elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 14 / 21 || Mañana 10 / 19 |
más información sobre el tiempo

Subida por los pinares de Corro

Recorrido tranquilo por el límite menos visitado de Valdegovía con los Obarenes
05.10.09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Peñalisima (952 m.)
Peñalisa ofrece una cumbre redondeada, oculta por los pinos de Valdegovía. / PASCUAL PEREA
Peñalisa es una cima menor, pero bien individualizada en la divisoria de Valdegovía con los valles de Losa y Valpuesta, entre los parques de Valderejo y Obarenes. Ennegrecida por el follaje de los pinos silvestres, ofrece al caminante una imagen maciza y salvaje, de montaña antigua y erosionada, que contrasta con los aéreos muros de Peña Carria, límite del horizonte por el sur.
El punto habitual de subida comienza en Corro, aldea alavesa a 680 metros de altura, sobre una solana en la amplia ladera de la peña. Es el típico pueblo agrícola, con buenas casas, varias fuentes (una datada en 1887), un molino restaurado y sobre el conjunto urbano, la parroquia de San Miguel, edificio de origen románico reformado y ampliado en 1886.
La marcha comienza junto a a la iglesia, donde hay otra buena fuente. Una pista ancha de tierra deja el cementerio a la izquierda y sube entre encinas hasta una barrera. Al otro lado está el depósito de agua. La superamos y entre encinas de pequeño porte, con fuerte pendiente, comenzamos a remontar la ladera. Al rato, alcanzamos un cruce donde hay un hito (0h.20'/812 m.). Los pinos comienzan a reemplazar a las encinas.
Continuamos cuesta arriba por sendero hasta un rellano, donde son visibles las hozadas de los jabalíes. Nuestro camino se introduce en el pinar, alfombrado de brezo, escoba y matojos de arándanos. Está limpio y es fácil de recorrer, pero los árboles nos ocultan la vista. Ahora el problema es localizar el punto más alto de Peñalisa, que no coincide con la cima montañera. Para ello ayudan el GPS y el altímetro. También es necesario tener intuición montañera. Para llegar a él hay que superar una alambrada en mal estado. Puede ser una buena referencia. El alto (1h.00'/970 m.) está marcado con un hito de piedras. El pinar nos rodea.
Queda la cima principal. Para ello comenzamos a bajar por un sendero (derecha) bien pisado, que entre pinos se orienta hacia la vertiente Este. Unos minutos después, siempre entre árboles de buen porte, enlaza con una pista en desuso y pierde metros hasta una alambrada con paso. Vuelta a bajar (derecha) hasta que en una repisa que cuelga sobre el vacío y protegida por una alambrada vemos el buzón de Peñalisa (1h.10'/952 m.). Es antiguo (1973), está oxidado y ha perdido la placa. Unas grandes hayas nos ocultan la vista sobre Acebedo y Basabe.
Iniciamos el camino de vuelta. Para ello descendemos (izquierda) por un sendero que baja pegado a la alambrada hasta confluir con una pista (1h.15'). A continuación, siempre por el camino más ancho, perdemos altura entre pinos hasta la carretera que une Acebedo con Valluerca (1h.30'/823 m.) hacia donde descendemos (1h.45'). En el centro de la aldea, pequeña y con un par de casas habitadas, hay una buena fuente. Junto a ella vemos unos paneles indicativos. Iniciamos el descenso por el antiguo camino de subida al pueblo, que con el bosque a la izquierda y las parcelas a la derecha, baja a la carretera entre Bóveda y Espejo (2h.15'/640 m.). Frente a nosotros aparece Peña Carria. Una vez sobre el asfalto, caminamos (izquierda) en dirección a Tobillas. Al final del pueblo seguimos un desvío (izquierda) que sube hasta Corro (3h.15').

Mapa

Peñalisima (952 m.)
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.