elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 14 / 21 || Mañana 10 / 19 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio

los pasillos de la tele

Yo más...

Los tertulianos de los programas matinales caen a menudo en la tentación de usurpar el protagonismo a Ana Rosa Quintana y a Susanna Griso

23.02.13 - 16:58 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Es fiera la batalla de la mañana, aunque en número de espectadores sean más bien pocos. Ana Rosa Quintana y Susanna Griso se reparten el pastel del desayuno, dejando a Mariló Montero en una tercera posición de la que no le sacan ni sus ‘mariloladas’. Así que con TVE fuera de juego, la pelea es un cuerpo a cuerpo. Y valen todas las armas.

Ahora lo que se lleva a la hora del café es ir de salvavidas. Y ahí están ellas, denunciando cualquier injusticia que puedan rentabilizar en una franja en la que desgraciadamente nadie se atreve a hacer otra cosa. Y no hay reproche alguno en querer ir de buen samaritano. Todo lo contrario, es un noble objetivo y no hay duda de que la presión mediática que han ejercido en algunos casos ha podido haber contribuido a una más pronta resolución de algunos casos.

Lo que chirría un poco es el tratamiento que dan a estos casos. Ana Rosa y Susanna se cuidan más o menos de no mostrarse especialmente exaltadas o parciales, de no gritar mucho ni parecer demasiado ofuscadas. Pero los colaboradores-tertulianos-expertos parece que tienen barra libre. Se les llena la boca con las ‘exclusivas’ que dan día sí y día también, y a menudo caen en la tentación de usurpar el protagonismo a la propia presentadora.

El viernes, uno de estos habituales que se sienta a la mesa de las mañanas hablaba con un hombre al que su mujer había denunciado, y le hizo una pregunta ‘de hombre a hombre’. Que debe ser una fórmula nueva de hacer periodismo. La respuesta del hombre (del tertuliano no, del otro) no satisfizo a otra de las colaboradoras -esta, como sale mucho menos, no sabemos ubicarla ahora mismo. Igual es abogada, o psicóloga, o veterinaria...-. Y como ella no podía preguntar más que de ‘mujer a hombre’, optó por embarcarse en el discurso populista de ‘metámosle a este tipo al trullo’.

Porque hay algo que a los tertulianos les encanta, y es buscar el aplauso del público. Por eso juegan siempre al ‘y yo más’. Uno sentencia, pues el otro sentencia más. Uno se cabrea, pues el de al lado se calienta todavía más... Pero cuando se trata con un material tan sensible como los desahucios, los maltratos, las insólitas decisiones judiciales que vienen casi siempre a debilitar a la parte más frágil... en esos casos hay que ser un poco más templado. Porque la gente acaba pensando que ese tertuliano pinta más que el juez. Y eso es mentir a la gente, darle falsas expectativas.

Pero es que la audiencia de la mañana se está poniendo muy cara, y también las sillas de los tertulianos, una ‘especie’ que ha colonizado de manera amenazante la televisión, desde la mañana a la noche.

Ver todos los artículos de Los Pasillos De La Tele.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.