El Correo

El BCE emplaza a diciembre para decidir sobre el final de sus estímulos

El presidente del BCE, Mario Draghi, en su intervención de este jueves.
El presidente del BCE, Mario Draghi, en su intervención de este jueves. / Reuters
  • Mario Draghi descarta cortar el apoyo monetario, insiste en que los programas se podrían prolongar más allá de marzo, pero será a final de año cuando se determine el ritmo de los tipos para todo 2017

El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) no ha discutido en su reunión de hoy ni sobre la posibilidad de extender los programas de estímulos monetarios más allá de marzo de 2017, fecha para la que se espera su fin; ni sobre su corte abrupto de los apoyos que ahora presta la institución al mercado; ni sobre cuál será la política de tipos de interés a medio plazo. Son las tres grandes aseveraciones que ha lanzado el presidente del BCE, Mario Draghi, durante su intervención ante los medios de comunicación, a quienes ha remitido al próximo mes de diciembre, cuando tendrá lugar la siguiente cita de la institicuión, para tomar cualquier "decisión que sea relevante".

Con estas palabras, Mario Draghi no ha querido sembrar el más mínimo atisbo de dudas sobre por dónde se moverá el organismo emisor de cara a 2017. "Está claro que lo que decidamos en diciembre les ofrecerá la imagen de lo que vamos a hacer en los siguientes meses", ha explicado el presidente del BCE. "Será entonces cuando se defina la política monetaria", ha anticipado. Y se posterga a esa fecha -el jueves 8 de diciembre- "porque queremos tener antes todos los datos útiles para llevar a cabo ese debate" de forma correcta en el seno de banco central.

Sobre una posible extensión de las ayudas que ahora ofrece el BCE a la economía de la zona euro -compra de bonos por un importe mensual de 80.000 millones de euros, facilidad de depósito para los bancos y tipos de interés en mínimos históricos, después de mantenerlos hoy en el 0,0%-, Mario Draghi ha hecho uso de la expresión que acuña desde hace meses: Estos planes "van a seguir hasta finales de marzo de 2017, o más allá hasta que sea necesario". El objetivo del BCE es que la inflación se aproxime al 2%, y aunque el presidente de la institución ha reconocido un "aumento continuado de la inflación" desde el 0,2% de agosto al 0,4% de septiembre, esta evolución "debe ser continuada y sostenida en el tiempo". Por ello, el BCE aprovechará las nuevas proyecciones macroeconómicas que ya se conocerán en diciembre para tomar una postura final.

Lo que sí ha reconocido es que el banco central no ha tomado postura con respecto a un final abrupto de la compra de bonos -el denominado 'tapering'-. "No hemos hablado de esta posibilidad", ha indicado, para a continuación aclarar que "esta opción es poco probable". Para Draghi, las políticas del BCE "están funcionando", aunque "son necesarias reformas estructurales de los gobiernos nacionales". En el caso de los tipos en negativo, como el euribor, el presidente de la institución ha indicado que "esos intereses funcionan", a pesar del supuesto daño que hacen al sector bancario al reducir drásticamente su margen de intereses.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate