El Correo

La Inspección de Trabajo plantea sancionar a Michelin con 6.250 euros por su sistema de contratos

Trabajadores, junto a la puerta principal de Michelin-Vitoria.
Trabajadores, junto a la puerta principal de Michelin-Vitoria. / Rafa Gutiérrez
  • El organismo del Gobierno vasco señala que la empresa incumple la normativa laboral, pero la compañía recurrirá y asegura que se ajusta a lo que recoge su convenio

Después de que a primeros de marzo la Inspección de Trabajo en Álava obligará a la dirección de Michelin en Vitoria a transformar en indefinidos 137 contratos eventuales, este organismo dependiente del Departamento vasco de Trabajo y Justicia vuelve a señalar a la compañía fabricante de neumáticos. Hasta el punto de, según ha dictado en una resolución reciente y a la que ha tenido acceso EL CORREO, proponer la imposición «de una sanción por vulneración de la normativa laboral». La cuantía de la multa ascendería a 6.250 euros.

La inspectora, a lo largo de su escrito de más de 40 páginas, pone en cuestión la contratación en esta planta en la que trabajan más de 3.000 personas y cuya aportación al Producto Interior Bruto (PIB) de Euskadi representa un 2%. Entre los contratos eventuales que ella ha analizado «no aparecía identificada con claridad y precisión la causa que los justificaba», relata.

Pero va más allá cuando señala que Michelin «no acredita respecto a cada contrato la concurrencia en el momento de su conclusión. No puede entenderse que genéricas referencias a aumentos y disminuciones de la demanda que se van sucediendo en el tiempo, literalmente variaciones en las ventas, exigencias previsibles de producción que no pueden entenderse como volúmenes consolidados ni permanentes justifiquen cada uno de los más de 200 contratos eventuales concluidos por la empresa en los dos últimos años».

Y a tenor de lo que cita en su escrito, hay casos de operarios que han estado hasta seis años encadenando contratos eventuales hasta llegar a ser indefinidos. A juicio de las centrales CGT y ESK que fueron las que presentaron sendas denuncias ante la Inspección de Trabajo que originaron la apertura de este litigio, la contratación en Michelin «responde exclusivamente a la necesidad de dar relevo generacional a una plantilla envejecida y no a la creación de empleo».

«Fraude de ley»

Incluso los contratos de obra «incurren en parecidos vicios formales», según la Inspección, «y no responden a variación en la causa real en la contratación temporal sino que sirven para eludir el límite máximo de los 12 meses de duración del contrato eventual que el Estatuto de los Trabajadores autoriza». Por esta serie de «irregularidades», tal y como las describen las centrales sindicales denunciantes, la inspectora concluye en su resolución que «los contratos por obra analizados han sido concluidos en fraude de ley».

Portavoces de Michelin explicaron ayer a este periódico que la compañía tiene intención de presentar un recurso contra esta resolución «puesto que nuestro sistema de contratación se ajusta a lo que tenemos recogido en el convenio con la mayoría sindical». La apuesta «por el empleo estable y de calidad está fuera de toda duda», añaden las mismas fuentes, y esta forma de contratar es la que «ha permitido crear 1.300 empleos en Vitoria desde 2008».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate