El Correo

Los atentados de Bruselas le costarán 322 millones de euros a la región

Sospechoso del atentado en el aeropuerto de Bruselas
Sospechoso del atentado en el aeropuerto de Bruselas / Reuters
  • El ministro de Economía ha aclarado que la cifra solo se refiere a los costes directos de reparación de daños, tratamiento e indemnización de víctimas

  • El turismo y la hostelería han perdido clientes de forma considerable desde entonces

Los atentados del pasado 22 de marzo en el aeropuerto de Bruselas y en una estación de metro tendrán un coste directo de 322 millones de euros, al margen del impacto general en la actividad económica en la región, ha señalado este martes el ministro de Empleo y Economía belga, Kris Peeters. El responsable de la cartera económica belga ha anunciado esta cifra en respuesta a una pregunta parlamentaria, y ha precisado que se trata de una estimación que abarca únicamente daños materiales, reconstrucción e indemnización a las víctimas de un ataque que dejó 324 heridos y 32 muertos.

Peeters ha evaluado en 93,6 millones de euros los costes de los atentados en el aeropuerto y de 67,7 millones para la estación de metro de Maelbeek, situada en el barrio europeo. En lo referente a las indemnizaciones, 136,3 millones se han destinado a las intervenciones médicas y quirúrgicas, 18,8 millones a los daños materiales y otros 6,1 millones a daños morales, ha desglosado el ministro democristiano flamenco de la coalición del Gobierno del primer ministro, el liberal Charles Michel.

El diputado que planteó la pregunta, Georges Dallemagne, de los cristianodemócratas francófonos, afirmó en declaraciones que recoge el diario "Le Soir" que el sistema de indemnización belga es "lento e incierto" y dijo que el Estado debe considerar a las víctimas "de manera prioritaria", por lo que, anunció, propondrá una nueva legislación para mejorar esas compensaciones. "En estos momentos los primeros pagos de indemnización a las víctimas solo han movilizado 768.000 euros frente a los 161 millones indicados por el ministro", afirmó.

Los atentados del 22 de marzo también han tenido un coste generalizado en la economía de la región, en concreto en el sector turístico, que sigue viendo cómo las cifras de reservas continúan a la baja. En verano, las reservas hoteleras cayeron un 15% respecto al año pasado, y las visitas guiadas un 58% respecto a 2015, según los últimos barómetros de "Visit Brussels", el organismo oficial de turismo.

Los restaurantes, sobre todo en el centro de la ciudad, sufren aún pérdidas medias del 25%, según datos de la Asociación de Restauradores Belga. Para aliviar las pérdidas, el Gobierno de la región de Bruselas decidió desbloquear una ayuda especial retroactiva de 27 millones de euros para suprimir los impuestos municipales a los hoteles durante seis meses, además de invertir en campañas de comunicación para promover el turismo cultural y gastronómico.

También se ha visto afectado el tránsito del principal aeropuerto internacional de Bruselas, el de Zaventem, que tardó varios meses en reabrir por completo su terminal de salidas y en el que se han incrementado los controles policiales a raíz de los atentados. En septiembre, Zaventem acogió a 2,2 millones de pasajeros, un 2,8 % menos que en el mismo mes de 2015.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate