elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 5 / 9 || Mañana 2 / 9 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Un disparate inexplicable

desmarques

Un disparate inexplicable

Es de suponer que el COI dará marcha atrás a su absurda decisión de sacar la lucha libre del programa olímpico

23.02.13 - 17:51 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Cada cierto tiempo, sin que se sepa muy bien por qué, alguna autoridad deportiva del ancho mundo impide que nuestra capacidad de asombro disminuya como es debido, es decir, al ritmo natural que debería ser propio en todos los que ya hemos cumplido los años suficientes como para que los deportistas a los que admiramos puedan ser nuestros hijos. La semana pasada, sin ir más lejos, vivimos un disparate de consecuencias impredecibles: el comité ejecutivo del COI, compuesto por quince miembros, votó a favor de recomendar que la lucha libre salga del programa olímpico en 2020. La decisión final se adoptará en la sesión plenaria del Comité Olímpico Internacional que se celebrará el próximo mes de septiembre en Buenos Aires, donde se elegirá también al país organizador de esos Juegos, a los que Madrid vuelve a aspirar.

Al principio, cuando un compañero que en ese momento repasaba los teletipos me leyó la información, no me lo creí. Pensé que se trataba de un malentendido. No podía ser. ¡La lucha libre! Ni más ni menos que la lucha libre, un deporte que no solo formó parte de los primeros Juegos modernos de 1896, sino que ya era una de las disciplinas fundacionales en Olimpia, uno de los tres agones lictatorios junto al pugilato y el pancracio. La verdad: hay que ser muy cenutrio o defender intereses que nada tienen que ver con el olimpismo para pensar en la posibilidad de sacar esta disciplina del programa de los Juegos, que es como condenarla a su práctica desaparición en unos pocos años. Y es que pocos deportes hay tan verdaderamente olímpicos -y me refiero con ello a ese tipo de especialidades clásicas y esenciales que los seres humanos han practicado desde el principio de los tiempos- como la lucha libre.

Todo es tan absurdo que invita a sospechar. A sospechar mal, se entiende. A recelar, por tanto. Es lo que yo hago cada vez que se producen este tipo de maniobras arbitrarias dentro del COI y comienza a hablarse de que en el programa olímpico van a desaparecer algunos deportes minoritarios y a aparecer otros nuevos tan poderosos como el rugby o el golf, por ejemplo. Que conste que me encantan ambos. Es más, el rugby es una de mis debilidades y, durante la mayor parte de su historia, lució con orgullo y distinción un espíritu amateur que le hubiera hecho encajar a la perfección en unos Juegos. No me importaría, por tanto, ver a los All Blacks o a Tiger Woods en Río de Janeiro 2016 o en el 2020. Ahora bien, siempre y cuando ello no suponga la excomunión de otros deportes de una larga tradición olímpica y cuya subsistencia, a diferencia de lo que ocurre con el golf o el rugby, que ya tienen una tradición propia forjada en torneos históricos, no depende en absoluto de su inclusión en el programa olímpico.

Bien mirado, ¿qué grandes beneficios aportaría al rugby o al golf ser olímpicos? Y cuando digo esto, me refiero a beneficios a los deportes en sí mismos, no a los que viven y hacen negocio con ellos, que esos seguro que sacarían tajada. ¿O qué grandes beneficios aporta al fútbol? Por cierto, cualquiera que haya tenido la oportunidad de vivir unos Juegos estoy seguro de que compartirá conmigo la sensación de que, si un deporte parece de sobra en ellos y resulta un poco ajeno al movimiento olímpico, ese no es otro que el todopoderoso y omnipresente balompié.

Con la lucha libre, un deporte en cuya federación internacional, la FILA, se integran hasta 180 países, sucede justo lo contrario. Es puro olimpismo. Se lo puedo asegurar. Uno los mejores momentos que he vivido en unos Juegos lo disfrute el pasado verano en Londres viendo a Maider Unda hacer el milagro de lograr una histórica medalla de bronce y a la gran Shaori Yosida conseguir su tercera medalla de oro consecutiva entre el delirio de los miles de aficionados japoneses presentes en el pabellón del Excel. No pudo ser más emocionante. Deporte en estado puro. No es extraño, la verdad, que la decisión del comité ejecutivo del COI haya tenido como primera consecuencia una oleada de protestas en todo el mundo a través de Internet y de las redes sociales. La FILA habla de "aberración". El Gobierno indio ya ha mostrado su desacuerdo absoluto con los planes de los señores de los anillos y no faltará mucho para que lo hagan también potencias como Japón y Rusia. Confiemos en que toda esa presión conjunta detenga este disparate.

Ver todos los artículos de Desmarques.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.