elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 4 / 11 || Mañana 5 / 11 |
más información sobre el tiempo

Sierra de Izki (Álava)

La ascensión a Mantxibio es un agradable paseo que sirve de excusa para recorrer los bosques del parque natural alavés
07.08.12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Mantxibio (937 m)
Mantxibio (937 m)
Soila y Muela desde el vértice de Mantxibio. :: CASIMIRO AÑIBARRO
La cuenca del Izki, que alberga el mayor marojal de Europa, queda delimitada por una serie de cumbres que llevan el nombre del valle. Al norte están San Cristóbal, San Tirso e Ipurtika. Al oeste el alargado cordal de Belabia; al sur, las esbeltos Soila y Muela, entre los que se escapa el río Izki a su encuentro con el Ega en las proximidades de Santa Cruz de Campezo. Y al este, Mantxibio, que lo separa del valle de Araia.
Este último es un modesto monte en el que las hayas han ganado la batalla a los robles. Un excelente balcón al Parque si no fuera precisamente por las frondosas, que limitan las vistas a las que ofrece hacia el sur el claro en el que se ubica el vértice geodésico, inusualmente alejado del punto culminante de la montaña.
La ascensión desde Korres, punto neurálgico del Parque, discurre por la amable senda de Larrabila (uno de los quince caminos balizados que recorren este espacio natural) y apenas lleva tres cuartos de hora, por lo que resulta muy atrayente completar la excursión con un recorrido circular que nos lleve por el corazón del Parque, atravesando el espléndido marojal.
Desde el Centro de Interpretación de Korres hay que dirigirse a la carretera, cruzarla y subir la cuesta que hay justo enfrente, según indica el primero de los postes que evitan cualquier equivocación en la ruta. El desnivel se suaviza enseguida para rodear en un agradable paseo la cota menor de Arronzaila. La senda atraviesa un primer hayedo, un marojal y otro bosque de hayas hasta situarse a los pies de Peñarroya, donde un poste indica el desvió hacia la cumbre (0h.25').
Una pendiente muy pronunciada, aunque corta, nos sitúa en el cordal, que lo seguimos hacia la izquierda. No tardamos en descubrir el vértice geodésico (0h.35'), en plena subida y lejos aún del punto culminante, pero en el que merece la pena quedarse a disfrutar del paisaje ya que son las únicas vistas que permite el arbolado que puebla el cordal cimero. Aupados ya a él, llaneamos entre hayas con cuidado de no pasarnos de largo el buzón, situado a la izquierda del sendero que cumbrea y semioculto por el ramaje (0h.40').
Retornamos ya a la senda Larrabila, aunque en vez de desandar el camino continuaremos por el cordal cimero a su encuentro. Tras una alambrada, hay que descender, sin perder la divisoria, por una fuerte pendiente entre la hojarasca hasta otra alambrada. Unos metros a su izquierda está el sendero balizado (0h.50'), por el que continuamos sin pérdida para afrotnar el recorrido circular por valle. El camino cruza una pista, pasa por una explanada habilitada como aparcamiento para cazadores (no es el único en pleno parque), y deja atrás el enlace a la Senda Sarrondo antes de confluir con la Senda Los Arrieros, en la amplia pista que lleva a Apellániz (1h.30')
Seguimos por la pista (izq.), aunque al poco la abandonamos, siguiendo los postes indicadores, para continuar por un sendero que cruza el marojal de norte a sur por bellos parajes, como la calzada que permite atravesar un humedal (1h.55'). Más adelante llegamos a la confluencia con la Senda Ullibarri (2h.15'), que nos devuelve a Korres. Sin embargo, merece la pena continuar por Los Arrieros en busca del Roble Gordo (2h.30'), un Árbol Singular de espectaculares proporciones. De vuelta a la Senda Ullibarri, solo quedará seguirla, de nuevo por bonitos paisajes, hasta Korres (3h.45').
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.