El Correo

CC OO inicia hoy una nueva etapa tras elegir a Unai Sordo como su nuevo líder

Unai Sordo.

Unai Sordo. / Efe

  • Toxo deja al ya secretario general el reto de recuperar los más de 250.000 afiliados perdidos durante su mandato

«Sé tú mismo». Éste es el único consejo que Ignacio Fernández Toxo se atrevió a dar a su sucesor, Unai Sordo (Bilbao, 1972), que ya es el nuevo secretario general de CC OO. No ha habido sorpresas de última hora y la del hasta ahora líder de la organización en el País Vasco fue la única candidatura presentada. Tenía a sus espaldas el respaldo casi unánime del Consejo Confederal cuando Toxo le propuso para sustituirle.

De igual manera ha habido consenso en relación a los miembros que formarán parte de la nueva comisión ejecutiva y se presentó también una lista única. Tal y como se aprobó este jueves en el congreso que hoy se clausura, estará formada por 15 personas, una más que ahora, ocho mujeres y siete hombres. Al frente de la dirección se mantiene el hasta ahora secretario de Protección Social y Políticas Públicas, Carlos Bravo; el secretario de Organización y Comunicación, Fernando Lezcano; la de Finanzas, Administración y Servicios, María Cardeñosa; el de Salud Laboral y Medio Ambiente, Pedro Linares; la de Internacional y Cooperación, Cristina Faciabén; el de Salud Laboral y Medio Ambiente, Pedro Linares; y el de Movimientos y Redes Sociales, Empar Pablo Martínez. Los nueve restantes serán caras nuevas: Elena Blasco, José Luis Gil, Francisca Gómez, Carlos Gutiérrez, Paula Guisande, Mercedes González, Mariano Sanz, María Dolores Santillana y Francisco Carbonero.

Resalta la presencia en la dirección de Carbonero, uno de los investigados en las diligencias abiertas por el ERE de la Faja Pirítica de Huelva de 2003. Sin embargo, en su último discurso de este viernes, Toxo defendió y afirmó que su actuación «ha sido impecable y se demostrará en sede judicial».

El nuevo secretario general fue respaldado por el 88,8% de los delegados. Así, de los 742 delegados, 659 votaron a favor, 75 en blanco y hubo 8 papeletas nulas. Más dividida estuvo la votación a la nueva Comisión Ejecutiva, que se quedó con un apoyo del 61%; de un total de 737 votos, 451 fueron a favor, 208 en blanco y 78 nulos.

La autocrítica de Toxo

CC OO inicia una nueva etapa de renovación y Sordo tiene ante sí el reto de devolver al sindicato, el principal del país, el peso perdido durante la crisis, puesto que desde 2008 hasta hoy ha perdido más de 250.000 afiliaciones. Durante la presentación del informe general de sus últimos cuatro años de gestión, que fue aprobado por amplia mayoría, Toxo hizo autocrítica y admitió que esa caída, además de deberse a la importante destrucción de empleo que se ha vivido, "posiblemente esté también asociada a errores". Y es que durante su mandato se ha pasado de los más de 1,2 millones de simpatizantes a los poco más de 900.000 actuales. Sin embargo, puso de relieve que esta situación se está invirtiendo y en este último año hay casi 11.000 afiliados más e incluso remontándose dos años atrás había 100.000 menos. Su objetivo priritario es "resolver el fallo de relación" con los jóvenes y atraer a este colectivo incluso antes de su entrada al mercado laboral.

"El sindicato tiene que interiorizar definitivamente que su suerte va a depender del volumen de afiliados que consiga", defendió el secretario general saliente, que también reconoció que se habían "fiado demasiado a la llegada de recursos extraordinarios", unas prácticas que -a su juicio- "no pueden volver a repetirse". Por eso, apostó por que la financiación sindical tiene que lograrse prioritariamente a través de la cuota de sus miembros, aunque sin dejar de "dar la batalla" por la financiación pública, puesto que la organización negocia -tal y como establece la Constitución- por el conjunto de los trabajadores españoles.

Ésta preocupación la comparte con el actual líder, que se plantea como principal reto "situar al sindicato cada vez más próximo a la realidad múltiple de los centros de trabajo". Por ello, en esa idea de avanzar hacia una organización más cercana, el congreso aprobó crear la figura del 'sindicalista de referencia', que será la persona del sindicato, en una zona o comarca, encargada de atender a los trabajadores de dicho ámbito. El objetivo es que ningún trabajador, por pequeña que sea su empresa, se quede sin atención y asesoramiento.

Sordo será proclamado este sábado de forma oficial secretario general en el acto de clausura del XI Congreso, en el que intervendrán también la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate