El Correo

El ajuste del Popular, para el primer trimestre de 2017

  • La salida pactada de 2.592 empleados le costará 375 millones entre indemnizaciones y prejubilaciones aunque se ahorrará 200 anuales

El gran ajuste de plantilla del Banco Popular comenzará en el primer trimestre de 2017, e incluye la salida de 2.592 empleados y el cierre de 300 sucursales en lo que será el primer expediente de regulación de empleo (ERE) como tal de su historia. Así figura en los términos del acuerdo suscrito este sábado con los sindicatos CC OO, UGT, SEGRUPO, FITC y AMYC, que representan al 86% de la plantilla.

La entidad financiera prevé invertir 375 millones de euros en esos recortes, que afectan a casi el 20% de su plantilla, aunque en contrapartida estima un retorno anual en ahorros de costes de entre 175 y 200 millones. Una vez resuelto este conflicto, sus responsables esperan remontar en la Bolsa donde su cotización se ha depreciado un 69% en lo que va de año y es ya de las más bajas del Ibex-35 (3.900 millones).

El banco cuenta con 2.000 trabajadores mayores de 55 años y pretende que las salidas se centren en ellos. A tal fin les ofrece mantener entre el 65% y el 75% del salario bruto, junto al 50% del complemento voluntario, además de una prima adicional de 3.000 euros para cada persona que se acoja al plan.

Hasta septiembre, y dentro de la política general de ajuste, 170 empleados habían salido del Popular y se habían clausurado 40 oficinas. Entre los siete grandes bancos (los que cotizan en el Ibex), el recorte en lo que va de 2016 alcanzó a 2.275 trabajadores (un 1,5% del empleo en el sector) y 840 sucursales (un 4,3% de su red). El mayor descenso se produjo en el Santander, que ha prescindido de 1.993 empleados y 836 oficinas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate