elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
tormenta
Hoy 13 / 23 || Mañana 13 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Madres después del cáncer

SALUDABLE

Madres después del cáncer

La congelación de óvulos a 196 grados bajo cero ha abierto las puertas de la maternidad a las mujeres que tienen que enfrentarse a un tumor en edades tempranas

31.03.13 - 18:49 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Uno de los deseos más íntimos y profundos que puede sentir una mujer es el de ser madre. Lo define a la perfección Colo Villen en su blog ‘Buceando en mí’: «Es una llamada que clama desde lo más profundo y, aunque comience difusa, una vez que surge es ineludible. Sientes la vida queriendo abrirse paso en ti, brillando en ti, llamando a ese nuevo ser. Y si el amor acompaña, tus sentidos se despiertan, te vuelves hermosa, repleta de sensualidad, se te afina el pensamiento gracias a la intuición que comienza a practicar, se te vuelca la mirada y destilas ese deseo por cada poro de tu piel». Por eso, uno de los mayores desafíos a los que la ciencia ha logrado dar respuesta en los últimos años es, sin duda, el de poder garantizar la maternidad a las mujeres jovenes que tienen que enfrentarse a un cáncer.

Los niños de madres que superan un cáncer son cada vez más, pero no siempre es posible la maternidad después de superar el envite de un tumor. La aparición de cánceres, especialmente de mama, cada vez en edades más tempranas, ha convertido la maternidad en una preocupación para miles de mujeres. Sólo en España se diagnostican cada año 22.000 casos de tumores mamarios, de los que se calcula que el 13% corresponden a mujeres menores de 40 años, es decir, en edad fértil.

La decisión de engendrar un hijo deberá posponerse para todas ellas entre uno y dos años después de que concluyan los tratamientos de quimioterapia y radioterapia. En cualquier caso, será el oncólogo responsable de la paciente quien indique cuándo es el momento oportuno. ¿Por qué se hace así? Las terapias, especialmente las sesiones de radioterapia, pueden causar serios daños en la criatura, especialmente cuando se trata de cánceres como los de cérvix, que afortunadamente no figuran entre los más comunes. Otra circunstancia distinta es la llegada de un diagnóstico en el momento en que la paciente se encuentra ya en estado. En ese supuesto, existen protocolos que buscan tratar a la madre intentando evitar el mayor daño al bebé, siempre que sea posible.

La barrera de los 40 años

El cáncer se da por superado y ha transcurrido tiempo sufiente para pensar en ampliar la familia. ¿Qué ocurrirá entonces? El embarazo sólo será posible en función del tipo de fármacos que se hayan empleado en la quimioterapia y de la edad de la paciente. Si rondaba los 40 cuando comenzó la lucha por la supervivencia es muy posible que los tratamientos hayan acabado con toda expectativa de maternidad. El 65% de las mujeres menores de esa edad, tienen entre 36 y 40 años, según datos facilitados por la Asociación Española de Cirujanos.

En los últimos años, las técnicas de reproducción asistida han ampliado el abanico de posibilidades para la maternidad después del cáncer con la llegada de una moderna técnica de congelación de óvulos. Se llama vitrificación y, de momento, ha permitido el nacimiento en España de dos criaturas, hijas de madres que superaron sendos tumores. La vitrificación supone un paso adelante en la congelación de tejido ovárico, una alternativa, que se viene utilizando desde hace años, pero que no siempre resulta viable para la paciente.

Es lo que le ocurrió a la zaragozana Vanesa Pastor, madre del primer niño nacido por vitrificación de óvulos en España, en el Instituto Dexeus de Barcelona. Sufría precisamente un tumor ovárico, por lo que los especialistas optaron por congelar dos de sus ovocitos a 196 grados bajo cero, que en eso consiste la vitrificación. Una vez ganada la batalla al cáncer, uno de esos dos gametos fue fecundado con esperma de su marido y se logró un embarazo, del que nació Mario, que pesó al nacer 2,6 kilos. "Ser madre resultaba para mí más importante que superar el cáncer", dijo la mujer al presentar a su niño.

El segundo bebé fue presentado en sociedad hace sólo unos días y nació, mediante la misma técnica, en la clínica de Las Palmas del grupo IVI. La madre del pequeño, una canaria de 36 años llamada también Vanessa, vitrificó cuatro óvulos con la esperanza de que cuando superara su leucemia, un linfoma no Hodgkin, acabaría acunando en los brazos a su bebé. Lo consiguió. Leo pesó casi 3,5 kilos al nacer. Sus palabras en la presentación del pequeño y de su gran logro resumen la esperanza que las técnicas de reproducción asistida han abierto para las miles de mujeres jóvenes que cada año han de enfrentarse a un tumor. «A pesar del cáncer, merece la pena mirar hacia adelante y hacer planes de futuro como el de ser padres. Te ayuda a superar la enfermedad y hace que la lucha sea aún más importante. Hay que ser fuerte y positiva. Hay que superar el miedo y disfrutar de lo más bonito que le puede pasar a una mujer».

Ver todos los artículos de Saludable.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Madres después del cáncer
Leo es el segundo niño que nace en España gracias a la vitrificación de óvulos.
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.