El Correo

vídeo

Pablo Casado. / Foto: Fernando Villar (Efe) | Vídeo: Europa Press

Casado: «No queremos presionar al PSOE ni al Comité Federal ni a Pedro Sánchez»

  • El PP mima a los socialistas, "llave" de Gobierno, para que acepten un acuerdo de mínimos que permita desbloquear la situación y aprobar los Presupuestos y el techo de gasto

El PSOE ya no es el partido del 'no es no' en la calle Génova. En la sede de los populares se respira un clima de conciliación con la segunda fuerza política, la que tiene en sus manos "la llave" de la investidura y la formación del Gobierno. Mariano Rajoy ha decidido conceder tiempo y espacio a Pedro Sánchez para que gestione su debate interno y sea posible al menos su abstención para facilitar un Ejecutivo del PP. "Lo que no queremos es presionar al PSOE ni al Comité Federal ni a su secretario general, que tendrá sus plazos y trámites para lograr el consenso de las federaciones", ha apuntado el vicesecretario de Comunicación tras la reunión de dirección presidida por Rajoy.

El presidente, que apenas ha arrancado los contactos con el resto de partidos, está a la espera de lo que ocurra en el Comité Federal que los socialistas celebran este sábado. Una reunión clave para determinar si esta vez el PSOE no marca como línea roja el diálogo con el PP. "Tengo que decir algo en descargo del señor Sánchez, nos hemos metido mucho con él por la postura mantenida desde diciembre, pero no hay que olvidar que el señor Sánchez hizo lo que el Comité Federal le permitió hacer", ha sostenido Pablo Casado. Atrás quedan los reproches hacia el líder de los socialistas, el mismo que tachó a Rajoy de persona "no decente" en el debate electoral previo al 20-D. Ahora una abstención suya bastaría para permitir al candidato popular, que avanza con pies de plomo, continuar en la Moncloa.

El PP está dispuesto a ofrecer a los socialistas cualquier tipo de acuerdo: de Gobierno, de legislatura o de investidura. "No sería ni responsable ni efectivo meter toda presión al PSOE, pero podemos decir algo que es obvio y que saben ellos y nosotros, que la llave para desbloquear la investidura la tiene el PSOE, aunque fuera con un solo diputado que se abstuviera", ha insistido Casado. De ahí, que el dirigente popular reclame la "responsabilidad" que los socialistas han demostrado en otros momentos políticos para evitar "las terceras elecciones".

De partida, el PP evita marcar líneas rojas y ofrece a Sánchez aunque sea "un acuerdo de mínimos" que pasaría por pactar los Presupuestos de 2017 y el techo de gasto, lo más "urgente". Pero el ideal, según Casado, consiste en consensuar una hoja de ruta para toda la legislatura que no ponga en apuros al Gobierno dentro de un año. "La mayor estabilidad -defiende el vicesecretario de Comunicación- es acordar todo al inicio de la legislatura". Los populares estarían incluso dispuestos a revisar algunos aspectos de leyes estrella como la reforma laboral.

Los 137 diputados con los que cuenta el PP nada tienen que ver con la mayoría absoluta de 2011. Es por eso, que los populares han cambiado su tono y su discurso, que incluso admite que "el PNV es un partido con el que se puede hablar". "Se puede hablar de infraestructuras, de políticas sectoriales, de todo lo que permite la Constitución, yo creo que la relación entre Rajoy y Urkullu es buena", ha valorado Casado.