El Correo

Siria asegura en la ONU que el ataque de la coalición liderada por EE UU fue «intencional»

Walid Muallem, ministro de Exteriores sirio.
Walid Muallem, ministro de Exteriores sirio. / Yuri Kadobnov (Afp)
  • Decenas de soldados sirios murieron en el bombardeo del 17 de septiembre en la ciudad de Deir Ezzor, controlada por el grupo yihadista Estado Islámico

  • Walid Muallem, ministro de Exteriores sirio, también ha acusado a Qatar y a Arabia Saudí de "enviar miles de mercenarios equipados con las armas más sofisticadas" para luchar contra el gobierno de El-Asad

El bombardeo aéreo contra tropas sirias realizado por la coalición internacional liderada por Estados Unidos hace una semana fue "intencional" y no un error como señaló Washington, según ha dicho en la ONU el ministro de Relaciones Exteriores de Siria, Walid Muallem.

"El gobierno sirio sostiene que Estados Unidos es responsable completamente por esta agresión, porque los hechos muestran que fue un ataque intencional, y no un error, aunque Estados Unidos asegure lo contrario", ha señalado Muallem ante la Asamblea General del organismo internacional.

Decenas de soldados sirios murieron en el bombardeo del 17 de septiembre en la ciudad de Deir Ezzor (este), controlada por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Muallem ha asegurado que "la agresión cobarde claramente prueba que Estados Unidos y sus aliados son cómplices del EI y otras organizaciones terroristas armadas".

Por su parte, Estados Unidos lamentó las vidas perdidas y argumentó que la coalición creyó que se trataba de un blanco del EI y prometió investigar el incidente.

El ministro de Exteriores sirio también ha acusado a Qatar y a Arabia Saudí de "enviar a Siria miles de mercenarios, equipados con las armas más sofisticadas" para luchar contra el gobierno de Bachar El-Asad.

"Nosotros, en Siria, estamos combatiendo el terrorismo en nombre de todo el mundo", ha afirmado.

Muallen, también vice-primer ministro, ha hablado ante la ONU después de una semana de intensas gestiones diplomáticas para revivir el cese al fuego en Siria, donde el conflicto deja unos 300.000 muertos y millones de desplazados.