elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 7 / 18 || Mañana 10 / 19 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Los cinco mercadillos navideños más famosos de Europa

escenarios de cuento

Los cinco mercadillos navideños más famosos de Europa

Aroma a dulces tradicionales, productos artesanales y originales ornamentos para el abeto. Damos un paseo por los principales mercados de Navidad que pueblan las calles de muchas ciudades durante estas fechas

06.12.12 - 19:52 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Los cinco mercadillos navideños más famosos de Europa
Mercado de Praga, una estampa mágica.
Aunque oficialmente hasta el 24 de diciembre no llega la Navidad, hace ya unas semanas que muchas ciudades europeas la esperan con ansia. Y por eso han sacado sus mejores galas: luces de colores, escaparates decorados y mercadillos en los que encontrar regalos e ideas para adornar la casa. Te proponemos un recorrido por algunos de los más conocidos.
Tallin
No hacen falta excusas para visitar la bella capital estona. Pasear por el corazón de su casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, resulta de lo más evocador. Una sensación que aumenta a partir de los últimos días de noviembre, cuando la magia navideña se apodera de sus calles y sus plazas, que se convierten en un poblado de pequeñas casetas de madera. Sus tejados cubiertos por un gran manto de nieve y las luces que las adornan ayudan a crear una atmósfera bucólica, digna de un cuento de hadas. La Raekojaplats, la plaza del Antiguo Ayuntamiento, con un gran abeto decorado en el centro, se convierte en el escenario perfecto para escuchar cantos y música tradicional del país, la de los coros que amenizan el recorrido por los cerca de 50 puestos en los que podemos encontrar artesanía tradicional -gorros, sombreros, bufandas y jerséis son los productos más populares-, así como lo mejor de la gastronomía local.
Praga
El termómetro suele estar bajo cero, pero disfrutar del ambiente que se vive en Praga las semanas previas a Nochebuena vale la pena. Las calles y plazas de la ciudad se engalanan para acoger las numerosas casetas de madera que forman su mercadillo, una tradición centenaria. La Plaza de la Ciudad Vieja -donde se encuentra el célebre reloj astronómico- es el epicentro de esta celebración. Desde allí domina el paisaje un abeto de 30 metros de alto, rodeado de puestos de especialidades locales como 'svarák' -delicioso vino caliente con especias con el que combatir el frío-, y apetitosos dulces como el 'trdelnik' -un canuto de harina, azúcar y canela, hecho al momento-. Destacan también los puestos con productos artesanales de cristal de bohemia y con las delicadas bolas para el árbol, decoradas a mano con paisajes nevados. Sin olvidar los originales juguetes de madera y las marionetas. Imprescindible pasarse también por la Plaza Wenceslao, donde, además, diferentes corales serán la banda sonora perfecta para un día navideño.
Viena
En toda la capital austríaca se viven los prolegómenos navideños con mucha intensidad. Hasta una decena de mercados trufan las calles de la encantadora ciudad, que desprende un agradable aroma a dulces de gengibre y ponche caliente. Desde mediados de noviembre, resulta muy agradable pasear por sus principales plazas, como la Rathausplatz (la del Ayuntamiento), donde se instala el Christkindlmarkt, uno de los mercados con más solera de Europa. El propio consistorio se convierte en protagonista de las fiestas, pues allí se celebran una serie de talleres infantiles en los que los más pequeños de la casa aprenderán a preparar pastas de Navidad y a hacer velas, mientras un buen número de coros internacionales amenizan la jornada. Los mayores pueden aprovechar para pasearse por los más de 150 puestos en los que encontrar adornos navideños y lo mejor de la gastronomía local alrededor del gran árbol de Navidad del centro de la plaza.
Berlín
La ciudad recibe por todo lo alto estas fiestas. Cada barrio tiene su propio mercadillo, aunque el favorito de los berlineses es el Winterwelt, en la Potsdamer Platz. Significa 'Mundo de invierno', y es que, precisamente, es mucho más que un simple mercado: es casi un parque temático navideño, con un tobogán para bajar en trineo, una pista de hielo donde los más pequeños pueden aprender a patinar y otra para jugar al curling, una especie de petanca sobre hielo. Entre actividad y actividad, nada mejor que darse un paseo por los puestos de artesanía y degustar una deliciosa manzana con glaseado de chocolate.
Quizá el mercado de la plaza Gendarmenmarkt, en el centro de la ciudad, sea el más completo. Allí se representan espectáculos teatrales para toda la familia, se preparan platos típicos navideños del país y se pueden encontrar una gran variedad de originales productos artesanales, como animales de papiroflexia, lámparas de cristal y nidos para pájaros. No hay que olvidar protegerse del frío con un vaso de vino caliente y una galleta navideña.
Budapest
En Pest, la Plaza Vörösmarty se convierte en un enorme calendario de adviento, gracias a las ventanas del palacio en el que se ubica las conocida pastelería Gerbaud. Cada día, a partir del 1 de diciembre, se va abriendo una, hasta llegar al día 24. En el centro de la plaza, además, hay una enorme corona de Adviento en la que los últimos cuatro domingos antes de Navidad se enciende una vela. Una preciosa ceremonia a la que acompañan bandas de música popular, coros y espectáculos de marionetas. Y, por supuesto, las tradicionales casetas con artesanía y lo mejor de la cocina húngara, como los 'bejgli' -pastel de Navidad lleno de semillas de amapola o nueces y pasas., el 'szaloncukor' -chocolates rellenos con mazapán, gelatina de frutas o crema de vainilla, para colgar en el árbol-, 'strudel' húngaro y galletas de jengibre.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.