elcorreo.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 8 / 24 || Mañana 11 / 21 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Siempre nos quedará 'Casablanca'

70 años de su estreno

Siempre nos quedará 'Casablanca'

La película más citada y homenajeada de la Historia se rodó sobre la marcha y sin la menor química entre sus actores

26.11.12 - 11:39 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Woody Allen cuenta que la primera película de Humphrey Bogart que vio fue "El halcón maltés". «Tenía diez años y me identifiqué inmediatamente con Peter Lorre». En su obra de teatro "Sueños de seductor", llevada a la pantalla por Herbert Ross, Allen era un crítico de cine obnubilado por "Casablanca", al que se le aparecía Bogart en gabardina para darle desastrosos consejos de seducción. Un homenaje a una cinta que forma parte de la cultura popular y que solo podía haber surgido en el sistema de estudios de Hollywood. Un ejemplo feliz de creación colectiva, que refuta la "política de autores" promulgada por los críticos de la Nouvelle Vague.
"Casablanca" se estrenó en Nueva York el día de Acción de Gracias de 1942, hace 70 años, aunque para verla en España hubo que esperar a 1946. Hasta en su lanzamiento se alinearon los astros que llevaron a buen puerto un rodaje llamado al desastre. El 8 de noviembre de 1942 las fuerzas aliadas desembarcaban en Marruecos y tomaban Casablanca. La exótica ciudad fue noticia en todo el mundo y a Jack Warner, capo del estudio, le llovía del cielo la mayor oportunidad publicitaria de la historia del cine. Por si fuera poco, en enero de 1943 Roosevelt y Churchill mantuvieron una reunión secreta. Era la primera vez que un presidente de Estados Unidos pisaba África y abandonaba el país en época de guerra. ¿Dónde? En Casablanca.
Diálogos que hoy repiten de memoria los cinéfilos y que parecen cumbres del ingenio se escribieron la noche anterior a ser pronunciados por unos actores que desconocían el destino de sus personajes. "Casablanca" nació como una respuesta de la Warner a "Argel", de la Metro Goldwyn Mayer. Su origen era una obra de teatro que nunca llegó a estrenarse, "Todo el mundo viene a Rick"s". Su autor, Murray Burnett, había visitado un club nocturno en Antibes durante el régimen de Vichy en el que un cantante negro cautivaba al público con melodías populares. Y escribió sobre un expatriado estadounidense dueño de un casino en Casablanca, rodeado de nazis, colaboracionistas y refugiados atrapados en una zona todavía neutral.
Primero sonaron como protagonistas Dennis Morgan, George Raft y Ronald Reagan, acompañados respectivamente de Hedy Lamarr, Ann Sheridan y Michèle Morgan. Al contrario que Tyrone Power, Clark Gable y James Stewart, Humphrey Bogart era demasiado mayor para alistarse en el Ejército, pero no para encar nar a héroes en tragedias bélicas. La Warner decidió que el nuevo astro de la casa podría enfrentarse de nuevo a todos sus rivales de "El halcón maltés", sustituyendo al halcón por unos salvoconductos. Michael Curtiz, odiado por muchos actores, sería el director. Como la heroína de la historia era algo licenciosa se eligió a una actriz extranjera, Ingrid Bergman, que además aportaba exotismo al asunto.
Alzas de corcho
Así, "Casablanca" acabó por parecerse a otro de los pelotazos de la Metro, "Gran Hotel", mezclando el cine negro, el idilio romántico y el cosmopolitismo propio del cine kitsch de Josef von Sternberg. En pocas películas de Hollywood se habían escuchado tantos acentos: salvo Rick (Bogart), todos los demás hablan un inglés con acento europeo y británico. El ambiente de rodaje también tuvo algo de apátrida, dado que los actores no sabían muy bien por dónde iban los tiros. Bogart, calzado con alzas de corcho porque Bergman le sacaba cinco centímetros, vivía una crisis con su tercera esposa y estaba más preocupado por comprarse un yate que por la película.
Ingrid Bergman se sentía fuera de lugar. Le repugnaban las insinuaciones de Curtiz, un célebre mujeriego, y no sentía la más mínima atracción por Bogart. «Lo besé, pero no llegué a conocerlo», escribió. Claude Rains estaba deseando volver a su granja de Pensilvania y Peter Lorre, que solo veía por un ojo, tenía motivos para no ser muy sociable: su adicción a la morfina. Los decorados se reciclaban de otros largometrajes de la Warner: la estación de París es la misma de "La extraña pasajera". Valga como prueba de que se rodaba sobre la marcha la respuesta que obtuvo Ingrid Bergman cuando preguntó al director de quién estaba enamorada, de Victor Laszlo o de Rick. «Todavía no lo sabemos. Interpreta... algo intermedio».
Al final, el guion de los hermanos Epstein y de Howard Koch, el romanticismo que Curtiz imprimió al filme y el carisma de todos sus intérpretes dio como resultado un melodrama armónico e impecable, que obtuvo tres Oscar y arrastró a un público americano que vivía con euforia el curso de la guerra. Un largometraje que nació como arma de propaganda política con el hit de moda por entonces, "La Marsellesa", y que acabó nutriendo una cinefilia que pasa por revisitarla una y otra vez hasta repetir sus diálogos de memoria, elevar el café de Rick a santuario de la Edad Dorada de Hollywood y tararear "As Time Goes By" en cualquier situación romántica. Y eso que el compositor Max Steiner odiaba el tema y quiso sustituirlo, pero como Ingrid Bergman se había cortado el pelo para rodar "¿Por quién doblan las campanas?" no se pudieron repetir las escenas con Sam, el pianista.
«Rick es la idea que del hombre tienen las mujeres», se escucha en el documental "Casablanca revisitada", que José Luis Garci rodó en 1992. Cuando Bogart empezó a rodar "Casablanca" era un actor más; cuando la terminó el 1 de agosto de 1942 era la estrella estadounidense más importante. Lástima que en España no nos enteráramos de la participación de Rick en las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil en defensa de la República. Cortesía de la censura.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Siempre nos quedará 'Casablanca'
Humphrey Bogart e Ingrid Bergman no fueron los primeros elegidos para protagonizar la película.
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.