El Correo

ELA acusa a la dirección de Mercedes Vitoria de «fraude en la contratación»

ELA acusa a la dirección de Mercedes Vitoria de «fraude en la contratación»
  • El sindicato denuncia «complicidad» entre el Gobierno vasco y la multinacional alemana para permitir la eventualidad en la planta

El sindicato ELA, que tiene la presidencia del comité de empresa de Mercedes-Vitoria, «sospecha» de la existencia de una complicidad entre la dirección de la planta y el Gobierno vasco «para no abordar el abuso de la eventualidad» en la factoría, que, según las cifras de esta central sindical, asciende a 2.000 trabajadores, de una plantilla total de 5.000 personas. El hecho de que este número de operarios se mantenga «desde hace ya unos años y que ese empleo no se convierta en fijo debería hacer saltar las alarmas».

El presidente del comité, Igor Guevara, ha tildado esta mañana de «intolerable» la actitud que mantiene Mercedes «en cuanto al más que sospechoso fraude en la contratación, por un lado, y por otro lado con el bloque en la negociación del convenio», en ambos casos «con el claro objetivo de buscar un acuerdo aún más beneficioso para sus intereses a costa de empeorar las condiciones de todo los trabajadores».

Guevara ha subrayado que esta postura de la dirección en Vitoria del fabricante de automóviles es más grave teniendo en cuenta que la factoría «prevé marcar este año un nuevo récord de producción», con 137.000 vehículos. En función de los datos aportados por ELA «según el balance de cuentas registradas en el Registro Mercantil y en las Cuentas Anuales de 2015, en los últimos tres años las ventas han seguido una evolución ascendente año a año, aumentando un 24,15% de 2013 a 2014, hasta los 694 millones de euros, y un 21,59% de 2014 a 2015, lo que suponen 770 millones». Además, recordó el presidente del comité, la empresa acumula un beneficio acumulado en los tres últimos años «de unos envidiables 181 millones».

«Innacción»

El sindicato considera que existe «precariedad en el empleo con las condiciones de trabajo que se aplican a las nuevas incorporaciones». En julio ELA tomó la decisión de denunciar la situación ante Inspección de Trabajo -se sumaron a su iniciatiav LAB y ESK- «pero no hemos recibido noticia, un síntoma de que a la administración no le preocupa el tema de la precarización». Debido a la «inacción» del organismo, la central nacionalista ha solicitado una reunión con el jefe territorial de Inspección de Trabajo y Seguridad Social en el País Vasco, Ricardo Mínguez.

En cuanto a la negociación del convenio, Guevara ha anunciado que su sindicato ha propuesto «solicitar a la empresa la reapertura de la negociación y allí cada sindicato presente su visión» de la situación así como «su plataforma y sus reivindicaciones, de forma clara, sin esconderse, quitándonos las caretas», ha llegado a decir. Y el paso siguiente sería «convocar una asamblea general donde cada uno defienda su posición y la propia asamblea decida qué camino recorrer». ELA apuesta «inequívocamente por el respeto de las mayorías y sumaremos con los que respeten la representatividad elegida por la plantilla».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate