elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 6 / 10 || Mañana 6 / 9 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Aúpa Independiente

DESMARQUES

Aúpa Independiente

El histórico club de Avellaneda atraviesa la mayor crisis de su historia

05.12.12 - 20:17 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
También en el fútbol existen sentimientos de clase, más o menos extendidos. Uno de ellos es el que une a los clubes clásicos, a los equipos de toda la vida, que se quiera o no forman una aristocracia, aunque en muchos casos ésta sea ya una aristocracia caduca y venida a menos, como esos nobles que lo han perdido todo y deambulan tristes por su viejo palacio embargado y en el duermevela siguen llamando con la campanilla a esas criadas que nunca más les oirán porque les abandonaron hace años.
Reconozco que se trata de un sentimiento un poco casposillo, pero está ahí. Yo al menos, como aficionado del Athletic, lo siento algunas veces. No me gusta escuchar penalidades y miserias de los clubes de rancio abolengo. De ahí que, hace unos días, cuando mi compañero Igor Barcia me recordó la penosa situación que atraviesa Independiente, no pudiera evitar un ramalazo instantáneo de solidaridad. Hasta el punto de que, si hubiera dispuesto de una cuenta en Twitter, no habría dudado en apuntarme a la campaña ‘VolvéKun’ que un grupo de desesperados hinchas de los diablos rojos de Avellaneda han puesto en marcha para que Sergio Agüero vuelva a su club de origen durante seis meses y la próxima liga les ayude a lograr algo que parece imposible: evitar el primer descenso a Segunda en 108 años de historia.
Lo tiene muy mal Independiente, la verdad. Bastante peor de lo que lo tuvo el Athletic hace seis años en una situación similar. Teniendo en cuenta cuáles son sus promedios, necesita sumar 35 puntos en el torneo que se disputará entre enero y junio, que ya no sé ni cómo se llama ahora que han dejado de llamarse Clausura y Apertura vaya usted a saber por qué. Y 35 puntos son una enormidad. Un par de datos: Independiente sólo lleva ahora 15 a falta de una jornada y Vélez, por ejemplo, se ha proclamado campeón sumando 38. De manera que, sintiéndolo mucho, hay sobradas posibilidades de que, dentro de unos meses, Boca Juniors sea ya el único club argentino que nunca ha bajado a Segunda, honor que todavía comparte con Independiente y que, hasta el año pasado, compartía también con River Plate.
No sólo el sentimiento de clase puede unir a un hincha del Athletic y a uno de Independiente y hacer que el primero se solidarice con el segundo ahora que su club sufre la mayor crisis institucional, económica y deportiva desde aquella noche lejana del 4 de agosto de 1904 en la que Rosendo Degiorgi, dependiente de la sección de zapatería de los almacenes ‘A la ciudad de Londres’, tomó la palabra en el café Victoria y, dirigiéndose a un grupo de compañeros de trabajo, les dijo que había llegado la hora de independizarse del Maipu Banfield, el equipo que había formado la dirección de la empresa. Y es que, al igual que el Athletic, Independiente es conocido en Argentina como el Rey de Copas, un honor más que merecido teniendo en cuenta su extraordinario palmarés, uno de los mejores del mundo: 2 Copas Intercontinentales, 7 Copas Libertadores, 1 Copa Sudamericana, 1 Recopa Sudamericana, 2 Supercopas sudamericanas y 3 Copas Interamericanas. Es más, a diferencia del club bilbaíno, que en los últimos años ha acabado perdiendo su condición real superado por el Barcelona, los diablos rojos de Avellaneda han sido más previsores y en 2000 blindaron su apelativo en el Registro Nacional de la Propiedad Industrial, de modo que en Argentina sólo ellos puedan llamarse reyes de copas.
Da pena contemplar la agonía de una institución tan grande, la tercera de Argentina, y a la que el fútbol tanto debe. Hablamos del club de Arsenio Erico, el hombre de goma, uno de los mayores goleadores de todos los tiempos; del club de Micheli, Cecconato, Lacasia, Grillo y Cruz, la delantera argentina de los cincuenta; del club de Santoro, ‘Bocha’ Bochini, Burruchaga, Bertoni, Gabi Milito, el ‘Kun’... Se han vivido muchas cosas en la Doble Visera, muchas, muchos clásicos a muerte contra Racing, muchas tardes de gloria, muchos éxitos y fracasos; nada que ver con lo poco bueno que ha podido presenciarse en el nuevo estadio, el Libertadores de América, inaugurado hace tres años. Y es que, además, en el fútbol argentino estas cosas no terminan como terminaba el mundo en el poema de Yeats, con un suspiro. Terminan a lo bestia, con ‘barras bravas’ provocando la suspensión del partido contra Belgrano por lanzar bombas de humo al campo, con directivos y exdirectivos culpándose de la violencia y de la ruina del club, aficionados llorando por las esquinas y con jugadores desvelados ante la posibilidad de ser protagonistas de una tragedia...
En fin, que aúpa Independiente.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Aúpa Independiente
El club argentino lo tiene muy complicado para evitar el primer descenso a Segunda.
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.