El Correo

El Popular admite contactos con bancos interesados en su compra

El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho.
El presidente del Banco Popular, Emilio Saracho. / Efe
  • La entidad asegura a la CNMV que ha pedido una "muestra de interés preliminar para el día de hoy" para analizar "una posible operación"

Era un secreto a voces que al fin se ha confirmado. El Banco Popular ha admitido en un escrito a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha iniciado “un primer intercambio de información” con diversas entidades “que se han manifestado interesadas en explorar una posible operación” de compra. En concreto, el banco reconoce que ha solicitado “una muestra de interés preliminar para el día de hoy, para, en su caso, continuar analizando una posible operación”.

La compañía, que vive en una incertidumbre que ha provocado la renovación de su cúpula hace tres meses, encargó a JP Morgan y Lazard, estudiar la posibilidad de una venta. Entre los posibles aspirantes a una fusión el favorito del mercado siempre ha sido el Sabadell. Aunque también podrían estar interesados los dos grandes del sector: Santander y BBVA. Además, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha confirmado hoy que Bankia también estudia la situación.

El problema radica en que el banco tiene pendiente aclarar detalles de sus cuentas, especialmente un agujero mayor del esperado en activos del ladrillo. De hecho, la entidad ya admitió a principios de abril que había detectado insuficiencia en sus provisiones por 694 millones. Se trataba de un desajuste relacionado con créditos dudosos, garantías o líneas de financiación reformuladas. Ante este cúmulo de acontecimientos, los expertos bursátiles no se extrañan de que sus acciones se hayan dejado un 70% de su valor en el último año.

En cualquier caso, la compañía que preside Emilio Saracho, insiste en este comunicado remitido hoy a la CNMV que la información que se derive de estas indicaciones “no tendría carácter vinculante, pero permitiría a Banco Popular continuar avanzando en el análisis de sus opciones”. De hecho, recalca que la compañía no ha asumido “ningún compromiso” y destaca que no se ha recibido “ninguna propuesta concreta firme”.

En este sentido, la compañía destaca que sigue desarrollando sus planes, negociando la realización de activos no estratégicos, preparando el reforzamiento de su capital y recursos propios, y “haciendo prospección de posibles combinaciones de negocios con otras entidades”. Sin embargo, mantiene que “hasta el momento no se ha adoptado decisión definitiva sobre las distintas alternativas”. Y es que, además de la venta, también está sobre la mesa la posibilidad de una ampliación de capital (la cuarta desde 2012).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate