El Correo

La Policía admite que no podrá identificar a todas las víctimas del incendio de Londres

Varias personas rezan y escriben mensajes en un mural por las víctimas del incendio. / Reuters

  • Las autoridades británicas mantienen el balance en 30 muertos, decenas de heridos y unas 65 personas desaparecidas

Al menos 30 personas han muerto debido al incendio que asoló el miércoles las 24 plantas del edificio de apartamentos Grenfell Tower en el barrio de Kensington, en Londres, y varias decenas más siguen desaparecidas según los cálculos realizados por el diario británico The Sun.

El comandante Stuart Cundy, de la Policía Metropolitana de Londres, se ha mostrado pesimista este viernes durante una comparecencia ante varios periodistas. "Tristemente, hay un riesgo de que no podamos identificar a todo el mundo", ha dicho antes de agregar que espera que el número total de fallecidos no sea "superior a tres cifras".

Cundy ha indicado que "en estos momentos, no hay nada que sugiera que el fuego fue provocado deliberadamente"; e incluso ha lamentado que no esperan "encontrar más supervivientes". Luego se ha recordado que en el edificio vivían entre 400 y 600 personas y que algunos residentes quedaron atrapados por el fuego.

Por tercer día consecutivo los bomberos revisarán la torre, compuesta por 120 apartamentos, muchos de ellos de protección social. Mientras, han aumentado las críticas hacia la seguridad en otros edificios similares en el Reino Unido tras el estado en que se encontraba la Grenfell Tower a sabiendas de que algunos residentes denunciaron que las alarmas de incendio no habían saltado; y también por el material utilizado en el revestimiento del inmueble, compuesto por polietileno, lo cual explicaría la rapidez con que se propagaron las llamas.

La primera ministra británica, Theresa May, ha dispuesto una investigación oficial sobre la tragedia a fin de llegar "al fondo" de lo ocurrido para que algo así no vuelva a ocurrir. May ha sido criticada por los medios locales al no haber hablado con los rescatados de la torre cuando el pasado jueves visitó el barrio del norte de Kensington, donde sí charló con agentes de Policía y bomberos que habían trabajado en el lugar del incidente.

Por el momento se desconocen las causas del siniestro; aunque, según testigos, pudo empezar en la cuarta planta sobre las 00.15 GMT del miércoles y se propagó rápidamente. La primera víctima ha sido identificada como el refugiado sirio Mohammed Alhajali, de 23 años, que estudiaba ingeniería civil y que estaba en la planta 14 cuando se declaró el incendio.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate