El Correo

La princesa Mako renuncia al título por amor a un plebeyo

La princesa Mako, en un viaje oficial en 2016 a Paraguay.
La princesa Mako, en un viaje oficial en 2016 a Paraguay. / REUTERS
  • La nieta mayor del emperador Akihito de Japón, la princesa Mako, se casará con Kei Komuro, compañero de universidad

La nieta mayor del emperador Akihito de Japón, la princesa Mako, se casará con Kei Komuro, compañero de universidad, un matrimonio que marcará su salida de la casa imperial del país asiático. La princesa, de 25 años, se ha comprometido con Komuro, residente en la localidad de Yokohama y que estudió en la misma universidad de Tokio que ella. El enlace podría tener lugar el próximo año, según ha revelado el canal público NHK. La noticia domina los debates televisivos en Japón y llena páginas de la prensa escrita, a la espera de un anuncio oficial en las próximas semanas.

Mako es la hija mayor del príncipe Akishino, segundo hijo del emperador y segundo también en la línea sucesoria al trono del Crisantemo, tras el príncipe heredero Naruhito. La princesa ha estado realizando habitualmente actos de representación del país, como su reciente viaje a Paraguay en septiembre de 2016 para participar en los actos por el ochenta aniversario de la llegada de los primeros inmigrantes nipones a este territorio sudamericano.

El matrimonio de la nieta mayor del emperador mermará todavía más a la familia imperial, una institución avejentada y cada vez más escasa, abocada a una amplia brecha generacional. La normativa que rige la casa imperial nipona desde 1947 eliminó las llamadas ramas colaterales de la institución, de manera que las mujeres que nacen en su seno pierden el estatus de realeza al contraer matrimonio, algo que ha reducido sustancialmente el número de sus integrantes.

La dinastía hereditaria reinante más antigua del mundo está compuesta por 19 miembros, de los cuales sólo cuatro son varones, los únicos que pueden acceder al trono: el emperador Akihito (83 años), el príncipe Naruhito (57), el príncipe Akishino (51) y el príncipe Hisahito (10), hermano menor de la princesa Mako. Pero tras él no hay más herederos masculinos y la cadena de varios siglos de sucesión masculina podría detenerse si Hisahito no tiene un hijo. Por eso, a la espera de la anunciada abdicación del emperador Akihito, la primera en doscientos años, la noticia de la boda de Mako hace resurgir la inquietud sobre el futuro de la familia imperial y el debate sobre esta disposición que relega a las mujeres. El novio de Mako, Kei Kamuro, eludió en un breve encuentro con periodistas el pasado miércoles las preguntas sobre el compromiso y avanzó que hablaría de ello «llegado el momento».

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate