El Correo

El coste de la huelga en los puertos se dispara a 146 millones tras casi cuadruplicarse en los dos últimos días

Estibadores en huelga.

Estibadores en huelga. / EFE

  • Los sindicatos de estibadores convocan cuatro paros más de 48 horas entre finales de junio y principios de julio para presionar a la patronal, que este viernes vota si acepta su última propuesta

La huelga de los servicios de carga y descarga de mercancías en los puertos ya ha pasado una factura de 146 millones de euros a la economía, según el Ministerio de Fomento, que suma para ello costes directos e inducidos que, en este caso, resultan algo mayores. Solo en las dos últimas jornadas, tras un paro de 48 horas que concluía a las ocho de la mañana de este viernes, el impacto negativo ha ascendido a 110 millones, lo que supone casi cuadruplicar las pérdidas de la semana pasada, que supusieron 36 millones en tres días de movilizaciones en horas alternas.

El Gobierno habló este jueves de «daños importantísimos» al «impactar sobre un sector, el logístico, encargado de garantizar la circulación de bienes y materias primas», tanto en importación como en exportación. Y es que, señalaron, las empresas han elevado sus costes al buscar «alternativas» desde puertos competidores como Sines (Portugal), Marsella (Francia) y Génova (Italia), e incluso del norte de Europa como Amberes o Róterdam (Holanda).

A su vez, la naviera danesa Maersk-APTM, uno de los principales operadores de mercancías mundiales, ha eliminado 17.000 movimientos en el puerto de Algeciras (uno de los principales para el comercio español) con un coste de 895.000 euros. También plantea retirar otros 35.000 desplazamientos, lo que supondría para dicha terminal una pérdida del 70% de su tráfico anual. Y otras compañías, según el Ministerio, se plantean seguir pasos parecidos en otras instalaciones.

Lo peor se vivió en el paro de 48 horas durante jueves y viernes, con unas pérdidas de más de 25 millones para los puertos y sus empresas, según las autoridades. Solo entre Barcelona, Valencia y Algeciras, los más afectados, superaron los 10 millones. A su vez, los costes inducidos en otros ámbitos se aproximaron a los 30 millones, un 7% en la automoción.

Este jueves se desviaron 34 buques con escala en España hacia otros países, mientas que casi un tercio de los puertos (15, el 33% de la red de interés público) ni siquiera llegó a convocar estibadores -como ya hizo el jueves el 28% de ellos- por la caída notable del tráfico debido a una huelga con un seguimiento muy alto, del 98,3%, pese a cumplirse los servicios mínimos “con carácter general”, según matizaron las autoridades.

Un mes de movilizaciones

Mientras, los sindicatos han convocado cuatro nuevos paros de 48 horas (serán en dos días consecutivos, aunque en horario alterno) para finales de junio y comienzos de julio (entre el 26 del primer mes y el 8 del segundo), con lo que sumarían un mes de movilizaciones en un claro intento por presionar a las compañías del sector.

No obstante, si en su asamblea de este viernes la patronal de las empresas estibadoras acepta su última propuesta para garantizar el empleo, desconvocarán la huelga mientras se firma un acuerdo. “lo haremos tan pronto obtengamos una respuesta positiva”, alegaron los representantes de los estibadores, que pretenden que Anesco “pase de las buenas intenciones a los hechos”.

La propuesta sindical acepta una rebaja del 5% del salario, mientras que otro 5% lo harían al finalizar la negociación del convenio colectivo. También ofrecen la paz social hasta el 30 de septiembre si en este tiempo las empresas aceptan la subrogación de las plantillas actuales, lo que éstas vinculan a que antes se produzcan prejubilaciones y salidas voluntarias.

Otro punto conflictivo es la adscripción de las concesionarias de los servicios a los nuevos centros portuarios de empleo, lo que en la práctica podría suponer una continuación del modelo anterior que fue liberalizado vía decreto a mediados de mayo. Gracias a esa reforma legislativa, reclamada por las autoridades europeas, se logró evitar una segunda multa de Bruselas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate