sucursal del BBVA, que sufrió graves daños, al igual que vehículos. locales y fachadas de los edificios próximos al coche bomba, cargado con entre 20 y 30 kilos de dinamita.
-El 15 de mayo el periodista Gorka Landáburu sufrió la amputación del dedo pulgar de una mano y diversas heridas en la cara por la explosión en su domicilio de Zarauz (Guipúzcoa) de un paquete bomba que contenía 150 gramos de dinamita e iba oculto en el sobre de la publicación Sociedad de Garantía Recíproca Elkargi, que recibía periódicamente.
-El 23 de mayo ETA colocó una bomba lapa que no llegó a estallar bajo un asiento del automóvil de un guardia de la seguridad privada de la Universidad del País Vasco, quien viajó varios kilómetros con el artefacto hasta las proximidades de su domicilio en Baracaldo (Vizcaya), donde advirtió su presencia, lo depositó en un contenedor y avisó a la ertzaintza, que neutralizó el explosivo.
Un día después un terrorista asesinó de siete tiros al director financiero del Diario Vasco, Santiago Oleaga Elejabarrieta, en el aparcamiento del Hospital Matía de San Sebastián, al que acudía diariamente para una sesión de rehabilitación. Una hora más tarde estalló en el alto de Errondo de la capital guipuzcoana un automóvil que supuestamente fue utilizado por los etarras para escapar.
-A las seis y media de la mañana del 10 de junio de 2001 un coche bomba, cargado con unos 30 kilos de explosivo, explotó en Logroño y causó importantes daños en un edificio de diecinueve plantas de la capital riojana y en otros colindantes y provocó heridas leves a dos personas. La deflagración fue anunciada en cuatro llamadas telefónicas a la DYA de San Sebastián y SOS Rioja de Logroño, lo que permitió que la Policía hallara el coche bomba y estableciera un amplio cordón de seguridad.
-El 21 de junio un coche bomba cargado con entre 20 y 25 kilos de dinamita estalló en el barrio de Igara de San Sebastián ante la sede de sistemas informáticos y operativos del Banco Guipuzcoano, que sufrió importantes desperfectos. No se produjeron víctimas. ETA avisó de la colocación de la bomba en sendas llamadas telefónicas tres cuartos de hora antes de la explosión.
-El 28 de junio dieciséis personas resultaron heridas al estallar una bomba colocada en una bicicleta en la calle López de Hoyos de Madrid al paso del general del Ejército Justo Oreja Pedraza, quien sufrió heridas graves, a consecuencia de las que falleció el 28 de julio. Siete horas después se produjo una explosión en un coche posiblemente utilizado por los terroristas para huir y estacionado en las proximidades del lugar del atentado. En el maletero había una bomba trampa que los artificieros explosionaron de forma controlada.
-El 10 de julio el policía Luis Ortiz de la Rosa murió y siete personas más sufrieron heridas leves por la explosión de un coche bomba en el barrio madrileño de Aluche, frente a unas oficinas del Ministerio de Justicia, minutos después de que una llamada telefónica anunciara en nombre de ETA la colocación del explosivo, que también causó graves daños materiales. El agente fallecido participaba en el desalojo de la zona.
-En la mañana del 14 de julio el concejal de UPN en el ayuntamiento navarro de Leiza José Javier Múgica Astibia murió al estallar una bomba lapa, con unos tres kilos de explosivo, colocada por ETA en los bajos de su furgoneta de una forma difícil de detectar.
Horas después, en la tarde del mismo día, el jefe de la Unidad de Inspección de Guipúzcoa de la Ertzaintza, Mikel Uribe Aurkia, fue asesinado a tiros en su automóvil en la localidad guipuzcoana de Leaburu por tres etarras que le dispararon desde otro vehículo. Los terroristas, que utilizaron probablemente un subfusil, efectuaron diecinueve disparos, ocho de los cuales impactaron en la cabeza y el cuerpo del policía.
-El 26 de julio de 2001 los artificieros de la Policía desactivaron un coche bomba cargado con entre 50 y 60 kilos de explosivos y estacionado en el aparcamiento de la terminal de salidas del aeropuerto de Málaga. Una llamada teléfonica en nombre de ETA había alertado de la colocación de la bomba, que no explotó a la hora prevista por los terroristas.
-El 3 de agosto una explosión causó pequeños desperfecto en una vía férrea a la altura de la localidad albaceteña de La Roda.
-El 15 de agosto explotaron dos bombas, compuestas de dinamita, en la vía férrea del AVE, en las proximidades de la estación de Ciudad Real, y provocaron la rotura de traviesas y la deformación del rail.
-El 16 de agosto la Ertzainta desactivó dos bombas en sendas oficinas del Banco Guipuzcoano en San Sebastián, compuestas por dos kilos de dinamita, después de que un comunicante anónimo avisara de su colocación en nombre de ETA.
-El 18 de agosto ETA hizo explotar un coche bomba cargado con 50 kilos de explosivo frente al hotel Cala Font de Salou (Tarragona), que causó heridas leves a 13 personas y cuantiosos daños materiales. Un comunicante anunció en nombre de ETA la explosión una hora antes de producirse.
-El 20 de agosto María Francisca Aranzetamurgil murió y un nieto suyo de dos años resultó herido de extrema gravedad al estallar un coche de juguete que contenía unos diez gramos de pólvora cuando circulaban por San Sebastián. El juguete había sido abandonado dos días antes en un bar y recogido por una empleada que se lo entregó a sus sobrinos. El Ministerio del Interior atribuyó la explosión a la 'kale borroka'. Sin embargo, la consejería de Interior vasca consideró poco probable que el explosivo hubiera sido colocado por el entorno etarra después de la investigación realizada por la Ertzaintza.
-El 27 de agosto un coche bomba, cargado con entre 40 y 50 kilos de explosivo, estalló en el aparcamiento de la terminal número 2 del aeropuerto madrileño de Barajas, y provocó daños cuantiosos en las instalaciones y en más de un centenar de coches, una treintena de los cuales quedaron totalmente calcinados.
Un comunicante anónimo había anunciado en nombre de ETA a la DYA la colocación de la bomba una hora antes de que estallara. Las fuerzas de seguridad acordonaron la zona y un equipo de artificieros realizó la explosión controlada del artefacto.
-En la medianoche del 18 de septiembre una bomba compuesta por dos kilos de dinamita estalló junto a las oficinas de la Seguridad Social de Zarautz (Guipúzcoa) y causó cuantiosos daños materiales.
-El 28 de septiembre la explosión de tres cargas con un total de 30 kilogramos de dinamita destrozan la discoteca "Universal" de la localidad navarra de Lacunza. El empleado encargado de la seguridad fue secuestrado a punta de pistola y abandonado en un monte próximo.
-El 1 de octubre un coche bomba cargado con 40 kilos de dinamita estalló frente al Palacio de Justicia de Vitoria y provocó cuantiosos daños materiales en el edificio, en otras viviendas colindantes y en dos decenas de vehículos aparcados en las inmediaciones. Una persona resultó herida leve por un cristal.
-El 12 de octubre diecisiete personas sufrieron heridas leves al estallar un coche bomba en el aparcamiento subterráneo situado en la plaza madrileña de Colón. El vehículo había sido estacionado por la mañana en la calle Alcántara y ETA anunció que explotaría a mediodía, coincidiendo con el desfile de las Fuerzas Armadas en Madrid. Sin embargo, la Policía Nacional no localizó el coche bomba, que horas después fue denunciado por agentes municipales al estar mal aparcado, por lo que fue trasladado al estacionamiento donde explotó. Probablemente los terroristas se equivocaron al programar la hora de explosión.
-El 6 de noviembre tres personas resultaron heridas graves y setenta y ocho leves al estallar un coche bomba cargado con más de 25 kilos de explosivo junto a la calle Cardenal Silíceo, en el barrio madrileño de Prosperidad, y cuyo objetivo era el secretario general de Política Científica, Juan Junquera, que sufrió lesiones leves. Dos terroristas que participaron en el atentado fueron detenidos minutos después gracias a la colaboración ciudadana y el coche que utilizaron para huir fue explosionado por la Policía.
-El 7 de noviembre dos pistoleros de ETA asesinaron a tiros al magistrado de la Audiencia de Vizcaya José María Lidón Corbi cuando salía en automóvil del garaje de su vivienda en la localidad vizcaína de Getxo, acompañado por su mujer y precedido en otro vehículo por uno de sus dos hijos.
-El 20 de noviembre dos ertzainas resultaron heridos, uno leve y el otro de pronóstico reservado, al explotar una bomba cuando se disponían a retirar una pancarta que contenía un provocativo mensaje pro etarra en el parque bibaíno de Etxebarría. El artefacto, compuesto por entre uno y dos kilos de explosivo, fue accionado a distancia por los terroristas.
-El 23 de noviembre los agentes de la Ertzaintza Javier Mijangos y Ana Arostegi fueron asesinados a tiros por dos pistoleros etarras cuando se ocupaban de regular el tráfico en un cruce de la localidad guipuzcoana de Beasain.
-El 1 de diciembre estallaron en Vizcaya sendas bombas, compuestas por cinco kilos de dinamita, en la empresa 'Erhardt', situada en el polígono industrial de Bakiola, en Arrankudiaga; y en la firma 'José Ezpeleta', en el polígono Boroa de Amorebieta. Las dos explosiones causaron cuantiosos daños materiales.
-El 28 de diciembre de 2001 una bomba compuesta por cinco kilogramos de explosivo, posiblemente dinamita, explotó en un edificio de Telefónica en Arrigorriaga (Viacaya) y causó daños importantes en él y en los inmuebles próximos
ATENTADOS TERRORISTAS DE ETA EN 2002
Cinco personas murieron en las veintinueve acciones terroristas perpetradas por ETA en 2002: el concejal socialista en el Ayuntamiento de Orio Juan Priede; el civil Cecilio Gallego Alarias; la niña de seis años Silvia Martínez, hija de un guardia civil; el cabo de este Cuerpo, Juan Carlos Beiro; y el agente de la Guardia Civil Antonio Molina.
La relación completa de atentados perpetrados por ETA en 2002 es la siguiente:
-El 12 de enero dos personas sufrieron heridas leves por la explosión en pleno centro de Bilbao de un coche bomba de ETA, cargado con 20 kilos de dinamita y estacionado junto a la sede del BBVA en la confluencia entre las calles Gran Vía y Alameda Mazarredo. Minutos antes, un comunicante anónimo había anunciado la explosión al diario Gara.
-El 17 de enero la Ertzaintza desactivó tres paquetes bomba, que contenían unos ciento cincuenta gramos de dinamita, en las localizades vizcaínas de Getxo y Leioa y que iban dirigidos al delegado de Radio Nacional de España en Euskadi, Santiago Silván; la delegada de Antena 3 en el País Vasco, Marisa Guerrero; y el vicepresidente del Grupo Correo, Enrique Ibarra.
-El 19 de febrero el dirigente de las juventudes socialistas vascas, Eduardo Madina, sufrió heridas graves a consecuencia de las cuales tuvo que amputársele una pierna, por la explosión de una bomba lapa adosada al vehículo que conducía, cuando se hallaba en las proximidades de su trabajo, en la localidad vizcaína de Sestao.
-El 28 de febrero ETA hizo estallar una bomba, que había sido colocada en un carrito, al paso de la concejal del PSE-EE en el Ayuntamiento de Portugalete Esther Cabezudo, quien sufrió heridas leves, al igual que su escolta, Iñaki Torres. La deflagración causó cuantiosos daños materiales en esta localidad vizcaína.
-El 4 de marzo artificieros de la Ertzaintza desactivaron una bomba que contenía 16 kilogramos de cloratita y que había sido colocada en uno de los servicios del edificio de la Bolsa de Bilbao. Llamadas anónimas al diario Gara y a la DYA advirtieron de la colocación del explosivo y anunciaron que estallaría en veinte minutos.
-El 21 de marzo el concejal socialista en el Ayuntamiento de Orio, Juan Priede Pérez, fue asesinado de un tiro en la cabeza por dos terroristas cuando se encontraba en el bar 'Gure Txoko' de esta localidad guipuzcoana, al que había acudido sin la escolta que le acompañaba habitualmente. Los etarras huyeron en un coche robado y a cuyo propietario habían maniatado a un árbol.
-El 20 de abril de 2002 ETA hizo explotar un coche bomba, cargado con unos treinta kilos de explosivos, ante el domicilio en Getxo (Vizcaya) de la madre de Cosme Delclaux, abogado que permaneció secuestrado por ETA entre noviembre de 1996 y julio de 1997. La deflagración, que no causó víctimas, produjo daños en la vivienda de la madre de Delclaux y en la fachada de otros dos edificios colindantes y fue anunciada por un comunicante anónimo cuarenta minutos antes de producirse, por lo que la Ertzaintza no tuvo tiempo de desactivar el artefacto.
-En la madrugada del 22 de abril un coche bomba cargado con 15 kilos de explosivos, la mayor parte de ellos cloratita, estalló junto al garaje de la sede central de Repsol YPF en Madrid, al lado del Paseo de la Castellana, y no causó heridos aunque si provocó importantes daños materiales en la fachada del edificio, en viviendas colindantes y en 17 vehículos estacionados en la zona.
-El 1 de mayo un coche bomba cargado con veinte kilos de dinamita estalló frente a la puerta del edificio Torre Europa de Madrid y causó heridas leves a diecisiete personas y daños materiales importantes. La explosión, que se produjo en las proximidades del estadio Santiago Bernabéu unas horas antes del partido entre el Real Madrid y el Barcelona, fue anunciada por los terroristas mediante una llamada telefónica al diario Gara. Media hora después explotó en la calle Embajadores una bomba compuesta por dos kilos de dinamita en el coche presumiblemente utilizado por los etarras para huir y que no causó heridos pero sí algunos daños.
-El 23 de mayo un coche bomba cargado con veinte kilos de explosivo estalló en la parte trasera del Edificio Central de la Universidad de Navarra, en Pamplona, y causó heridas leves a tres personas y daños materiales elevados. Media hora antes un comunicante anónimo anunció el atentado en una llamada telefónica al diario 'Gara'.
-El 21 y 22 de junio, coincidiendo con la cumbre celebrada por los dirigentes de los países de la Unión Europea en Sevilla, ETA perpetró cinco atentados, cuatro de ellos con coche bomba, en los que no hubo víctimas mortales pero sí varios heridos e importantes daños materiales. Los terroristas anuncíaron en llamadas telefónicas a la DYA de Guipúzcoa cada uno de los atentados, entre treinta y cuarenta y cinco minutos antes de que se produjeran.
El primero de ellos se produjo minutos después de las siete de la mañana del 21 de junio, cuando explotó junto al hotel Las Pirámides de Fuengirola (Málaga) un coche bomba, cargado con entre treinta y 40 kilos de cloratita y dinamita, que hirió a seis personas, una de ellas muy grave y cinco leves, y causó daños en cristales y en varios vehículos. Seis horas después otro coche bomba estalló a las puertas del hotel Sultán, situado en el centro de Marbella (Málaga),apenas a 25 kilómetros de Fuengirola, y provocó daños materiales pero no heridos.
A las 22.15 horas del mismo día un nuevo coche bomba situado en el aparcamiento del edificio de El Corte Inglés del Paseo de Sagasta de Zaragoza causó heridas leves a un vigilante jurado y a un artificiero de la policía, además de destrozos considerables en el estacionamiento.
-El 22 de junio, poco después de la una de la tarde, estalló un paquete bomba, cargado con entre uno y tres kilos de explosivo, en el aparcamiento del hotel Tamisa Golf de la localidad malagueña de Mijas y provocó daños materiales de escasa importancia.
Apenas dos horas después una nueva explosión, esta vez originada por un coche bomba cargado con 30 kilos de explosivo, se produjo en la calle Vargas de Santander frente al edificio que alberga dependencias de la Administración del Estado y la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria. Dos policías y dos transeúntes sufrieron heridas leves y el edificio registró graves daños.
-El 4 de agosto el civil Cecilio Gallego Alaminos y una niña de seis años, hija de un guardia civil, murieron y otras cuarenta personas sufrieron heridas por la explosión de un coche bomba cargado con 40 kilos de explosivos que había sido situado por ETA en la parte trasera de la casa cuartel de la Guardia Civil en la localidad alicantina de Santa Pola y en las proximidades de una parada de autobús. Los terroristas no anunciaron la explosión, que provocó daños muy graves en la casa cuartel y en otros edificios.
-El 9 de agosto una bomba compuesta por cuatro kilos de explosivo estalló a las 14.00 horas en la hamburguesería 'Queen Burguer' de Torrevieja (Alicante) y causó destrozos importantes aunque no se registraron daños personales. Una llamada telefónica al diario Gara había alertado una hora antes de este atentado y de la explosión de otra bomba en la Gran Playa de Santa Pola, que finalmente no se produjo.
Las fuerzas de seguridad desalojaron la playa y buscaron infructuosamente el explosivo. Tres días después y tras un nuevo aviso de ETA, artificieros de la Guardia Civil hallaron el artefacto, compuesto por 7,8 kilos de cloratita ocultos en una mochila, que había sido enterrada a 1,5 metros de profundidad en un área ocupada por media docena de palmeras, a escasos metros de la discoteca 'Elcano'.
-El 27 de agosto, el mismo día en el que fueron cerradas las primeras sedes de Batasuna, la Ertzaintza desactivó una bomba compuesta por diez kilos de explosivo en la sede de los juzgados de la localidad guipuzcoana de Tolosa. En la madrugada del 1 de septiembre artificieros de la Ertzaintza neutralizaron una bomba compuesta por 30 kilos de dinamita que se encontraba en el interior de una furgoneta estacionada en el barrio bilbaíno de Zamakola y que había sido robada el día anterior por activistas de ETA en el alto de Dima.
-El 11 de septiembre la Ertzaintza desactivó un coche bomba cargado con 25 kilos de dinamita y estacionado en una carretera situada en el municipio vizcaíno de Zierbena y alejado de cualquier zona poblada. Una llamada al diario Gara en nombre de ETA avisó de la colocación del explosivo.
-El 24 de septiembre de 2002 el cabo de la Guardia Civil Juan Carlos Beiro Montes murió y otros tres guardias civiles resultaron heridos por la explosión de una bomba que contenía entre 10 y 15 kilos de explosivos y que había sido colocada junto a una pancarta alusiva a Batasuna en una carretera cercana a Leiza (Navarra). Los etarras activaron la bomba cuando la patrulla se disponía a retirar la pancarta de la calzada.
-El 12 de octubre el cuartel de la Guardia Civil en Urdax (Navarra) fue atacado con granadas, dos de las cuales impactaron en los dos pabellones del cuartel, mientras que otra cayó en un río, una cuarta explotó en el tubo lanzagranadas y la quinta no salió de la lanzadera, sin causar daños personales pero sí materiales. Los lanzagranadas, situados en un monte cercano, fueron activados mediante un temporizador.
-El 3 de diciembre un coche bomba cargado con 35 kilos de explosivo estalló en el aparcamiento subterráneo de la Plaza de Alfonso XIII de Santander y causa graves daños materiales aunque no víctimas. ETA anunció al diario Gara la explosión antes de producirse.
-El 17 de diciembre de 2002 el agente de la Guardia Civil Antonio Molina Martín murió por los disparos de dos etarras a quienes se disponía a identificar cuando se dirigían a Madrid en un coche robado y cargado con 50 kilos de explosivo, a la altura del kilómetro 38 de la carretera Madrid-La Coruña, en Collado Villalba.
El compañero del agente fallecido abrió fuego contra los terroristas e hirió de gravedad a uno de ellos, Gotzon Aranburu, mientras que el otro, Jesús María Etxeberría, logró escapar aunque fue detenido horas después en San Sebastián.
ATENTADOS TERRORISTAS DE ETA EN 2003
Tres personas, el policía municipal y miembro de 'Basta Ya' Joseba Pagazaurtundua, y los policías nacionales Bonifacio Martín Hernando y Julián Envit Luna han muerto en los veinte atentados perpetrados por la banda terrorista ETA desde que comenzó el año. Además el policía nacional Domingo Durán murió el 7 de marzo a consecuencia de las heridas que sufrió en un atentado que se produjo el 13 de enero de 1995 y que le dejaron tetraplégico.
-El 8 de febrero Joseba Pagazaurtundua, jefe de la policía municipal de Andoain, miembro de 'Basta Ya' y militante socialista, murió debido a las heridas que le causaron los disparos de un etarra en el bar 'Daytona' de esta localidad guipuzcoana. La víctima recibió tres disparos que le causaron heridas irreversibles y unas horas después acabaron con su vida.
-El 18 de febrero la Policía Autonómica vasca desactivó un artefacto explosivo compuesto por 6 o 7 kilos de dinamita, preparado para ser activado con un mando a distancia y colocado en las cercanías del domicilio de un agente de la Ertzaintza, en el municipio vizcaíno de Murueta, en un cruce de caminos en la carretera que une las localidades de Gernika y Mundaka.
-El 30 de mayo los policías nacionales Bonifacio Martín Hernando y Julián Envit Luna murieron en la localidad navarra de Sangüesa y otro agente resultó herido grave por la explosión de una bomba adosada al vehículo policial en el que viajaban. Los tres funcionarios formaban parte de un equipo móvil de renovación del DNI. La explosión también provocó heridas leves a un vecino de Sangüesa.
-El 14 de junio, fecha en la que se constituían los ayuntamientos vascos, la Ertzaintza desactivó un coche bomba cargado con 30 kilos de cloratita y titadine y situado en la parte trasera de la Feria de Muestras de Bilbao. Una llamada telefónica al diario Gara en nombre de ETA anunció la colocación del vehículo bomba, que podría ir dirigido contra la sede de Antena 3 o haber sido abandonado por los terroristas, según fuentes policiales.
-El 19 de junio un artefacto compuesto por cinco kilos de cloratita explotó en la subestación eléctrica de Iberdrola en Iurreta (Vizcaya) y provocó el corte del suministro en la zona durante treinta minutos.
-El 23 de junio un artefacto estalló en el hotel Tamarises, situado en la localidad vizcaína de Getxo, y causó daños materiales pero no víctimas. El establecimiento fue desalojado antes de que se produjera la explosión, después de que alertara de la misma una llamada telefónica en nombre de ETA al diario Gara.
-El 1 de julio ETA colocó un coche bomba con quince kilos de titadine junto a una subestación de Iberdrola en el barrio bilbaíno de San Adrián, que fue desactivado por la Ertzaintza. Los terroristas habían preparado el artefacto con el objetivo de que estallara cuando los artificieros intentaran neutralizarlo.
-El 6 de julio una bomba colocada por ETA en los bajos de un camión de la empresa de transporte 'Azkar' en su sede de Bedia (Vizcaya) destrozó el vehículo, causó daños importantes en otros dos y desperfectos en cuatro más. Una llamada anónima a los Bomberos avisó de la colocación del artefacto, compuesto por entre dos y tres kilos de cloratita, media hora antes de producirse la explosión.
-El 13 de julio la Policía Nacional desactivó un artefacto compuesto por cuatro kilos de explosivo colocado en los servicios del Hotel Maisonnave de Pamplona. Según informó la Delegación del Gobierno en Navarra, un día antes se recibió en el hotel una llamada telefónica en la que ETA anunciaba la explosión de una bomba en media hora "por no pagar el impuesto revolucionario". La Policía no halló el explosivo, pero sí lo hizo al día siguiente tras una nueva llamada en nombre de ETA.
-El 22 de julio ETA hizo estallar dos bombas en sendos hoteles de Alicante y Benidorm, que provocaron heridas a trece personas, una de ellas muy grave. Las explosiones se produjeron minutos antes de la hora que había sido anunciada en una llamada telefónica en nombre de ETA a los diarios Gara y Levante. La primera bomba explotó a mediodía en la habitación 106 del Hotel Bahía de Alicante, situado junto a la sede del PP y frente a la playa de El Postiguet y que había sido desalojado. Ocho personas de diversas nacionalidades que se encontraban en una academia de idiomas situada junto al inmueble afectado resultaron heridas, entre ellas un holandés que sufrió heridas muy graves. Un cuarto de hora después estalló la segunda bomba en el primer piso del Hotel Nadal de Benidorm, que había sido desalojado, y provocó heridas leves a cinco personas, cuatro de ellas policías.
-El 25 de julio estalló en los Juzgados de la localidad navarra de Estella una bomba con dos kilos de explosivo cuya colocación había sido anunciada quince minutos antes por ETA. La explosión causó algunos daños materiales y provocó una herida leve en el oído a una persona.
-El 27 de julio la explosión de un coche bomba en el aparcamiento del aeropuerto santanderino de Parayas causó daños materiales importantes en las instalaciones del aeródromo, que había sido desalojado después de que una llamada telefónica al diario 'Gara' advirtiera setenta minutos antes de la colocación del explosivo.
-El 31 de julio un artefacto compuesto por entre cuatro y cinco kilos de cloratita fue desactivado por la Ertzaina a la entrada de la sede de la empresa de transportes La Guipuzcoana, en Azkoitia (Guipúzcoa). Cinco minutos después de la medianoche del 2 de agosto explotó un artefacto compuesto por cinco kilos de explosivo en un concesionario de automóviles de la localidad vizcaína de Lejona y causó daños en tres automóviles y destrozos en el local. La explosión fua advertida minutos antes en una llamada telefónica a la DYA.
-El 14 de agosto la guardia Civil, alertada por un vecino, desactivó un artefacto compuesto por 20 kilos de cloratita en un descampado de Buezo, en las proximidades de la localidad burgalesa de Briviesca. El explosivo estaba colocado en una mochila y en una maleta.
En la noche del 14 de septiembre dos ertzainas resultaron heridos, uno muy grave, en el Alto de Herrera (Alava) por los disparos de dos miembros 'legales' de ETA, uno de los cuales, Arkaitz Otazua, murió al repeler la agresión los policías. El otro etarra, identificado como Asier Mardones, escapó. Los terroristas, tras robar un automóvil, avisaron al teléfono de emergencias de un supuesto accidente de tráfico y cuando los agentes de la Ertzaintza se desplazaron al lugar de los hechos, dispararon contra ellos con una escopeta de cañones recortados.
-El 12 de octubre dos bombas colocadas por ETA bajo sendos camiones de la empresa Olloquiegui estacionados en un aparcamiento de Irún (Guipúzcoa) originaron un incendio que calcinó doce vehículos.
-El 18 de octubre ETA intentó atentar contra el acuartelamiento del Ejército de Tierra en Aizoáin (Navarra) con dos granadas, una de las cuales no llegó a salir disparada y la otra impactó en un edificio sin hacer explosión. Además los terroristas colocaron una bomba trampa en la furgoneta utlizada para lanzar los artefactos, que fue desactivada por artificieros de la Guardia Civil.
-El 23 de diciembre un artefacto explosivo de escasa potencia explotó en la vía férrea Zaragoza-Alsasua, entre las poblaciones de Luceni y Cabañas, en la provincia de Zaragoza, y provoco daños en el raíl y en dos traviesas.
-El 24 de diciembre la Policía localizó dos bombas preparadas por un comando de ETA para que estallaran en la estación madrileña de Chamartín a primeras horas de la tarde de ese día.
Los agentes detuvieron en San Sebastián a Garikoitz Arruarte, quien llevaba una mochila con 25 kilos de explosivo, cordón detonante, temporizadores, una pistola, una peluca y otros efectos, además de un billete para el tren Intercity Irún-Madrid. Poco después fue arrestado en Hernani (Guipúzoca) Gorka Loran, en el interior de su domicilio, donde se había refugiado después de introducir en el mismo tren una maleta cargada con casi 20 kilos de explosivo que tenía un temporizador programado para estallar a las 15.55 horas. La Policía detuvo el ferrocarril en la estación de Burgos, desalojó a los viajeros e hizo explotar el artefacto.
-El 26 de diciembre artificieros de los TEDAX de la Policía Nacional desactivaron una bomba compuesta por dos kilos de dinamita colocado por ETA en la línea férrea Zaragoza-Caspe-Barcelona, en el termino municipal de Samper de Calanda (Teruel).
ATENTADOS TERRORISTAS DE ETA EN 2004
La banda terrorista perpetró treinta y tres atentados en 2004, que causaron una quincena de heridos leves. La mayor parte de los atentados fueron cometidos mediante bombas de poca potencia y en casi todos los casos los terroristas alertaron de la explosión antes de que se produjera.
Además de los atentados perpetrados, ETA intentó llevar a cabo una acción espectacular en Madrid durante la campaña para las elecciones generales del 14 de marzo, pero las fuerzas de seguridad se lo impidieron.
-En la madrugada del 29 de febrero la Guardia Civil detuvo a los presuntos etarras Gorka Vidal Alvaro e Izkur Badillo cuando transportaban en una furgoneta 536 kilos de explosivos (506 de cloratita y 30 de dinamita) con la que planeaban cometer un atentado en Madrid de forma inminente.
Gorka Vidal conducía el vehículo cargado de explosivos y su compañero viajaba en su propio coche particular, que hacía funciones de lanzadera (vigilancia de la presencia policial). Mientras el primero fue apresado cuando se encontraba en la plaza de Cañaveras (Cuenca), el segundo sufrió un accidente de circulación y fue auxiliado por vecinos del pueblo de Poveda de la Sierra (Guadalajara). La carga explosiva fue neutralizada por artificieros de la Guardia Civil.
Los primeros atentados perpetrados por ETA en 2004 se produjeron el 7 de agosto, cuando dos bombas de poca potencia estallaron en las localidades turísticas de San Vicente de la Barquera (Cantabria) y Ribadesella (Asturias) y causaron daños materiales escasos. Dos llamadas telefónicas, en nombre de ETA, habían avisado minutos antes de la colocación de los artefactos a los diarios "Gara" y "La Nueva España".
-El 12 de agosto estallaron casi simultáneamente dos bombas de poca potencia en el Paseo de Pereda de Santander y junto a la playa de San Lorenzo en Gijón. Las explosiones provocaron daños de escasa importancia y una persona resultó herida leve en la ciudad asturiana. Un comunicante anónimo anunció la colocación de las bombas en llamadas telefónicas a los periódicos "Gara" y "Diario Montañés".
-El 15 de agosto una bomba de poca potencia estalló en el muelle del puerto de Llanes, en la zona de La Marina, momentos después de que una voz anónima comunicase al diario asturiano "La Nueva España" su colocación y cuando la Guardia Civil ya había desalojado y acordonado la zona, lo que evitó daños personales.
-El 21 de agosto dos artefactos explotaron en sendos contenedores en las localidades pontevedresas de Sanjenjo y Bayona, en Galicia, y causaron heridas leves a tres personas. Antes de la explosión una voz anónima avisó al diario "Gara" de la colocación de la bomba en nombre de ETA.
-El 28 de agosto una bomba de escasa potencia explotó en Santiago de Compostela sin causar heridos y otro artefacto fue desactivado en A Courña. De nuevo una llamada a Gara había anunicado la colocación de las bombas.
-El 15 de septiembre ETA hizo estallar cuatro artefactos explosivos, compuestos por entre medio y un kilo de amonal cada uno, en la base de una torreta de alta tensión de Irún (Guipúzcoa) que causaron daños en la base, aunque no derribaron la instalación ni afectaron al suministro eléctrico.
-El 25 de septiembre un comunicante anónimo anunció en nombre de ETA la colocación de bombas en una tore de alta tensión situada en el valle pirenaico de Bujaruelo (Huesca) y en otra del barrio de Behovia en Irún (Guipúzcoa). Mientras esta última fue desactivada por la Ertzaintza, las dieciséis cargas explosivas, de poca potencia, colocadas en Bujaruelo no fueron encontradas hasta el día siguiente por la Guardia Civil, que desactivó las ocho que no habían explotado. El atentado no logró derribar la torre ni afectó al suministro eléctrico en la zona.
-El 16 de octubre un artefacto compuesto por algo más de un kilo de explosivo estalló en la puerta de una empresa inmobiliaria de San Sebastián y causó daños de escasa importancia.
-El 22 de octubre la explosión de una bomba que contenía un kilogramo de explosivo y un temporizador causó daños materiales en la puerta de una empresa inmobiliaria de San Sebastián y en un coche aparcado en las inmediaciones.
-El 23 de octubre una bomba compuesta por un kilo de explosivo explotó en la inmobiliaria 'Galarza', situada en el centro de Bilbao. El artefacto había sido colocado en una fiambrera a la puerta de entrada de la oficina, con un cartelito con la palabra "peligro".
-El 13 de noviembre dos artefactos colocados en sendas mochilas, cada una de las cuales contenía entre 2 y 4 kilos de explosivo, estallaron en el refugio militar de Belagua (Navarra) y causaron algunos desperfectos pero no daños personales, pese a que en ese momento se encontraban en el edificio un cabo y tres soldados del Ejército de Tierra.
-El 3 de diciembre ETA hizo estallar cinco artefactos de poca potencia en sendas gasolineras situadas en carreteras madrileñas, coincidiendo con la Operación Salida del Puente de la Constitución.
Un comunicante anunció en nombre de ETA las explosiones al diario "Gara", lo que permitió a las fuerzas de seguridad desalojar las gasolineras y evitar daños personales, aunque dos polícías sufrieron heridas leves.
Las explosiones provocaron cortes en las carreteras M-607 (carretera de Colmenar); A-6 (carretera de La Coruña); A-3 (carretera de Valencia); A-5 (carretera de Extremadura) y la A-42 (carretera de Toledo), lo que a su vez provocó retenciones kilométricas en las carreteras madrileñas. Al día siguiente la Guardia Civil desactivó en el barrio Ciudad Jardín de Almería un pequeño artefacto explosivo en el interior de un maletín en el que apareció una nota con las siglas de ETA.
-El 6 de diciembre, Día de la Constitución, ETA hizo estallar siete bombas de escasa potencia en puntos céntricos de otras tantas ciudades españolas después de avisar de su colocación, y aunque las explosiones apenas provocaron daños materiales, sí causaron heridas de carácter leve a trece personas.
Las explosiones se produjeron de forma casi simultánea en zonas céntricas de Avila, León, Málaga, Alicante, Valladolid, Ciudad Real, donde tres personas sufrieron lesiones menores, y Santillana del Mar (Cantabria), donde resultaron heridas leves diez personas, porque la deflagración se produjo en un lugar distinto del anunciado por ETA.
-El 12 de diciembre estallaron dos artefactos de fabricación casera en el exterior de dos empresas situadas en las poblaciones guipuzcoanas de Usurbil y Ormaiztegi y otro en la sede del PNV en Abendaño (Álava). Estos atentados causaron daños escasos. Ese mismo día una llamada telefónica en nombre de ETA al diario Gara en la que se avisaba de la colocación de una bomba en el Santiago Bernabéu obligó al desalojo del estadio, en el que se encontraban 70.000 personas, y a la suspensión del partido Real Madrid-Real Sociedad. Las fuerzas de seguridad no hallaron el explosivo y la autoría del atentado aún no ha sido aclarada.
-El 22 de diciembre una explosión en el exterior de la casa cuartel de la Guardia Civil de Luna (Zaragoza) provocó daños materiales escasos en la fachada. En la casa cuartel residía una familia, que no sufrió daños.
ATENTADOS TERRORISTAS DE ETA EN 2005
La banda terrorista ETA perpetró en 2005 cuarenta y cinco atentados en los que han resultado heridas leves cuarenta y ocho personas.
-El 8 de enero tres bombas de escasa potencia estallaron en un concesionario de coches del barrio bilbaíno de Deusto, en una empresa de grúas de Ordizia (Guipúzcoa) y en un camión de la empresa Transportes DHL, en la localidad guipuzcoana de Añorga. Los artefactos estaban compuestos por un kilo de amonal y un temporizador y causaron desperfectos de poca importancia. Otro artefacto similar fue colocado en un concesionario de Barakaldo (Vizcaya) , aunque la explosión se descubrió cuatro días después y no causó daños.
-El 18 de enero ETA hizo explotar un coche bomba cargado con cuarenta kilos de explosivo en Getxo (Vizcaya), quince minutos después de avisar de su colocación y sin que diera tiempo a acordonar la zona, y causó heridas leves a un ertzaina que trabajaba en el establecimiento del cordón de seguridad.
-El 30 de enero de 2005 la explosión de una bomba en el Hotel Port Denia, en Denia (Alicante), causó un herido leve y daños materiales cuantiosos. Una llamada telefónica en nombre de ETA a la DYA de Bilbao alertó de la colocación del artefacto media hora antes de su explosión, lo que permitió desalojar a las 200 personas que se encontraban en el establecimiento.
-El 9 de febrero un coche bomba cargado con entre 20 y 30 kilos de cloratita estalló en el Campo de las Naciones de Madrid, tras una aviso en nombre de ETA al diario Gara, y causó 43 heridos leves. El coche bomba había sido colocado próximo a los pabellones en donde se inauguró horas después la muestra de arte ARCO y causó daños materiales en un edificio cercano y en los vehículos aparacados en la zona.
-El 27 de febrero un artefacto de poca potencia explotó en los jardines de la residencia de descanso para empleados del BBVA de la localidad alicantina de Villajoyosa, después de que una llamada telefónica alerta al diario Gara en nombre de ETA de la colocación del explosivo. La explosión produjo daños materiales escasos.
-En la madruga del 15 de mayo cuatro artefactos explotaron en las empresas 'Eun' de Beasain, 'Félix Gabilondo' de Bergara, 'Bernardo Ecenarro' de Elgoibar y 'Goi' de Soraluze, todas ellas en Guipúzcoa. Los artefactos, que contenían temporizadores, estaban compuestos por un kilo y medio de cloratita. Fuentes próximas a la lucha antiterrorista relacionaron estos atentados con el denominado "impuesto revolucionario" de ETA. La explosión más importante fue la que se produjo en Bergara, puesto que afectó a un depósito de ácido corrosivo y provocó el derrame de 15.000 litros de producto tóxico. Dos ertzainas y un vigilante de seguridad tuvieron que ser trasladados al hospital Comarcal de Arrasate con síntomas de intoxicación, aunque fueron dados de alta unas horas más tarde.
-El 22 de mayo ETA colocó dos bombas en Zarauz (Guipúzcoa), compuestas por uno o dos kilos de cloratita, en la empresa "Gráficas Otzarreta" y en el parque Muntxio. La primera estalló y produjo daños materiales y la segunda fue desactivada por la Ertzaintza después de que un particular alertara de la presencia de una caja sospechosa.
-El 25 de mayo la explosión de un coche-bomba colocado por ETA en la calle madrileña de Rufino González, en el distrito de San Blas, y cargado con entre 18 y 20 kilos de cloratita, causó heridas leves a tres personas y problemas auditivos y crisis de ansiedad a cerca de cincuenta, además de destrozos materiales. La Policía había acordonado y desalojado la zona después de que una llamada telefónica al diario Gara alertara en nombre de ETA de la colocación del explosivo.
-En la madrugada del 27 de mayo un artefacto de fabricación casera, compuesto por tres kilos de nitrato sódico, explotó en el Valle de los Caídos, en el municipio madrileño de San Lorenzo de El Escorial, y destruyó un puente de madera situado en los jardines. Un comunicante anónimo anunció la explosión al diario Gara. El Ministerio del Interior descartó inicialmente que la responsabilidad del atentado fuera de un grupo terrorista, pero ETA asumió la acción en un comunicado que hizo público el 16 de junio.
-El 10 de junio una granada explotó sin causar víctimas tras sobrevolar el aeropuerto civil de Zaragoza e impactar contra el suelo en una zona limítrofe con un polígono contiguo. Una hora antes se había recibido un aviso en nombre de ETA en el diario Gara y la asociación de ayuda en carretera DYA, en el que se anunciaba la explosión de varios artefactos en el aeropierto entre las 12.00 y las 14.00 horas.
Las fuerzas de seguridad hallaron a unos 300 metros del aeropuerto una plataforma metálica desde la que se lanzó el proyectil y en la que había dos tubos lanzagranadas, uno de ellos con la carga en el interior, que fue desactivada por los artificieros.
-El 25 de junio un coche bomba, cargado con cloratita, estalló sin causar víctimas junto al aparcamiento del estadio olímpico de Madrid, conocido como la "Peineta", después de que un comunicante, en nombre de ETA, avisara cuarenta minutos antes al diario vasco "Gara" de que se iba a producir la explosión. El atentado no causó víctimas, porque las fuerzas de seguridad evacuaron a las personas que había en los alrededores, y los daños materiales fueron escasos.
-El 12 de julio cuatro artefactos de poca potencia estallaron en las proximidades de una central eléctrica situada en la localidad vasca de Amorebieta (Vizcaya), después de que ETA anunciara en una llamada telefónica al diario "Gara" que se iban a producir las explosiones, que causaron daños materiales escasos.
-En la madrugada del 22 de julio un artefacto compuesto por una pequeña cantidad de cloratita explotó en Gernika (Vizcaya) junto a la puerta de la empresa "Construcciones Intxausti", cuyo dueño es Karmelo Intxausti, militante del PNV y miembro del patronato de la Fundación Sabino Arana.
-El 29 de julio dos bombas colocadas por ETA estallaron en las carreteras de Extremadura y Andalucía a su paso por las localidades toledanas de Maqueda y Madridejos, respectivamente, en plena operación salida de las vacaciones de agosto. El primer artefacto explotó en el arcén en el kilómetro 75 de la carretera A-5, en sentido a Madrid, y el segundo en el kilómetro 133 de la A-4, sentido Cádiz. Las deflagraciones, anunciadas al diario "Gara" por un comunicante anónimo en nombre de ETA, causaron daños materiales y provocaron el corte de ambas carreteras.
-El 24 de septiembre ETA hizo explotar un coche bomba en el polígono industrial de Vicolozano, a cinco kilómetros de Avila, delante de la empresa Imcodavila, dedicada a la impresión, cuarenta y cinco minutos después de que se recibiera un aviso en nombre de ETA anunciando la colocación del coche bomba en los diarios 'Gara' y 'Deia'. La deflagración causó importantes destrozos materiales.
-El 27 de septiembre la banda terrorista ETA hizo estallar un artefacto compuesto por dos kilos de explosivos en una pequeña central hidroeléctrica de la localidad de Añón del Moncayo (Zaragoza), dentro del Parque Natural del Moncayo, que se encuentra actualmente en desuso por falta de agua. El atentado produjo daños escasos.
-El 12 de octubre el aeropuerto y la base aérea de Zaragoza fueron desalojados después de que una llamada en nombre de ETA alertara de la colocación de un lanzagranadas en las inmediaciones. Las fuerzas de seguridad no hallaron el lanzagranadas, que tampoco fue encontrado tres días después cuando una llamada al diario Gara intentó precisar su ubicación. Finalmente dos lanzagranadas fueron localizados el 24 de octubre, después de que ETA hiciera público en Gara un croquis con su ubicación.
-El 25 de octubre ETA hizo estallar cuatro artefactos explosivos de poca potencia (entre medio y un kilo de cloratita) en los juzgados de paz de Berriozar (Navarra), Ordizia (Guipúzcoa), Amurrio (Alava) y Gernika (Vizcaya), que causaron daños de escasa cuantía.
-El 3 de noviembre ETA colocó un artefacto explosivo en una papelera próxima a una oficina de empleo de Zarauz y otro en el juzgado de paz de esta localidad guipuzcoana, que fue desactivado por la Ertzaintza. Los dos artefactos contenían medio kilo de explosivo.
-El 13 de noviembre ETA hizo estallar un artefacto en el exterior de la bodega "Rioja Alta" de Haro (La Rioja), que causó escasos daños, y que inicialmente se atribuyó a un escape de gas. ETA anunció la colocación del explosivo al día siguiente de que estallara, lo que llevó a la Guardia Civil a abril una investigación que determinó que la explosión había sido causada por los terroristas.
-El 19 de noviembre estalló un artefacto, compuesto por medio kilo de explosivo, que procovó daños escasos en la fachada y la puerta del local de la empresa de bicicletas Bialsa, de Vitoria.
-El 22 de noviembre la Ertzaintza encontró los restos de una bomba colocada por ETA en las bodegas de El Coto, en la localidad alavesa de Oyón, que estaba compuesta por medio kilogramo de cloratita con amosal. Aunque el artefacto estalló el 19 de noviembre no se tuvo conocimiento de ello hasta el día 21, cuando una persona lo comunicó al diario Gara en nombre de ETA.
-El 1 de diciembre ETA colocó una bomba, compuesta por dos kilos de explosivo, en la empresa de transportes Azkar de Lazkao (Guipúzcoa), que causó daños materiales.
-El 6 de diciembre, día de la Constitución, cinco artefactos de escasa potencia estallaron en otras tantas carreteras de Madrid, sin que hubiera víctimas y apenas desperfectos. Los puntos afectados fueron el kilómetro 56 de la M-40, el 25 de la M-45, el 47 de la M-50, la salida 17 de la A-2 en dirección a Zaragoza y el kilómetro 16 de la A-6 en dirección a La Coruña, exactamente donde había advertido ETA en llamadas a la asociación de ayuda en carretera DYA de Vizcaya y al diario Gara.
Horas antes, en la madrugada del 6 de diciembre, estallaron sendos artefactos en oficinas de Correos de Alsasua (Navarra) y Zumárraga (Guipúzcoa), que únicamente causaron daños escasos y el ennegrecimiento de la fachada. Además, al mediodía fue desalojado el aeropuerto de Santander después de que una llamada al diario Gara anunciara, en nombre de ETA, la colocación de un lanzagranadas. Cuatro días después fueron hallados dos lanzagranadas sin detonar en las proximidades del aeropuerto de Parayas.
-El 11 de diciembre ETA hizo estallar una bomba contra la oficina de Correos en la localidad vizcaína de Igorre, en la que causó graves destrozos.
-El 17 de diciembre un artefacto alojado en una mochila hizo explosión en la empresa Angulas Aguinaga situada en Irura (Guipuzcoa), después de una llamada de advertencia en nombre de la banda terrorista ETA al diario Gara y a la Asociación de Ayuda en Carretera (DYA). La deflagración no causó heridos, pero sí cuantiosos daños materiales.
-El 21 de diciembre ETA hizo explotar un coche-bomba junto a la discoteca "Bordatxo" de la localidad navarra de Santesteban, sin que se registraran desgracias personales aunque sí importantes daños materiales en el local y en varias viviendas cercanas. Un comunicante anunció en nombre de ETA la explosión una hora antes de que se produjera, en llamadas al diario Gara y a la Asociación de Ayuda en Carretera (DYA) de Guipúzcoa.
Además de estos atentados, el 8 de diciembre la Guardia Civil retiró cuatro fiambreras con explosivos abandonadas en un paraje cercano a Villarubia de los Ojos (Ciudad Real), que habían sido halladas por unos niños mientras jugaban. Al día siguiente se encontró una más. Según los análistas, probablemente fueron uilizadas por ETA en los atentados del 29 de julio, durante la operación salida de verano.
ATENTADOS TERRORISTAS DE ETA EN 2006
La organización terrorista ha perpetrado dieciséis atentados en lo que va de año, que han causado cuatro heridos leves y diversos daños materiales.
-El 5 de enero dos artefactos, cuya colocación anunció ETA, estallaron en el Parador de Sos del Rey Católico (Zaragoza), que se encontraba cerrado por vacaciones, y causaron daños. Uno de los explosivos estaba colocado en uno de los accesos al hotel y el otro en un repetidor situado a unos quinientos metros del complejo hotelero.
Ese mismo día la banda colocó una bomba en una instalación eléctrica situada en Aratores (Huesca). La Guardia Civil halló el artefacto, ya explosionado, el 7 de febrero, después de recibir dos llamadas que señalaban su colocación.
-El 26 de enero la explosión de dos bombas compuestas por entre 3 y 5 kilos de explosivo causó pequeños daños materiales en una oficina de correos en Murguía (Alava) y en los juzgados de Balmaseda (Vizcaya).
-El 29 de enero un ertzaina sufrió heridas leves como consecuencia de la explosión de una bomba colocada en la oficina del INEM del barrio bilbaíno de Santutxu que, además, produjo importantes daños en el lugar. Un vecino alertó a la Ertzaintza de la existencia de una mochila sospechosa que tenía una pequeña nota que ponía "peligro, bomba". Los policías acordonaron la zona, que al explotar causó heridas a un agente.
-El 1 de febrero la explosión de una bomba compuesta por quince kilos de cloratita causó graves daños en las oficinas centrales de Correos de Vizcaya, ubicadas en el polígono Lezama-Legizamon de Etxebarri, muy cerca de Bilbao. Un comunicante anónimo avisó de la explosión al diario Gara y la DYA de Guipúzcoa.
-El 14 de febrero una furgoneta bomba hizo explosión en una discoteca de la localidad navarra de Urdax, sin causar heridos aunque sí daños materiales, después de que un comunicante, que dijo hablar en nombre de ETA, anunciara su colocación.
-El 16 de febrero un artefacto compuesto por unos cinco kilos de explosivo, probablemente cloratita, estalló junto a un pabellón que lucía un cartel de la empresa de construcción Otaduy, en la localidad vizcaína de Trapagarán, en una zona industrial cercana a Bilbao. La explosión, anunciada por un comunicante anónimo una hora antes, no causó víctimas.
-El 22 de febrero una mochila-bomba compuesta por entre cinco y siete kilos de amonal estalló en una empresa de embalajes del polígono industrial de Santa Ana de Bolueta en Bilbao (Vizcaya), sin causar heridos, aunque sí cuantiosos daños materiales. La Ertzaina, tras una llamada al diario Gara que anunciaba la explosión, halló una mochila en la que podía leerse un cartel que rezaba "peligro bomba".
-El 27 de febrero un ertzaina y un policía local resultaron heridos leves tras la explosión de un artefacto, compuesto por cinco kilos de explosivo en un juzgado de paz de la localidad vizcaína de Munguía. La bomba, que estalló sin aviso previo, había sido introducida en una mochila y depositada en una de las ventanas del juzgado de paz junto con un cartel que decía "peligro bomba".
-El 28 de febrero una bomba colocada por ETA hizo explosión junto al Instituto Social de la Marina de la localidad guipuzcoana de Mutriku y causó escasos daños materiales. Cuarenta minutos antes un comunicante anónimo había alertado al diario Gara y a la DYA de la explosión.
-El 8 de marzo un artefacto explotó en la sede de Falange en Santoña y causó heridas leves a una persona por el impacto de un cristal en un ojo. La deflagración causó algunos destrozos en las ventanas y personas en los edificios cercanos. Cuarenta minutos antes, un comunicante había anunciado en nombre de ETA la explosión a la DYA de Guipúzcoa.
El 9 de marzo estallaron dos pequeños artefactos en las proximidades de la A-8 en Ontón (Cantabria) y de la N-111 en Viana (Navarra), después de que un comunicante en nombre de ETA avisara a la DyA de Guipúzcoa de la colocación de estas dos bombas y de otras dos en Miranda de Ebro (Burgos) y Gallur (Zaragoza), que no fueron halladas.
El 13 de marzo las fuerzas de Seguridad localizaron restos de los artefactos colocados en Miranda de Ebro y Gallu, después de que el día antes los terroristas, en una nueva llamada telefónica, precisaran el lugar en el que había colocado las dos bombas



Vocento