El Correo

Popular cerrará el año con pérdidas y un ajuste cercano a los 3.000 empleados

  • El banco, que provisionará más de 4.700 millones para hacer frente a su crisis, admite que a los despidos del ERE se ya se suman otros 231 en lo que va de año

El consejero delegado de Banco Popular, Pedro Larena, ha admitido que la entidad cerrará este ejercicio en pérdidas, aunque no ha querido aventurar cuál será la cantidad exacta, a la espera de que transcurra este último cuarto trimestre de 2016. Y sería así por las millonarias provisiones que tiene que dotar el grupo para hacer frente a la crisis en la que se encuentra inmerso.

Hasta el próximo 31 de diciembre, Popular tiene previsto dotar un total de 4.700 millones de euros, de los que 4.400 millones corresponden a créditos dudosos y otros 300 millones aproximadamente derivados del proceso de ajuste laboral que está desarrollando durante estas semanas. Con estas cantidades sobre la mesa, Larena ha admitido que "efectivamente tendremos pérdidas". En cualquier caso, el consejero delegado de la firma ha indicado que "los accionistas entienden este saneamiento y no prevemos que se lo tomen a mal", porque ya era conocido desde que se lanzó la ampliación de capital por más de 2.500 millones de euros el pasado mes de junio.

El banco se marca el objetivo de despojarse de una cartera de activos improductivos de hasta 6.000 millones de euros que podría derivar a una nueva sociedad, con una posible salida a Bolsa, para sanear el balance y centrarse en el negocio estrictamente bancario. Aunque esta operación "aún se está estudiando", ha afirmado Pedro Larena, quien ha confirmado que será en el primer trimestre del próximo año cuando se lleve a cabo.

Por otra parte, la entidad sigue negociando con los representantes sindicales su plan de ajuste laboral, por el que prevé que salgan del grupo unos 2.600 trabajadores. "La próxima semana terminarán estas negociaciones y todo va bien", ha indicado Larena, quien, en cualquier caso, ha advertido que el banco "ha hecho ya todo el esfuerzo que se podía hacer" en las conversaciones con los sindicatos. "Estimamos que las condiciones actuales son razonables y generosas, tanto en cierre de oficinas como en las categorías donde podemos aplicar el ERE sin hacer daño", ha anticipado.

Además de estas salidas laborales, Banco Popular tiene prevista la fusión de 302 oficinas, "sobre todo las que son menos rentables o tienen perspectiva de no serlo" en el futuro, ha anticipado el consejero delegado. Las sucursales "tienen que cambiar su modelo de trabajo", ha indicado Larena, encaminándose hacia un modelo sin tantas tareas administrativas y más enfocado al asesoramiento personalizado de los clientes.

En lo que va de año, del banco han salido ya 231 trabajadores "mediante acuerdos de prejubilación", ha insistido el consejero delegado en su primera rueda de prensa de presentación de resultados trimestrales. Además, en estos nueve primeros meses del año se han cerrado 43 sucursales.

Sin beneficios desde marzo

Banco Popular registró un beneficio neto atribuido de 94,3 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 66,1% menos que el mismo periodo del año anterior, tras provisiones extraordinarias, según ha comunicado este viernes la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, el banco constituyó provisiones netas por importe de 1.021 millones de euros, destinando para ello la totalidad del beneficio del segundo y el tercer trimestre, todo ello con el objetivo de acelerar el ritmo de desinversiones de activos no productivos y potenciar las fortalezas del negocio principal. Al anticipar dichas provisiones, el beneficio reportado en el primer y segundo trimestre estanco ha sido cero, por lo que el beneficio neto acumulado hasta septiembre corresponde únicamente al del primer trimestre: 94 millones de euros.

El margen de intereses experimentó un descenso del 6,3% respecto al mismo periodo del año anterior, alcanzando 1.580 millones de euros, una variación que tiene su origen en el impacto de la eliminación de las cláusulas suelo y a la menor actividad de la cartera de renta fija. El margen bruto del Banco Popular se situó en 2.348 millones de euros, un 12,2% menos que en los nueve primeros meses de 2015.

El banco ha destacado que las medidas adoptadas continúan dando sus frutos y, hasta el mes de septiembre, ha rebajado un 1,9% los gastos y amortizaciones respecto a los nueve primeros meses de 2015. Tras el proceso de reestructuración que actualmente está realizando el banco, a partir de 2017, se producirán unos ahorros anuales de aproximadamente 175 millones de euros. Por su parte, el margen típico de explotación se situó en 1.093 millones de euros, un 21,6% menos que en 2015.

Beneficio de 817 millones

Por segundo trimestre consecutivo y en el marco de la nueva etapa de renovación y reestructuración del negocio que el banco está llevando a cabo, Popular presenta sus resultados de forma separada: por un lado la gestión de la actividad principal y por otro la gestión del negocio inmobiliario y asociado.

En este sentido, la actividad principal registró un beneficio de 817 millones en los nueve primeros meses de 2016, mientras que el negocio inmobiliario y asociado generó unas pérdidas acumuladas de 723 millones de euros.

Reducción de activos improductivos

Asimismo, la entidad continúa con la reducción de activos no productivos, tanto por el aumento de la venta de inmuebles como por la reducción del saldo de dudosos. El saldo bruto de inmuebles y dudosos del negocio inmobiliario ha descendido este año en 457 millones de euros, cifra que el banco espera acelerar aún más en los próximos trimestres.

En relación a la venta de inmuebles, estas aumentan un 15% en el trimestre estanco respecto al tercer trimestre de 2015. En 2016, dichas ventas conforman un total de 1.554 millones de euros. El banco ha subrayado especialmente el incremento de las ventas de suelo, así como la evolución de las ventas minoristas, que han aumentado un 15% respecto al tercer trimestre de 2015.

Como resultado de la ampliación de capital, y temporalmente antes de la aplicación de las provisiones, el capital CET1 'fully loaded' proforma ex minusvalías de renta fija y autocartera se sitúa en el 13,98% y la ratio de apalancamiento 'phased in' sigue siendo una de las mejores del sector y se sitúa en el 7,36%.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate