El Correo

Erdogan cesa a otros 87 miembros de los servicios de Inteligencia por sus vínculos con Gülen

Recep Tayyip Erdogan.
Recep Tayyip Erdogan. / Eduardo Muñoz (Reuters)
  • La Fiscalía ha ordenado también la detención de 121 miembros de una ONG humanitaria cercana al predicador, al que el presidente turco acusa de orquestar el fallido golpe de Estado de julio

Las autoridades turcas han apartado de sus puestos a 87 miembros de la Agencia Nacional de Inteligencia (MIT) por sus supuestos vínculos con el clérigo Fethullah Gülen, acusado de orquestar el fallido golpe de Estado de julio.

De las 87 personas que han sido cesadas, 52 se enfrentan a un procesamiento penal, según la agencia de noticias estatal Anatolia. Desde la intentona golpista, 141 miembros del MIT han sido cesados y se han completado investigaciones sobre un centenar de ellos.

Por otro lado, la Fiscalía ha ordenado la detención de 121 miembros de la ONG turca Kimse Yok Mu, conocida por su cercanía a la cofradía de Gülen. La orden de detención y registro de domicilios se dirige contra 121 personas en 18 provincias, la mayoría en Estambul, por pertenencia a la "Organización Terrorista Fethullah Gülen (FETÖ)", nombre con el que el Gobierno designa a la cofradía, informa la agencia Anadolu.

Kimse Yok Mu ("¿No hay nadie?") es una ONG fundada en 2004 y en la última década fue muy popular en Turquía, recibiendo el apoyo de las cadenas de televisión dirigidas por seguidores de Gülen y también del Gobierno islamista, hasta 2013 firme aliado de la cofradía gülenista. La ONG, que se presentaba oficialmente como "cuerpo caritativo del movimiento Gülen", con el objetivo de "erradicar la pobreza en el mundo", sin discriminación de etnia, fe o cultura, fue clausurada por el Gobierno el 23 de julio pasado, dentro del estado de emergencia decretado a consecuencia del golpe de Estado. Su página web ha sido borrada. Según el diario 'Hürriyet', se sospecha que los dirigentes de la ONG, entre ellos el presidente, Ismail Çingöz, han salido de Turquía de forma ilegal.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha acusado a Gülen y a su organización de "infiltrarse" en las estructuras del Estado con el objetivo de derrocar al Gobierno. La purga de la denominada 'estructura paralela' se ha saldado con miles de arrestos y despidos, si bien el objetivo último de Ankara pasa por lograr la extradición del clérigo, exiliado en Estados Unidos.