elcorreo.com
Viernes, 22 agosto 2014
cubierto
Hoy 11 / 17 || Mañana 11 / 16 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
El mito del cociente intelectual

la lista de los listos

El mito del cociente intelectual

Ni la inteligencia de una persona puede determinarse mediante un test estandarizado ni los juegos informáticos de 'brain training' mejoran nuestras capacidades cognitivas

22.01.13 - 16:59 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
No hay informes que lo demuestren, pero al fallecido Steve Jobs se le atribuye un cociente intelectual (CI) de entre 160 y 200, muy por encima de la media (100). Era un tipo, sin duda, muy inteligente. Sin embargo, cuando en 2003 le diagnosticaron un raro tipo de cáncer de páncreas operable, rechazó la cirugía y durante meses puso su salud en manos de acupuntores, dietistas milagrosos, herboristas y hasta videntes. Con el paso del tiempo, el cofundador de Apple se arrepintió, pero ya poco pudieron hacer los médicos.
De seguir vivo, Jobs se habría hecho seguramente un hueco en la lista de las diez personas vivas más inteligentes del mundo elaborada por la organización estadounidense Super Scholar. Figuran en ella, entre otros, físicos como Stephen Hawking (160 CI) y Christopher Hirata (225 CI), Paul Allen (170 CI), cofundador de Microsoft, y el ajedrecista Gary Kaspárov (190 CI). Se considera que alguien con un CI por debajo de 70 sufre deficiencia mental, mientras que por encima de 140 estaríamos ante un genio. Según ese baremo, los diez elegidos son muy inteligentes, pero ¿son los más inteligentes de los 7.000 millones de humanos? Es más, ¿puede determinarse la inteligencia de una persona mediante un test?
Respondiendo rápido a la primera pregunta, al haber empleado el CI como vara de medir, Super Scholar ya ha limitado su campo de selección a quienes han realizado ese test. Igual usted no conoce a nadie que lo haya hecho o que lo haya hecho y se lo tome en serio. Los que sí lo hacen son los 100.000 socios de Mensa, una organización internacional abierta únicamente a "personas de todos los ámbitos cuyo CI se sitúe en el 2% superior de la población". En el otro lado de la balanza, gente que ha logrado altas puntuaciones en la prueba, concebida hace ya un siglo para predecir el éxito académico y profesional, suele ironizar con que no mide la inteligencia, sino si se saben hacer test de inteligencia.
¿Una sola inteligencia?
El principal problema del CI es que parte de la premisa de que sólo hay un tipo de inteligencia. El test se centra en las matemáticas y en el análisis y la solución de problemas lógicos. Quizá, por eso, 'ránkings' como el de Super Scholar están casi copados por representantes de las ciencias experimentales y no hay nadie de humanidades y sólo un artista, el actor James Wood (180 IQ). Ni un filósofo, ni un historiador, ni un literato, ni un músico, ni un pintor... De hecho, la organización que ha hecho la lista considera que hay oficios 'no inteligentes' y como representante de esas 'indignas' profesiones únicamente está Rick Rosner (192 CI), un guionista de televisión que antes fue portero, camarero y modelo.
La inteligencia humana es algo mucho más complejo que lo que mide el test del CI. Si no fuera así, la inteligencia artificial (IA) hace tiempo que habría dejado de ser un sueño, o pesadilla, de la ciencia ficción. Si conociéramos todos los ingredientes del cóctel, estaríamos cerca del amanecer de la IA y nada apunta en esa dirección. Se puede tener un altísimo CI y no ser tan inteligente en determinados aspectos de la vida, como Sheldon Cooper, el pedante genio de la serie 'The Big Bang Theory'. Con un CI de 187 del que no deja de alardear, es capaz de enfrentarse a los grandes interrogantes del Universo, pero es socialmente inepto y a veces ridículo. Admirador de Stephen Hawking, el físico británico compartió con Sheldon una memorable escena el año pasado en la cuarta temporada de la serie. Dos genios, de realidad y de ficción, cara a cara.
¿Pero qué pasa cuando se hace un test de inteligencia a gran escala? Nada bueno para el CI, si admitimos los resultados que dieron a conocer en diciembre científicos de la Universidad de Ontario Oeste (Canadá) en la prestigiosa revista 'Neuron'. Después de examinar las respuestas a 12 test cognitivos de diferentes tipos que más de 100.000 personas de todo el mundo hicieron por Internet, los investigadores concluyeron que el CI es un mito, que no existe un único componente que pueda explicarlo todo. Según ellos, cuando se explora un amplio rango de habilidades cognitivas, las variaciones sólo pueden explicarse combinando, al menos, tres variables: la memoria a corto plazo, el razonamiento y la capacidad verbal. Y, por tanto, el uso de un único test estandarizado es un error. Es decir, la inteligencia de una persona no puede determinarse mediante un test como el del CI.
Por cierto, los investigadores destacan en 'Neuron' no sólo que el CI es un mito, sino que, además, en contra de lo que vende la publicidad televisiva de ciertos juegos y consolas, "la gimnasia cerebral ('brain training') sistemática no ayuda a la gente a mejorar sus habilidades cognitivas".
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El mito del cociente intelectual
Stephen Hawking y Jim Parsons, dos genios de realidad y de ficción, juntos en un capítulo de la serie 'The Big Bang Theory'.
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.