El Correo

Cuba rinde honores a Fidel Castro

fotogalería

Tributo a Fidel Castro en la Plaza de la Revolución, en La Habana. / Pedro Pardo (Afp)

  • Miles de cubanos se han acercado a la Plaza de la Revolución para despedirse del Comandante, antes de que sus cenizas emprendan el camino hacia Santiago para descansar junto a los héroes nacionales

  • Sus cenizas reposan en la sala Granma del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), donde le rindieron homenaje su hermano, el presidente Raúl Castro, junto con altos cargos del Gobierno y del Partido Comunista de la isla

  • Dirigentes de todo el mundo y miles de cubanos darán este martes el último adiós al histórico líder en La Habana

Las cenizas de Fidel Castro reposan en la sala Granma del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), donde hoy le rindieron homenaje su hermano, el presidente Raúl Castro, junto con altos cargos del Gobierno y del Partido Comunista de la isla.

más información

Ante la urna con las cenizas de Fidel, guardaron un minuto de silencio Raúl Castro; el vicepresidente primero, Miguel Díaz-Canel; el ministro de las FAR, Leopoldo Cintra-Frías; el segundo secretario del Partido Comunista, José Ramón Machado Ventura, y el presidente de la Asamblea Nacional, Esteban Lazo, entre otros.

Junto a la urna, que fue mostrada por primera vez, había una corona de flores rosas, y una imagen de Fidel Castro en los tiempos de la lucha en Sierra Maestra, una escenografía casi idéntica a la de los tres puntos que se instalaron en el memorial José Martí para que los cubanos acudieran a su homenaje póstumo.

Decenas de miles de cubanos se han acercado este lunes a la Plaza de la Revolución, en La Habana, para despedirse de Fidel Castro antes de que sus cenizas emprendan el camino hacia Santiago para descansar junto a los héroes nacionales. A las 9.00 de la mañana en La Habana (14.00 horas en España) daban comienzo los fastos organizados en memoria del Comandante, fallecido el pasado viernes 25 de noviembre a los 90 años. A esa hora, 21 salvas de artillería fueron disparadas simultáneamente en La Habana y Santiago de Cuba, mientras en la capital cubana se abrían las puertas del memorial a José Martí de la Plaza de la Revolución, lugar emblemático donde han sido trasladadas las cenizas del líder de la Revolución cubana.

Miles de personas han hecho cola desde primera hora de la mañana para rendir tributo a Castro en el mismo escenario en el que el líder cubano, alejado del poder desde hace una década por su delicado estado de salud, pronunció la mayoría de sus discursos. Una plaza dominada por el monumento en mármol al héroe independentista José Martí y la icónica imagen en relieve del 'Che' Guevara en el edificio de enfrente. Uno a uno, cada visitante ha desfilado ante un sobrio altar de flores con la imagen del comandante en jefe de la Revolución cubana con barba negra, erguido, y con mochila de guerrillero. Varias hileras de personas, la mayoría vestidas con el rojo, azul y blanco de la bandera cubana, han recorrido la Plaza de la Revolución, enlace entre La Habana histórica y el moderno Vedado. "¡Larga vida a Fide!¡Siempre estará aquí!", han gritado.

Los restos mortales de Castro, que no han sido exhibidos, permanecerán en el lugar durante dos días, hasta el miércoles, para comenzar después una gira por la isla que culminará el próximo 4 de diciembre, cuando sus cenizas serán sepultadas en Santiago de Cuba, cuna de la rebelión que lo llevó al poder en 1959. El traslado de los restos de La Habana a Santiago llevará cuatro días y apunta a convertirse en una movilización de millones de cubanos.

Decenas de personas hacen cola para ingresar a la Plaza de la Revolución.

Decenas de personas hacen cola para ingresar a la Plaza de la Revolución. / Afp

La Plaza de la Revolución será escenario el martes a las 19.00 del acto oficial en memoria del histórico dirigente, en el que se espera la presencia de numerosos dignatarios, entre ellos el rey emérito Juan Carlos I.

Al menos 25 líderes extranjeros, entre ellos 15 presidentes de América Latina y África, asistirán a las honras fúnebres.

Entre los presidentes están el venezolano Nicolás Maduro, el boliviano Evo Morales, el ecuatoriano Rafael Correa, el nicaragüense Daniel Ortega, el colombiano Juan Manuel Santos, el panameño Juan Carlos Varela y el mexicano Enrique Peña Nieto, según la lista entregada a la prensa internacional.

El presidente Barack Obama "no viajará a los funerales", confirmó este lunes el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Mientras que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, anunció que no asistirá y en su lugar estará David Johnston, gobernador general y representante de la reina Isabel II, jefe de Estado.

En representación del francés François Hollande estará en las exequias la ministra de medio ambiente, Ségolène Royal, en tanto que el excanciller alemán, Gerhard Schröder (SPD), asistirá en representación de su país.

Por expreso deseo suyo, según anunció a los cubanos y al mundo su hermano y presidente, Raúl Castro, sus restos han sido incinerados y sus cenizas serán enterradas el próximo domingo en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago, mausoleo de independentistas y revolucionarios.

«Aquí vine de niño a escucharlo»

"Vengo con toda mi familia al mismo lugar que vine de niño a escucharlo muchas veces y traigo a mis hijos, que algún día comprenderán y sabrán que estuvieron aquí a rendirle homenaje a su comandante", declaraba Amílcar Ramos, un empleado de una empresa extranjera de 33 años que hacía cola junto a cientos de personas que han esperado pacientemente para pasar frente al retrato de Castro custodiado por la guardia de honor.

El gobierno cubano, que ha mantenido un fuerte secretismo respecto a los detalles de la muerte del mandatario, no ha exhibido sus restos. "No sabía que no estaban las cenizas, me enteré cuando llegué allí. Aun así lo importante es estar aquí y rendirle homenaje", señalaba emocionado Alberto González, un médico de 63 años que acudió a la Plaza de Revolución ataviado con su bata blanca.

Decenas de personas hacen cola para ingresar a la Plaza de la Revolución.

Decenas de personas hacen cola para ingresar a la Plaza de la Revolución. / Afp

La disidencia cubana ha suspendido suspender cualquier acto de repudio contra el dirigente por respeto al duelo nacional, mientras el exilio en Miami sigue festejando con champaña la muerte de Castro. Daniel Martínez, un cocinero de 33 años, no se declara opositor pero señala que tampoco irá a la Plaza de la Revolución. "No tengo nada contra Fidel en lo personal, pero no soy castrista (...). No me gusta este sistema ni con Fidel ni con Raúl, porque aquí nada cambia", señalaba.

Cuba sin Fidel

El histórico dirigente, que levantó un régimen comunista a menos de 200 kilómetros de las costas de Estados Unidos, en plena Guerra Fría, pronunció su último discurso en la Plaza de la Revolución el 1 de mayo de 2006, dos meses antes de caer gravemente enfermo a raíz de una hemorragia intestinal. Ese día Fidel, como lo llamaron siempre los cubanos, habló de economía, destacó los logros de la Revolución que inició en 1959, y se refirió a Estados Unidos como un "perverso imperio".

En marzo de este año Barack Obama estuvo en ese mismo sitio en el marco de la primera visita que realizó un presidente de Estados Unidos en 88 años. Una fecha histórica en la que ambos países restablecieron los vínculos diplomáticos después de más de siglo de ruptura y que podría verse comprometida por la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, que poco después de conocerse la muerte de Castro, lo calificó de "dictador brutal" y este lunes amenazó con poner fin al acercamiento si La Habana no realiza concesiones en cuestiones de derechos humanos y apertura económica.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate