elcorreo.com
Miércoles, 23 abril 2014
nuboso
Hoy 4 / 18 || Mañana 8 / 14 |
más información sobre el tiempo

Una cima entre castillos

Subida por el barranco de Reajo, bajo los contrafuertes del castillo de Portilla
05.10.09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Txulato (946 m.)
. Las carrascas dificultan el acceso a la cima del Txulato. / JOSEBA LOBERA
La pequeña localidad alavesa de Santa Cruz del Fierro, accesible por Zambrana, es el punto de inicio de la subida a Txulato. Junto a la misma carretera de entrada se ven unos depósitos de agua. Hay que dirigirse a ellos para tomar la pendiente senda que arranca (izquierda) de los depósitos y pasa bajo un tendido eléctrico. Obviaremos un camino a la derecha. Más adelante, la senda desemboca en una pista ancha que seguiremos (derecha), obviando un estrecho sendero que invita a subir monte arriba. Al rato accedemos a un punto (0h.15') en el que se une con otra pista que también viene de la carretera.
Continuamos la marcha sin apenas salvar desnivel hasta pasar junto a una gran balsa de agua. Poco a poco la ruta se define y entramos en el barranco Reajo, muy ancho en su inicio, aunque acabará estrechándose, delimitado a la derecha por las empinadas pendientes de Txulato y, a la izquierda, por agrestes escarpes rocosos. Es un pasillo cerrado que no conserva aún los rastros del terrible incendio que asoló la montaña en 1994, y que calcinó casi totalmente su cubierta vegetal. Sólo se salvó un bosquete de encinas en las cercanías de la cima. Luego el monte fue bombardeado con semillas de especies mediterráneas que han arraigado, pero aún no ha recuperado el esplendor de tiempos pasados, cuando la nieve aplastaba la vegetación y se formaban bellos túneles en el camino.
Pronto llegamos al punto en el que veremos a nuestra izquierda el castillo de Portilla (0h.35'). Si se tiene tiempo, desde esta zona es posible visitarlo al regresar de la cumbre, eligiendo para ello un empinado sendero. Continuamos hacia Txulato superando un desnivel, ahora más suave, hasta llegar a un punto (0h.50') donde se alza una flecha direccional de madera, junto a unos pinos. Indica el tiempo de marcha hasta la cima.
Comienza allí una fuerte pendiente orientada al sur por un cortafuegos que nos dejará en la cresta cimera. Este es el primer pinar que aparece en la ruta y el que debe servir de exacta referencia para no prestar atención a otros cortafuegos anteriores, que solamente nos conducirían a arriesgados terrenos y peligrosas trepadas por roca descompuesta.
Tras superar una fuerte cuesta, se desemboca en un paso que permite cambiar de vertiente (1h.10'). Mirando ahora al sur surgen el pueblo de Ocio, con el castillo del mismo nombre, y el monte Toloño. El dedo rocoso que tenemos a la derecha de este collado es una antecima de Txulato. Una senda permite avanzar por la cresta (derecha), entre cerrada vegetación. Txulato se presenta magnífico, aéreo y elegante desde aquí. La cumbre está próxima. Para alcanzarla habrá que caminar un buen trecho y superar el mogote rocoso que coronan un buzón, un vértice geodésico y una campana con un sonido muy afinado y bello (1h.20').
Es el momento de disfrutar del extenso paisaje sobre los montes alaveses. Gorbea cierra el panorama hacia el norte, mientras la Sierra de Cantabria se extiende al sur. Es aconsejable regresar a Santa Cruz del Fierro (2h.45') por el mismo itinerario, sin descartar la visita alternativa al castillo de Portilla. Habrá que prestar precaución en el acceso al recinto, muy expuesto por estar algunas torres en ruinas.



Mapa

Txulato (946 m.)
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.