elcorreo.com
Viernes, 25 julio 2014
claros
Hoy 16 / 17 || Mañana 16 / 27 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
4.000 botellas para mamá

El Gran Reserva de Romeo

4.000 botellas para mamá

Cordialidad riojana, magia y acordeones en la presentación del nuevo vino de Bodega Contador

12.09.12 - 11:21 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Si los legionarios se tatúan la leyenda ‘amor de madre’ en el bíceps con tinta Pelikan y los astrofísicos designan cometas y estrellas fugaces con el nombre de sus progenitoras, ¿qué otra cosa puede hacer un enólogo tierno y sentimental como Benjamín Romeo - 100 puntos Parker para su Contador 2004 (775 euros la botella, inencontrable) y 2005 (a 550 euros)- que bautizar Carmen a su nuevo vino?
Ella es Carmen Hilera, tiene 82 años y en San Vicente de la Sonsierra todos la llaman Caracolilla, un apodo que le viene de familia. Benjamín, un tipo que le da muchas vueltas a las cosas, ha colocado en la etiqueta de su vino-homenaje una pequeña y dorada caraquilla riojana coronada por un punto azul, del mismo tono que el jaboncillo de sastre que usaba Carmen, modista en casa, y una fotografía que la muestra con una pamela floreada, retratada de fiesta a sus 26.
La presentación del primer Gran Reserva que elabora Benjamín Romeo tuvo lugar con el otoño llamando a las puertas de su nueva bodega, a las afueras de San Vicente, y fue una de esas reuniones mestizas y tumultuarias que adora el mago de Contador. Allí andaban los padres, Andrés y Carmen, los tíos Pedro, Luciano, Teresa y Angelita; Iraide, su chica, colegas y vecinos de Vitoria, San Vicente y Labastida, el presidente de La Rioja, Pedro Sanz, antiguos compañeros de promoción de Enología en Madrid, críticos, distribuidores como Quim Vila, agricultores con visera y botas blancas por el polvo de los majuelos, escultores como Pablo Maojo y Chilu, transportista de caldo en sus cisternas de inox. Todos juntos y bien revueltos, que es lo que tiene el vino y su don para soltar lenguas.
En la bodega se siguieron los números de magia de Jorge Blass, las jotas del primo Mato -(“el vino que premió míster Parker, amigoooooo de Contadoooooooorrrrrrrr”)- y las evoluciones de los 21 instrumentistas de la Orquesta Sinfónica de Acordeones de Bilbao que, claro, atacaron los aires operísticos de Carmen.
Luego hubo un aperitivo a la riojana, es decir con cantidades ingentes de jamón, lomo, cecinas y quesos, choricillo asado, tomaticos con relleno a la italiana y demás menudencias, bien regadas con los ‘predicadores’ blanco y tinto y por algunas de las nuevas botellas capaces de llevar el placer y la sociabilidad del vino a cualquier rincón del mundo.
Carmen son apenas 4.000 botellas criadas durante 3 años en las mismas barricas de roble francés usadas para Contador y Predicador (su peculiar homenaje a Clint Eastwood) y otros dos en botella. Se trata de un coupage de tempranillo, garnacha, graciano y mazuelo (las cuatro variedades tradicionales de Rioja) elaborado con los mostos de viñas de 60 y 70 años plantadas en fincas de la parte alta, junto a las carreteras que conducen a Ábalos y a Labastida y “que dan uvas más ácidas y frescas”.
“Es un vino de 13,5º y un pH bajo, que le garantiza buena salud”, apunta el enólogo que primero sumó los 100 Parker, un certificado que le ha abierto las puertas del mundo. Aquel vino fue bautizado Contador como la cueva bajo la iglesia donde se contaban los pellejos de cabra (mosteros) que sus paisanos subían cada año para que se conservaran antes de cargarlos en las carretas camino de las alhóndigas de Bilbao, Eibar y Basauri. «Luego los recontaban y apuntaban las mermas, heces y lías», recuerda Benjamín.
Las 4.000 botellas de Carmen ya están todas vendidas (saldrán sobre 70-80 euros PVP), la mayor parte, fuera de España. “Yo no hago las cosas para que funcionen, sino por convicción. Con Carmen vuelvo a los orígenes, a esos vinos que se hacían hacia 1950, espectaculares y de gran duración”, asegura el enólogo. “Carmen es un vino diferente, que me salió del corazón para la que me parió”. Palabras mayores.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Benjamín Romeo en el calado del Contador, en San Vicente, con las barricas donde crió la primera serie valorada con 100 puntos por Parker.
Etiqueta del vino-homenaje de Benjamín Romeo a su madre.
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.